Goicoechea, El metecasquillo

En los barrios, escuelas y lugares de trabajo; también en la historia trágica de los países, los partidos políticos y las corporaciones, existe un personaje nefasto, a medio camino entre el pobre payaso digno de risa y el maldito intrigante promotor de desgracias. Es el casquillúo o metecasquillo. Mucho más vergonzoso que el provocador y mucho menos heroico que el agitador, su misión consiste en estimular a los demás para que hagan cosas grandes o al menos peligrosas, mientras él se esconde y cobra en dinero, fama o especies. En la oposición venezolana hay unos cuantos monigotes que cumplen ese rol, pero el más curioso de los últimos tiempos es este tal Yon Goicoechea.

El Yongo se convirtió en figura pública en 2007, cuando el sifrinaje de las universidades decidió que defender a la empresa 1BC y a RCTV (canal que su clase social no vio ni verá nunca) era un gesto en defensa de la democracia. Como en todos los movimientos estudiantiles de todo el mundo, aquel que el empresariado venezolano estimuló, financió y llevó a arriesgar el pellejo, tenía su brazo violento: esos eran los que salían a quemar, a apedrear, a gritar, a frentear. Hubo otros que ese mismo empresariado quiso convertir en famosos, en presuntos líderes políticos del futuro, en productos de televisión, y ahí fue donde se destacó el Yongo, ya que su única habilidad consiste en hablar y en empujar a los demás a que se arriesguen y se inmolen.

Así, hubo episodios en que los estudiantes perpetraron desmanes (muy famosa la quema de chaguaramos en la avenida Bolívar de Caracas) y se ganaron una fama de sujetos violentos y aguerridos. Así, por carambola, se empezó a decir que el Yongo también era así de valiente, violento, paladín y malote, cuando en realidad lo que hacía era salir por televisión hablando de sangre, de grandes proezas, de heroísmo y de luchas populares; insultaba, vociferaba, desafiaba al poder, despreciaba a los cobardes. Todo esto, con una boca más grande que la pantalla de Globivisión, mientras otros anónimos (que sí eran malotes, paladines, violentos y valientes) salían a jugárselas enfrentando a la policía y cometiendo alguna fechoría contra la propiedad. Así era: otros se fajaban y el Yongo recibía trato de héroe.

Hasta que llegó un día de definiciones y el Yongo tuvo que salir del estudio de TV y de los predios de la UCAB y salir a discursear a favor de Marcel Granier en el Pedagógico de Caracas. Lo hizo, temblando más que el subsuelo de Chile, y al salir le tocó demostrar con el cuerpo lo que tanto había pregonado con la boca: que los estudiantes chapistas eran una caterva de cobardes y él un ultramacho salido de alguna película mexicana. El país entero lo vio correr por entre un montón de carros (a pesar de ir escoltado por docenas de paladines como él) y finalmente ser alcanzado por un muchacho que, levemente y con más compasión que ímpetu homicida, le dio una bofetada que las televisoras magnificaron hasta equipararla al lanzamiento de la bomba atómica. ¡Oh, le tocaron la cara a Yongo!

El héroe fue llevado a una clínica, donde le pusieron una curita en la nariz para que pudiera salir así, con tan tremenda herida de guerra, otra vez ante las cámaras. Dijo: “Tendrán nuestro cadáver pero no nuestra obediencia”. Seis meses después le dieron el premio Milton Friedman (500 mil dólares), poco más tarde fijó residencia en Estados Unidos, donde se casó y vive alimentando una obesidad y una pinta de empresario, que es lo que al final sabe ser: un tipo que administra dólares y vidas de esclavos. “Eso” fue de la vida del coloso llamado a arrastrar al pueblo venezolano a una rebelión pro empresarial.

Ah, pero no ha desaparecido del todo. Ahora, fiel todavía a su hábito metecasquillo, anda escribiendo en la prensa unos artículos donde, otra vez, amenaza a la rectora Tibisay Lucena con desatar una conflagración horrorosa en las calles si el CNE tiene la osadía de leer el 7 de octubre los resultados que dan ganador a Chávez. Dice que no sabe cuánto tiempo estará en las calles rabioso para derrocar al Presidente, pero que será algo espantoso. Tan ridícula su profecía como lo que ocurrirá: pase lo que pase, Yongo no estará en ninguna línea de batalla real o imaginaria, sino en su casa viendo los acontecimientos por televisión.

fruiztirado@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2030 veces.



Federico Ruiz Tirado


Visite el perfil de Federico Ruiz Tirado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Federico Ruiz Tirado

Federico Ruiz Tirado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a151141.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO