La Constituyente derrotó a la oposición

En sus cálculos perversos la oposición venezolana, agrupados en la organización terrorista llamada MUD, nunca se imaginó que la propuesta de la constituyente acabaría con sus planes perversos de tomar el poder por asalto y a sangre y fuego. Sorpresivamente y en una jugada de alto calibre político, el presidente Nicolás Maduro, a quien la oposición desprecia como ser humano, lanza la propuesta de la Asamblea Nacional Constituyente para que sea el propio pueblo venezolano, representado en sus diferentes sectores y liderazgos, los que definan las coordenadas constitucionales por las cuales deba navegar la República.

De acuerdo al reporte diario por parte de los yihadistas de la MUD, el plan terrorista les estaba funcionando y que arreciando el saqueo, los incendios y aumentando el número de muertos, el gobierno de Maduro estaría liquidado en cuestión de días. Por ello, en más de cincuenta días no descansaron en sus planes perversos para causar el mayor daño y con acciones violentas, propias del terrorismo, arremetieron contra todos, inclusive hasta con su propia gente, a quienes le quemaron sus vehículos y sus negocios. Precisamente, fue allí en esa etapa de irracionalidad y comportamiento asesino de los manifestantes opositores, cuando comenzó el deslinde de hombres y mujeres, que a una sola voz comenzaron a denunciar el carácter delincuencial de las luchas opositoras.

Ante esa escalada peligrosa por parte de la oposición venezolana, la cual de manera cómplice y cobarde es respaldada por algunos países como Colombia, México y Perú, no quedaba otra alternativa que el antídoto constituyente, que viene siendo como la expresión real de la verdadera democracia, pues el mismo representa el poder originario que está por encima de cualquier poder constituido. Efectivamente, eso fue lo que ocurrió, donde la Constitución de la República contiene los mecanismos para garantizar la estabilidad de la nación y de la institucionalidad del país. Como alternativa válida y constitucional, el Presidente de la República, Nicolás Maduro, convocó a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), donde participen todos los sectores representativos del país, incluyendo por supuesto, a los sectores políticos.

Una vez hecha la convocatoria y cumplido con los requisitos ante el CNE, arrancó la constituyente y por allí anda desplegada en todos los espacios de la sociedad venezolana. Según las informaciones dadas a conocer por el mismo CNE, más de cincuenta mil venezolanos y venezolanas, pertenecientes a diferentes sectores del país, se inscribieron para participar en esa ANC. De esa totalidad se escogerán los más de quinientos constituyentistas que definirán el país del futuro. En sus manos estará el destino de la patria.

La Constituyente derrotó a la oposición y sus planes terroristas de violencia sin retorno se fueron apagando y sólo quedan por allí algunos focos aislados y rechazados por el propio pueblo que quiere estudiar y trabajar. Lamentablemente es otro episodio más de muerte y terror organizado y dirigido por la oposición venezolana, esa que quiere el poder para gobernar. Por el bien del país y de todas las generaciones, nunca se le debe permitir a la oposición que vuelvan a gobernar el país, porque en verdad serian el verdadero terror.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1103 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a247236.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO