Pildoritas 218: Caldera, Capriles y las victimas de las guarimbas

¿Un claro ejemplo de ingenuidad?

La explicación que le hemos oído al martillero de Capriles, el diputado Caldera, en la que piensa que los venezolanos somos tan ingenuos como él pretende mostrarse, después que todo el país le vio recibiendo dos fajos de billetes y guardándolos en sobres de manila, pero además dejándole claro al mensajero que “Enrique” al referirse a su jefe, en ese momento candidato presidencial, quien por cierto en un intento de escurrir el bulto, arremetió contra su hombre de confianza, expulsándolo públicamente en un intento por enderezar el capote, no podía reunirse fácilmente con su proveedores de dinero, debido a que era muy seguido y monitoreado.

Si a Capriles no logró convencerlo ¿por qué el resto del país va a tragarse una explicación como la que está dando por los medios, una vez enterado de que va a ser sometido a juicio?

Se entiende que la reacción del entonces candidato, fue obligada por las circunstancias y optó fingir una sanción que como sabemos nunca se hizo efectiva, pues el personaje siguió siendo pieza de la cúpula del partido amarillo.

Así que, ahora cuando nuestro país, cierto o no, aparece como el más corrupto de América Latina y cuando existe voluntad política para accionar todos los mecanismos para minimizar el flagelo, caiga quien caiga, es el momento de que las autoridades judiciales tomen decisiones ejemplarizantes, sin consideraciones de ningún aspecto, cuando haya plena prueba, como a todas luces es lo que sucede en este caso.

Es una prueba que tiene que pasar el poder judicial venezolano, si quiere recobrar la credibilidad que ha perdido en un vasto sector de la población venezolana.-

Muy difícil de digerir

Hay que aceptar, a manera de autocrítica que se esperó demasiado para comenzar a hacer valer los derechos humanos, especialmente el de la vida, de los más de cincuenta venezolanos, si sumamos los que cayeron producto de la pataleta del candidato derrotado por Maduro con los asesinados durante las guarimbas.

Mientras la ultraderecha, seguramente como una estrategia de su agenda, corrió, rauda y veloz ante los organismos internacionales, a voltear la tortilla de su terrorismo, haciendo pasar al gobierno, a los muertos y sus familias como victimarios, lo cual dolorosamente lograron, hasta el punto de producir pronunciamientos, incluso de Obama, en un escenario como ña Asamblea General de la ONU, lo cual denota que esas instancias formaban parte de la conspiración, tanto que no tuvieron ni un ápice de ética para no mostrarse parcializados, como lo han hecho.

Esta circunstancias, que ahora una vez organizadas las víctimas sobrevivientes y los familiares de los asesinados, hace cuesta arriba las acciones y diligencias que tal vez extemporáneas por lo tardías, van a ser archivadas, ojala que no, pero conociendo como conoce el mundo, la parcialización de esos organismos, su supeditación a los designios imperiales y la ventaja tomada por quienes están detrás de las acciones terroristas para desdibujar la verdad, es muy difícil culminar con éxito lo emprendido por el llamado Comité de Victimas de las Guarimbas.

Cabe la pregunta : ¿Por qué no se tomó la iniciativa en caliente para entregar las numerosísimas pruebas recabadas por las autoridades y particulares que incriminan ampliamente a quienes ahora se lavan las manos y quieren hacerse pasar por angelitos o monjitas de la caridad?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1362 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: