Recordemos quién es Manuel Rosales. Su caso es una vergüenza nacional

La ley solo existe para los pobres; los ricos y los poderosos la desobedecen cuando quieren, y lo hacen sin recibir castigo, porque no hay juez en el mundo que no pueda comprarse con dinero.

Marqués de Sade.

Manuel Rosales, ese oscuro personaje que, de una u otra forma se las ha arreglado para permanecer en la vida pública y política nacional, es hoy en día gobernador del estado Zulia y, probablemente, futuro candidato a las elecciones primarias de la oposición venezolana.

En vista de lo anterior, y como el pueblo venezolano ha demostrado muchas veces ser corto de memoria, es importante refrescar parte del historial de ese funcionario público.

Rosales, siendo gobernador del estado Zulia para la época, participó en la firma del llamado "Decreto Carmona"; es decir, apoyó el golpe de estado contra el expresidente Hugo Chávez. Sabemos todos lo traumático que fue ese episodio en la vida nacional y que, como parte del mismo, hubo muertes, persecuciones y represión (entre otras tantas cosas). Ni Rosales ni ninguno de los que participaron en el golpe enfrentaron cargos por el mismo (recordemos la tristemente célebre sentencia del ex magistrado del TSJ Franklin Arrieche, acerca de los militares y políticos golpistas y la preñez de buenas intenciones que tenían al momento de dar el golpe).

Rosales es imputado por la presunta comisión del delito de enriquecimiento ilícito durante su gestión como gobernador del Zulia y, en general, como funcionario público (gestiones anteriores), ya que no logró justificar la totalidad de los recursos administrados durante el período comprendido entre 2002 y 2004. En una parte de la sentencia del TSJ en relación a la solicitud de radicación del juicio al gobernador del Zulia, de fecha 23 de marzo del año 2009, en Sala de Casación Penal, con ponencia del magistrado Eladio Ramón Aponte Aponte, se lee lo siguiente:

"adquirió (Manuel Rosales) una serie de bienes inmuebles a lo largo de las gestiones en los diferentes cargos de elección popular que desempeñó en la entidad regional, que dichas adquisiciones las efectuó, tanto él directamente, como personas allegadas a su círculo familiar, así como la constitución de la Sociedad Mercantil Inversiones Agropecuarias La Milagrosa, C.A., en donde el referido ciudadano funge como Gerente Principal, empresa a través de cual (Sic), igualmente, adquirió fundos y haciendas que enriquecieron su patrimonio". (El resaltado es propio).

Rosales huye al Perú, está en ese país durante seis años, y regresa al país el 15 de octubre de 2015, y aún no está claro el porqué de ese regreso (hay quienes dicen que pactó con el gobierno). En Venezuela, es detenido nada más tocar suelo nacional. Pasa poco tiempo preso, y el 31 de diciembre de 2016 es liberado por el presidente Nicolás Maduro (quedando impune nuevamente).

Dentro del expediente de actos ilícitos de Rosales, destaca también un homicidio por el cual se condenó al exdiputado José Sánchez, alias "Mazuco" que, en ese momento, era secretario de seguridad ciudadana del gobierno de Rosales. José Sánchez, de hecho, fue condenado a la pena de 19 años de prisión (no cumplió la condena, se hizo el enfermo y fue liberado, para luego ser diputado a la Asamblea Nacional); alias "Mazuco", fue condenado por el homicidio del funcionario de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) Claudio Macías Briceño, ocurrido el 8 de agosto de 2007 en el internado judicial "El Marite", en Maracaibo, estado Zulia. Este homicidio fue particularmente atroz; a Macías lo hallaron ahorcado en una celda del pabellón "B" del nombrado retén. Sin embargo, el análisis forense mostró la fractura de la columna y el desprendimiento de brazos y piernas. Macías habría sido golpeado por 10 policías encapuchados que supuestamente cobraron 80 millones de bolívares por realizar el "trabajo". Rosales salió en defensa de Mazuco y, otra vez, hubo impunidad.

Rosales, en su primer intento de regresar a la gobernación zuliana después de todo lo narrado, pierde las elecciones regionales con Omar Prieto; pero, posteriormente a una muy mala gestión del representante del gobierno, decide volver a lanzarse, con el resultado sabido por todos.

Lo narrado es tan solo una pequeñísima muestra de todo lo que ha hecho Manuel Rosales a lo largo de su muy longeva estadía en la administración pública. Es, también, y como se dijo al inicio de este artículo, un recordatorio acerca de este muy nefasto político.

Por último, hay que señalar, que es evidente que el sistema de justicia nacional no aplicó jamás la ley en el caso que nos ocupa, y es su culpa o responsabilidad que Rosales no solo esté libre, sino que sea gobernador y hasta futuro candidato presidencial. Una verdadera vergüenza.

miguelvillalobos9@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3520 veces.



José Miguel González Villalobos

Abogado, Magíster Scientiarum en Derecho Procesal Civil, Cristiano, Bilingüe, con baja tolerancia a la estupidez. Entrenador personal.

 miguelvillalobos9@hotmail.com      @jomigovi

Visite el perfil de José Miguel González Villalobos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: