¿Cómo se juega al juego de la silla de Guaidó?

Hasta hace poco, en el estado Zulia, se creía que el juego de la silla era cosa de niños; sin embargo, quedó demostrado que puede ser jugado por personas de cualquier edad y de cualquier tendencia política; pero, se duda si en verdad puede aportar un beneficio a los jugadores aunque se considera que tiene fines terapéuticos o estimulantes, tal como se vio en el video que recorre las redes sociales. ¡Qué fuerza para lanzar una silla! Quedó demostrado en el video que voluntad popular, no quiere sillas y eso significa que Maduro debe estar tranquilo por ese lado. Por cierto, las sillas de la cumbre de Las Américas quedaron vacías y menos mal que a Biden no se le ocurrió invitar a Guaido, porque sino imagínese, la "sillamentazón" que hubiese volado por los aires.

Pero, ¿Cómo se juega al juego de la silla de Guaidó? Sin duda, se debe contar con un espacio amplio y cada jugador debe estar sentado en una silla, pendiente del discurso de Guaidó. Cada jugador debe estar atento y mentalizado en la manera de agarrar la silla, cuando Guaidó se equivoque o tartamudee al hablar, y ese será el momento de comenzar la lluvia de sillas, y todo bajo el ritmo de una gaita.

Como todo juego, tendrá sus reglas. Cada jugador, además de estar sentado en su silla, tendrá otra al lado, que no debe entregar a nadie y si alguien se la solicita le dirá: "Esta silla es de mi amigo, ya viene" o si ve alguna que está vacía puede aplicarle el dicho: "El que va para la villa pierde su silla" y la toma para él. Mientras más sillas vacías tenga el jugador más posibilidades tiene de ganar.

La idea en general es poner sillas de más y se supone que si la convocatoria al juego la hace Guaidó sobrarán sillas por ausencia de seguidores. El que lance las sillas y no le pega a nadie, será eliminado del juego. El que pegue más sillazos, sin duda será el ganador y recibirá como obsequio una réplica de la silla de Miraflores.

Para quienes creen que este juego no desarrolla habilidades, están equivocados. Sobre todo, activa la atención porque nadie puede estar en un juego de lanzamiento de sillas y no estar pendiente de ellas, que aunque sean de plástico, también pueden teñir de rojo como la canción de "El plebeyo" cantada por Pedro Infante. Otros creen que refuerza las relaciones sociales, y eso es verdad .porque el juego es un todo contra todos, hay demasiado contacto entre los participantes. Además, muchos sostienen que desarrolla habilidades motoras, por ser dinámico, lo que significa que se requiere velocidad tanto para pegar el sillazo o evitarlo, y también se requiere destreza para apuntar y dar el sillazo en el blanco. Se sospecha que ese juego de la silla no es más que una forma de prepararse voluntad popular para futuras guarimbas en donde incorporarían esta nueva modalidad de terrorismo suave.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 560 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: