Carajita de 4 años quiere ser miliciana, su padre es Simón Bolívar y su abuelito es Guaicaipuro

UNO

Una enorme ola de patriotismo -- en el mejor sentido de la palabra -- recorre la Patria de Bolívar. Dos ancianas mayores reprenden a un adolecente que celebra con absurda alegría la supuesta llegada de los marines para salvar el país y sacar al “malandro graffitero mayor” (palabras mas o menos, de una opositora) de la presidencia del ahora peligroso país del petróleo, los metales del futuro y la alegría –Chico no seas loquito, ni ignorante, si los yanquis vienen a jodernos, lo sacaremos a patadas como hizo nuestro Bolívar con el imperio español. (Deme usted 1000 hombres como esos zarrapastrosos, furiosos y magníficos guerreros que mientan llaneros y le pongo Europa a sus pies. Que buena repuesta de ese General Español llamado Pablo Morillo a un rey con cara de idiota. Un lugar común, pero muy válido, recorre nuestro pensamiento y palabras en los 912.050 kilómetros cuadrados de nuestro territorio nacional. Al final de la reprenda, doña Juliana le dice a la otra dama. -- Yo ya estoy en la milicia y hice mi primera práctica con un fusil y aunque los cinco disparos fueron a parar al piso, ya aprenderé -- Conversación esta que pongo como testigo a la estatua del mismísimo Bolívar que parece despertar de su pedestal. Y no precisamente en cien años.

DOS

Da una inmensa alegría que una hermosa niña de cuatro años juegue con sus juguetes y se pare firme cuando oye a Chávez cantando el himno nacional y afirme que Simón Bolívar es su padre, que Guaicaipuro es su abuelito. Estos son los muchachos del futuro. Carajitos y carajitas de cuatro y cinco años que todo lo absorben con sus genialidades. Con razón que el gigante puso toda sus esperanzas en estas futuras generaciones que si van a ver y vivir una revolución. Son demasiados pilas para pasar desapercibidos. Cuídense yanquis de estos temibles y terribles patriotas del futuro.

TRES

Si Venezuela es la puerta de Suramérica, nada es de extrañar que se haya convertido en un manjar muy apetecible para el imperio gringo y aunque usted no lo crea o le parezca absurdo, más temprano que tarde vendrán por la Amazonía. Les adelanto una idea que anda persiguiéndome durante mucho tiempo: Dos continentes están en la mira del imperio Angloestadounidense. Apropiarse de África y sus riquezas en complicidad con la Unión Europea y la América del Sur. En ambos continentes abundan todos los oros conocidos y por conocer y los minerales del futuro: el grafeno, el siliceno, el litio y el coltan y demás yerbas. Lo de señalar a Venezuela como un peligro para su seguridad no es más que el principio de algo mucho más profundo que el decreto del becado Barack Obama y sus compinches de Wall Street (en inglés: 'Calle del Muro') . Ya lo explicaré más adelante en otro artículo. Hay un connotado profesor que publicó un texto escolar donde colocó la Amazonía como un territorio o protectorado gringo y no les adelanto más nada. Por ahora. Tengan paciencia como la que hay que tener para frenar cualquier ataque contra los venezolanos del imperio. Viviremos y venceremos.

fernandezlunardi@Gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1810 veces.



Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a204754.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO