De lo nuevo de Chávez (resiliencia) a lo viejo de CAPriles (pobreza)

Debemos comenzar esta nota, diciendo que CAPpriles, está equivocado cuando alude a que él, es lo nuevo y Chávez lo viejo, y dice que son 13 años de fracaso, que Chávez gobierna desde el siglo pasado, bla, bla, bla…. Lo que sí es cierto es que Chávez tiene más o menos el mismo tiempo que Ratonski en esto de la política; ¿o es que Ratonski comenzó hace poco? No!!! Recordemos que ya el candiburguer fue desde diputado, paso por alcalde y hasta gobernador. Entonces no me vengan con lo nuevo. Además, que nuevo va ser alguien que se copia todo de su papaupa, y como están rayados de apátridas cargan una gorra que usamos los chavistas. Que pobre niño rico.

Ahora, nuestro pueblo está en plena resiliencia, surgiendo de la adversidad, recuperándose y teniendo una calidad de vida significativa y productiva, saliendo de donde nos metieron los burgueses con esa de gobiernos regidos por los intereses del capital, que es precisamente donde nos quiere llevar CAPriles otra vez, lo único que las encuestas y las calles, repletas de chavistas son inexpugnables y menos con ese “discurso” vago, ambiguo, majunche. Pero para que les quede claro a los escuálidos lo de la resiliencia, les hare un pequeño listado de cómo sale un pueblo de abajo sin necesidad de los gobiernos capitalistas.

Nuestra resiliencia, comandada por Hugo Chávez, mes tras mes, va alcanzando importantes logros en lo social, en lo económico y en lo político. Solamente hablaremos de los 20 logros más visibles quedando por fuera muchas obras igual de importantes. Pero enumeraremos así:

 Número uno: reducción de la pobreza. Aumento de la calidad de vida. Recordemos la pelazón que había antes de Chávez.

Número dos: inversión social en educación. Mientras que en la cuarta era cero la inversión para los pobres.

Número tres: servicios de salud gratuita  y de alta calidad. Antes te morías en las puertas de algún hospital quebrado.

Número cuatro: seguridad social. Como nunca, las personas tenemos amplio abanico en lo que a seguridad social se refiere.

Número cinco: crecimiento económico. Mientras, la realidad, más de medio mundo está quebrado.

 Número seis: estabilidad laboral: para nadie es un secreto esta realidad laboral.

Número siete: precio justo de petróleo. Ya que a los precios de la cuarta lo que buscaban era la privatización de PDVSA.

Número ocho: aumento de la producción del campo en todos sus rubros. Vamos camino del autoabastecimiento.

Número nueve: disminución de la inflación. Con acertada política económica.

Número diez: incremento de las reservas internacionales. De 2.000 millones de dólares a 30.000. Gran colchón nacional.

Número once: disminución de la deuda pública. Por ende mejor calidad de vida.

Número doce: aumento del número de pensionados y jubilados. Para que vivan bien los viejitos.

Número trece: disminución de la desigualdad social. No solo viven bien los amos del valle y los inmigrantes escuálidos.

Número catorce: las grandes misiones sociales. Que son la que tienen en movimiento a Venezuela.

Número quince: crecimiento cultural y deportivo de la patria. Dudamel, Maldonado, Limardo.

Número dieciséis: recuperación de los espacios públicos. Para mejorar nuestro entorno.

Número diecisiete: recuperación de la soberanía nacional. Por ende la independencia.

Numero Dieciocho: política internacional a la altura de los compromisos. Lo que nos coloca como ejemplo en otras naciones.

Numero diecinueve: aumento de la actividad crediticia. Lo que hace realidad sueños de la gente humilde y de clase media.

Numero veinte: organización popular. Para no dejarse quitar nada de lo conseguido en revolución.

Con esta pequeña lista, en la que se escapan muchas cosas de mi memoria, quiero que se vea donde esta lo nuevo y donde lo viejo. Esta lista quedaría en el olvido si un gobierno burgués se colara en nuestro país. Porque la plata que tenemos hoy, es gracias a un esfuerzo de trece años, o sea, es nuevo, mientras que lo viejo volvería a sus andanzas contra el pueblo y así de nuevo a la pobreza y la dependencia de nuestros verdugos. Por eso mantener a un “pata en el suelo” “chusma y bembón” gobernando es lo importante, un oligarca nos retrocedería a los años 80 y 90 de pelazón salvaje. Nuestra resiliencia se la debemos a Chávez y hay que dejar que siga mandando, buscando la continuidad, de su obra, la obra más grande del mundo, donde mandamos los pobres. Mírense en el espejo de los países del “primer mundo” mas quebrados que ellos mismos. Lo arrecho es que para allá nos quiere llevar majunski.  

jorgito1926@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1302 veces.



Jorge Osorio R.


Visite el perfil de Jorge Osorio Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a148710.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO