Lo que no ha entendido toda la oposición y de lo que sus dirigentes se hacen los locos

!Qué tal camaradas! Alejado de escribir en estas páginas virtuales pero vibrando con los escritos aporreadores y con la emoción que transmite la recuperación de nuestro gran Líder.

Alejado porque estoy, gracias a Chávez, en un proyecto de la Gran Misión Vivienda cuya dedicación resta tiempo por cansancio. Y gracias a Chávez por la Misión y porque como es con Pdvsa ahora los profesionales mayorcitos podemos aportar conocimientos con experiencia ya que antes, con la meritocracia campante, sólo podían entrar hasta los 45 años.

Aquí entre nos, ¡qué emocionante se puso el país desde la aparición de Chávez! En la IV bastaba esperar cuál de los candidatos del bipartidismo adeco-copeyano, en medio de la gran farsa de las campañas electorales, que incluían enfrentamientos a groserías y palos entre los fanáticos a Betancourt y a Caldera, con sus derivados de turno como candidatos, de las caravanas.

Digo gran farsa, aunque todo fue una gran farsa, porque mientras los fanáticos se insultaban y golpeaban, en cualquier parte, los “líderes” de esos partidos que aparentaban controversias televisivas entre ellos, mantenían latentes sus esquemas negociadores, especialmente de contratos, que es donde andan los billetes.

Así es como en conocimos en las antesalas de los ministros de turno, exministros del mismo ramo de la oposición, o sea que eran los mismos. Eran los mismitos porque era una oposición no doctrinaria, solamente de estilos aún cuando se llamaran socialdemócratas y socialcristianos.

Socialistas ellos, ¿no?

Y quien ganara arrancaba un “gobierno de diálogo” convocando a la CTV (¿se acuerdan de esa institución decrépita?) y a Fedecámaras (¡una pendejada!)

Y la última opción de que esa aberración de conducción tripartita del país agotado ocurriera fue con “Frijolito”. ¡Uffff!

Era un país sin derrotero, sin rumbo pero con rumba de desorden, sin doctrina, sin esperanzas. Siempre hice un símil con una tablita en el océano movida por las olas a todos lados, que de vez en cuando golpeaba contra algún objeto, una roca. De período en período aparecía una esperanza para los independientes y para la gente no alienada, con candidaturas como la de Uslar Pietri, José Vicente Rangel, hasta con Teodoro (menos mal que no nos echamos esa vaina de engaño) en un territorio bien conquistado por esos partidos

Desde que Chávez, con ideas y con ideales, arrancó a gobernar se abrió un panorama inmenso. Además, sirvió de represa de la energía popular, concentrada de desalientos y desespero, que se desbordaba (Caracazo) y hubiese habido en Venezuela una mortandad ya que los militares de antes seguían órdenes de generales “blancaibañezcos”, que es igual que ascendidos a pura jaladera (lo buenos no ascendían). Se cuenta de algunos que enviaban a las esposas a hablar de ascensos con dirigentes políticos, senadores, etc.

¡Y llegó el comandante y mandó a parar! ¡Enseriar todo es la orden!

Una de las grandes fallas de nuestro gobierno, que creo estamos todos conscientes, es que no se ha fortalecido el adoctrinamiento, que incluye, sobre todo, la creación de mejores ciudadanos (que fue el gran tiempo perdido de la IV) y, en eso acompaño a William Izarra, en la formación ideológica, incluso de los que han sido ministros y gerentes de organismos

Salía, o sale, una recomendación para el Presidente y nombran al Ministro, luego los viceministros, y no estamos seguros de que entenderán sus roles político-sociales. Porque no sólo es cosa de conocimientos en las materias en las que se desempeñarán, no, es, como he mencionado otras veces, una conjunción de cerebro, corazón y bolas, y como soy un pro feminista declarado por años, es: cerebro, corazón y “ovarios”.

Traducido, aunque no hace falta hacerlo: conocimientos, sensibilidad social y deseos de servir eficientemente. Si no, camarada, gracias por sus servicios.

Asunto que se viene cumpliendo cada vez con más aciertos. Sencillo, las mujeres tienen la condición innata de la responsabilidad y, gracias a la misma sociedad, aunque ahora ha cambiado por su independencia, a veces mal entendida, la mujer está menos expuesta a ciertos elementos de parrandeo que muchas veces invitan a contactos pro-corrupción.

Tragos y mujeres con los amigotes contratistas

El Presidente Líder es quien más claro está de toda nuestra dirigencia en el rumbo correcto del país. De la patria y soberana. Después de 14 años, de los cuales 9 o 10 de gobierno efectivo, algunos de nuestros líderes, especialmente cercanos a Chávez, han asimilado de sus enseñanzas. Algunos tienen formación socialista bien arraigada.

Qué vainón persiste ante la desesperación de la oligarquía mundial por estar seguros de que no en Venezuela los capitalistas no ganarán elecciones. Podrá sonar que exagero la proporción de la incidencia del accionar revolucionario de Chávez, pero su verbo retumba en sus cajas fuertes, en las chequeras de los explotadores en este decrépito sistema con su decadencia prevista pero que se mantiene a flote a punta de dólares.

Por eso no exagero en mencionar que se desesperan mundialmente. Allá lejos en la Europa colonizadora, por acá más cerca, pero lejos, por el capitalismo salvaje succionador de materias primas y sembrador de miserias. E internamente en nuestra Patria porque la podredumbre de ese sistema en contra de los valores fundamentales del hombre y a favor de los antivalores hollywoodenses está golpeado en donde más les duele: en los bolsillos

Entienden los dirigentes de la IV, pero se hacen los locos y dueños de la mass media privada, penetrante, mantienen vivas, a base de engaños, la creencia en sus seguidores de que las cosas echarán pa´trás. El mayor de los engaños es hacer ver que estamos cabalgando hacia un comunismo, y es el miedo el que no deja que una gran cantidad de venezolanos se una a esta cruzada para la mejor calidad de vida de todos.

No captan que, como dijo ese joven Líder, Rafael Correa, “estamos en un cambio de época” y aunque ellos hayan sacado un buen porcentaje de votos estos irán reduciéndose en la medida en que, con una buena campaña informativa nuestra, especialmente en las comunidades, fortaleciendo el poder popular, para mí esencia de esta revolución, se percaten de las bondades de lo que planteamos revolucionariamente.

Y no se han dado cuenta real de que por primera vez un Líder ha penetrado en las conciencias populares esperanzándolas, y de tal forma, que la mayoría de las niñas y niños de extracción popular ya aman a Chávez.

Ese es el otro porcentaje de los casi 30 millones de venezolanos que votará por la Revolución. Eso sí, con adoctrinamiento efectivo.

Recordemos que las mentes son frágiles a los mensajes capitalistas (especialmente al consumismo para una vida de lujos). Que podría torcerse el rumbo ante la desaparición física del Líder.

De refrescar que en Cuba se logro una revolución porque salió todo el mierdero mental que allí habitaba y Fidel inició desde cero y sin ataques mediáticos internos. Con limitaciones y limitando. Si no desde cuando se hubiese diluido ese magno esfuerzo. Sáquelo por las deserciones de los grandes peloteros cubanos atraídos por las ofertas de dólares.

La tentación capitalista en Cuba, aunque sea hacia el individualismo, está latente. Fidel pudo retirarse pero queda Raúl. ¿Cómo quedará Cuba una vez desaparecidos esos grandes longevos líderes?

En nuestra Patria todavía dependemos muchísimo de Chávez y convivimos con la miseria del capitalismo, está enraizado. Duele.

¡VIVA CHÁVEZ, CARAJO!

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1398 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor