Esa derecha erótica de Juan Guerrero

Juan Guerrero no sólo es mi amigo sino que fue compañero de doctorado en Filología Hispánica y lo recibo con cariño en la isla de Margarita cada vez que viene de visita, para echarnos los tragos y visitar las playas, él tomando cervezas frías como escritor erótico de la derecha y yo como poeta erótico de la izquierda. Desde el lado de su ética le he oído decir que el culo de esa chama que va por ahí está buenísimo y él me ha oído decir “esta isla es muy hemos, Poeta”. En fin, versos que van y vienen por el camino de la vida.

Mi amigo Juan Guerreo recién descubre que la izquierda intelectual, política y revolucionaria de los a ´60, ´70 y ´80 era aduladora de los gobiernos de Betancourt, Leoni, de Carlos Andrés Pérez y de Luis Herrera Campins y que durante esos años los poetas y académicos de la derecha no le jalaron las pelotas a esos gobiernos puntofijistas sino que padecieron hondo sufrimiento, discriminados y soterrados. Amigo Juan Guerrero, yo también tengo 23 años dando clases en una universidad pública, democrática y popular. ¿Te has preguntado si la cuenta que sacas fue al revés? Basta una revisión de los trenes ministeriales de esos años para que compruebes cuánto intelectual de derecha se dio la gran bomba con el dólar a cuatro treinta viajando a Estados Unidos, España y Francia desde las cúpulas del CONAC, mientras nuestras poetas de izquierdas como Palomares, Pereira, Víctor Salazar, el Chino Valera Mora, por decir sólo algunos, sucumbían al hambre y la pobreza en sus humildes moradas porque los manjares de la mesa estaban del otro lado, y más que por eso, porque la dignidad de su altísimo oficio de poetas y de intelectuales indomeñables de la izquierda revolucionaria no les permitiría saltar la talanquera. Revise usted la lista del lado derecho y compruebe. No voy a mencionar nombres de poetas por respeto, pero estoy que no me aguanto.

Otro cantar tiene mi gallo cuando usted señala que los poetas de izquierda se comen y se beben la sangre de las universidades públicas como viles parásitos. Bien, hermano, te voy a mencionar una lista de estos poetas profesores que según tu criterio clasista de derecha resultan contrafiguras del saber académico a pesar de cuánto han dignificado a las instituciones a las que han servido. Veamos.

En la Universidad de Oriente han sido profesores de izquierda Alfredo Armas Alfonzo, Gustavo Pereira, Eduardo Gasca, Benito Yrady y José Pérez, entre otros. Saca tú la cuenta los escritores de derecha de la UDO. Mide sus alcances en la gran literatura nacional, sus aportes concretos, relevantes, al saber nacional, como lo hizo Luis Beltrán Prieto Figueroa, por ejemplo.

En la Universidad de los Andes han sido mediocres profesores de izquierda, según tus razonamientos, Ramón Palomares, José Barroeta, Ángel Eduardo Acevedo, Alberto Rodríguez Caruci, Adely León Guevara, Lubio Cardozo, entre otros. ¿De derecha en la ULA? Tal vez Ednodio Quintero, Víctor Bravo, Gregory Zambrano, Mariano Nava, entre otros, no sé, no me he fijado en quiénes están realmente en tu bando de la derecha, pero supongo que tú si, hermano. Debes tener a mano la lista de tu batallón. Debes prepararte siempre para la guerra de las ideas.

En la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado de Barquisimeto han sido de izquierda Orlando Pichardo, Álvaro Montero, Jorge Avellanos, el poeta chileno Ibarvaras quien huyó de Pinochet, Jesús Enrique Barrios. En la Universidad del Zulia han sido intelectuales de izquierda Lydda Franco Farías, Blas Perozo Naveda, Cósimo Mandrillo y Atala Uriana Pocaterra, por mencionar sólo algunos.

La Universidad de Carabobo presenta como profesores e intelectuales de izquierda a sus poetas Reynaldo Pérez So, a Adelys Rivero, a Alberto Angulo, a Carlos Osorio y al joven poeta Víctor Pinto. Los del Pedagógico de Caracas y de la Universidad Central de Venezuela sácalos tú por notorias figuras y contrapésalos con tu bando de la derecha también. Y bueno, amigo Juan Guerrero, esto es una muestra. Te puedo mencionar otras instituciones pero prefiero pararlo ahí. Yo no entiendo hacia qué poetas y profesores universitarios apuntas tú tus flechas envenenadas para tildarlos de “izquierda erótica”, hermano.

El único sexo patrio de nuestros poetas de izquierda ha sido el de luchar por los pobres, los invisibilizados, los hambreados por tus gobiernos de derecha desde Betancourt hasta Caldera II, para contribuir a pensar una patria nueva, nacionalista, no entreguista a los Estados Unidos y a defender la soberanía incluso desde los tiempos de Juan Vicente Gómez, y más atrás, desde las gestas independentistas. Léete el Discurso de Angostura y la Carta de Jamaica de El Libertador. Eso es pensamiento de izquierda. Si te lees los discursos de María Corina Machado o los Twitter de Leopoldo López y Capriles yo dificulto que aumente tu coeficiente intelectual.

En cuanto al aspecto de echarse los tragos en la llamada República del Este y El Triángulo de Las Bermudas de aquella Sabana Grande de otrora, yo creo que mis poetas de izquierda no gastaron más plata en caña que tu presidente intelectual de derecha, el famoso doctor Jaime Lusinchi, un borracho consuetudinario. Yo te aconsejo hermano, Juan Guerrero, por el aprecio que te tengo, que si andas en esa honda antichavista en la que militan Ramón Ordaz, Milagro Matas Gil y Néstor Rojas y otros cuantos amigos comunes plenamente identificados, preparen mejor las escopetas y disparen mejor los tiros porque todos los blancos los han pelado. Ya ustedes tienen la culata muy aporreada con los tiros que se les han escapado por ahí. Además, yo estaré como un guerrero de verdad, atrincherado y dispuesto a todo, para enfrentarlos sin miedos y sin cobardía, con un fúsil en mi mano derecha y una rosa roja en la izquierda. Porque en la izquierda florecen las rosas rojas y en la derecha florecen las suyas. Por lo demás, yo no recibo prebendas del gobierno para defenderlo, pero defiendo esta democracia socialista bolivariana revolucionaria chavista arrecha y la defenderé como sea, por dignidad. Tampoco tengo nietos que llevar a Disney ni he pisado jamás a los Estados Unidos tú en cambio te aprovechaste de los cupos Cadivi en diciembre pasado para pasear por el Sur del continente. ¡Qué moraleja verdad! Si tú dices que no tenemos valor para cuestionar este “régimen” que mata, asesina, tortura, desaparece ciudadanos, saquea hogares y encarcela ciudadanos, explícame tú qué pasó en el Caracazo de 1989 y en la Masacre de Cantaura. Tú conoces muy bien esa historia. ¿Acaso firmaste algún documento cuestionando eso? Yo sí lo hice, en la ULA Mérida y en el liceo de secundaria de El Tigre. Dicho esto, no agrego más. Ese perfil del “régimen” responde al disco trillado de la oposición y la Fiscal General de la República y el mismo Jefe de Estado han dicho que se han encarcelado culpables de delitos cometidos durante las represiones y hay bastante literatura oficial al respecto. De modo que tu artículo titulado “Esa izquierda erótica” la asumo como una simple guarimbada lingüística, porque decirle guarimbada literaria sería concederle méritos que no tiene. Saludos para ti hermano Juan Guerrero, allá en tu reposo barquisimetano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3273 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas