Precandidata María Machado: del capitalismo popular ahora al capitalismo liberal

Afortunadamente la precandidata de la ultraderecha liberal María Machado no pertenece al influyente foro de Bilderberg, para que nos preocupemos tanto por un eventual riesgo negado de caer bajo el dominio tenebroso de quienes se creen "dueños del planeta", por el contrario, nos da relativa tranquilidad saber de sus notables limitaciones políticas para discernir en modo dialéctico con quiénes piensan diferente la visión de país, a lo que necesariamente hay que añadir la casi indescriptible personalidad de su impudica frivolidad asociada al mundillo social en el que desenvuelve la ezquisita plasticidad personal, que la convierten en una precandidata elitesca de vuelo corto.

Antes de entrar a desarrollar el objetivo político del presente artículo, el cuál consiste en desmontar la farsa postura ideológica de ésta rimbombante precandidata, necesario es aclarar en términos de la economía política su verdadera identidad ideológica y el modelo económico que en el fondo representa su maquillada oferta electoral engañosa: el sistema CAPITALISTA LIBERAL, viene de la época medieval conservando lastres que chocan con la democracia moderna y la participación protagónica del pueblo trabajador.

No se debe confundir el término ideológico "liberal" con el concepto "libertad", porque son categorías distintas y ésta representante de la oligarquía apatrida hábilmente en su juego de palabras los combina para confundir con intencionalidad morbosa, mesclando ambas palabras al deslizar en su lógica discursiva el mensaje prefabricado para engañar a los electores.

La matriz ideológica liberal, es propiciadora de una sociedad de clases con amplias desigualdades sociales y concentra en pocas manos el poder, el capital, de allí que las relaciones sociales de producción se basan en el predominio del gran capital privado imponiendo la jerarquización en las fuerzas productivas a través de la división internacional del trabajo sobre la clase trabajadora, promueve el trabajo mecanizado con tecnologías ejemonicas que monopolizan el mercado, suprimen y desplazan el trabajo autónomo de los medios de producción de propiedad social, las asociaciones de producción comunitarias, cooperativas, etc.

Se elimina por completo la intervención del estado en la regulación del mercado dejando el destino de la economía en manos de la oferta y la demanda, los LIBERALES tienen una concepción reducida de la democracia lo cuál raya en el atraso social y humano, no creen ni practican la democracia directa y ellos y ellas se asumen así mismos como los privilegiados elegidos por una especie de fuerza divina representativos y soberanos por encima del pueblo en su conjunto, para éstos la participación de la gente en los asuntos y decisiones importantes no es necesaria, en fin la DEMOCRACIA para los liberales es una caricatura de segundo grado sin importancia en la práctica mientras que en el discurso sé razgan las vestiduras.

Ahora la fragil narrativa de la precandidata liberal María Machado, con sus artificios escapistas evidencian la pobreza discursiva de su cuestionado liderazgo sociopatico caracterizado por las mentiras y posiciones argumentativas diseñadas para el engaño, notandose fácilmente a través la falsa y renegada "sonrisa" el cinismo demagógico y la manipulación de los principios democratios y libertades políticas, sociales y económicas de preceptos en los que no cree ni tiene compromisos ante el pueblo trabajador, por lo que le preguntamos si ella asumiría la constitución bolivariana como programa, si a diferencia de fedecámaras y el gobierno madurista defiende las prestaciones sociales y la integridad del salario.

Al parecer ésta precandidata es víctima de una discapacidad epistemica severa no tratada que la mantienen en un estado de confusión interpretativo de la realidad política venezolana, que no le permite diferenciar entre dos tendencias ideológicas distintas y para muestra un botón: no es capaz de distinguir entre el chavismo revolucionario de izquierda que respeta y defiende la constitución bolivariana, que asume el plan de la patria original de Chávez y está comprometido con los intereses de la clase trabajadora.

Al confundirlo con el madurismo neoliberal de derecha, que desconoce y viola la constitución bolivariana, que traicionó a la clase trabajadora y pactó con fedecámaras y la burguesía, promueve la corrupción y el saqueo contra soberanía de la patria y por ser liberales tienen igual identidad ideológica con el "Partido Vente Venezuela" al que el gobierno y el psuv no tocan ni con el pétalo de una rosa ni le roban la tarjeta porque representan los mismos intereses ideológicos del neoliberalismo.

El rancio avolengo familiar de esta precandidata de la derecha liberal burguesa siempre fue uno de los apellidos perteneciente al club de los amos del valle venezolano durante todo el periodo de la cuarta república, quienes impartieron durante todo ése tiempo las directrices de las políticas económica del país a través de los gobiernos de Acción Democrática y Copei, hasta que llegó el comandante Chávez y acabo con la rochela puntofijista que por más de cuarenta años mantuvieron al pueblo invisibilisado y oprimido con una falsa democrácia representativa como la que propone nuevamente desde su ego la precandidata liberal, tal como lo describe Ortega y Gasset en el capítulo "la época del señorito satisfecho" de su clásico literario La Rebelión de las Masas.

Ésta precandidata de la derecha liberal al parecer se enteró recientemente que la identificación ideológica de su anterior campaña como fué el "capitalismo popular" no existe en las categorías de los modelos de la economía política, excepto en el morbo mental de su propio engaño con la fábula presidencial, de allí el obligado ajuste neurolinguistico de sus complicadas ideas asumiendo con su "renovada" imágen la realpolitik de su clase social ubicada en el "capitalismo liberal".

Finalmente interpretar lo que dice la precandidata liberal no es tan fácil, tomando en cuenta que su complicada retórica no es muy usual para el debate político normal, lo que nos hace pensar que ésta señora tiene en su cabeza un pasticho ideológico a punto de quemarse, cuando se refiere a los gobierneros de AD y Copei de la cuarta república los llama: socialismo vegetariano, nos imaginamos que por lo viejo e improductivo, pero cuando se refiere al gobierno madurista lo llama socialismo carnívoro, nos imaginamos que por lo salvaje y devorador del tesoro público, clasificaciones metafóricas referidas a las dietas vegetal y animal para esos factores políticos, reservándose para su tendencia política liberal el seudónimo de: CAPITALISMO CHATARRA, seguramente por las hamburguesas, perros calientes y otros alimentos basura de la actualidad.-

Chavez y el chavismo revolucionario són el verdadero camino!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1453 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: