Deseos no empreñan, flaquito

En muy raras ocasiones, rarísimas, por no decir imposibles, las condiciones de liderazgo, hidalguía, de grandeza son hereditarias, las pretensiones del candidato Chocolatoso de querer atribuirse alguna de las condiciones sin iguales del Libertador Simón Bolívar aduciendo un “parentesco” tal o cual, no hace sino mostrarnos la real falta de materia gris y el lenguaje cantinflerico que acompañan a este personaje, insólito en los anales de los pretendientes a la Presidencia de La Republica Bolivariana de Venezuela.

Muchos han sido los grandes personajes en la historia de la humanidad, que tuvieron descendencia en línea directa, pero comprobado esta que las condiciones “sine qua non” de cada uno de estos seres humanos no son hereditarias en ninguna de sus descendencias, uno que otro “detalle”, pero nunca la grandeza necesaria para repetir el legado histórico, sea en el arte, en la guerra, y hasta en el amor que hicieron inigualables las condiciones de alguno de esos personajes.

Bolívar, el padre Libertador, único en su clase, único en su obra, único en su desapego al egoísmo que suele caracterizar a más de un ser humano, único en su amor por la humanidad y por su pueblo, algunos han pretendido usurpar un poco de su grandeza para lograr solo el desprecio de sus congeneres a sus deseos egoístas de tratar de aprovecharse para su beneficio personal de este o aquel “parentesco” con el Libertador, situación que los hace parecer más pequeños, mas mediocres y más miserables ante tamaña hidalguía que pretenden adquirir “instantáneamente” por parentesco.

Pero es que si El Libertador estuviese vivo, seguro repetiría las palabras del presidente Bolivariano “Águila no caza mosca”, impensable alguna comparación por mínima que fuera, de este “chocolatito flaquito”, flaquito hasta de materia gris, ante la elocuencia verbal e ideológica, de uno de los más grandes estadista, guerrero, revolucionario, orador, de todos los tiempos, adelantado a su época años luz y hasta profeta que vio lo que seria nuestraamerica y nuestro pueblo especialmente; un HOMBRE en la más estricta condición de la palabra, que amo la vida, la causa de La Libertad, a su pueblo, un enamorado del trabajo y de las mujeres, testigo es la historia y su herencia epistolar de cartas apasionadas llenas de amor y confesiones delicadas y respetuosas, a las que amo y a los que amo, con intensidad de amante y de amigo.

Mientras La República Bolivariana de Venezuela espera con ansias observar el verdadero rostro del Padre Libertador develado por uno de los seres humanos que nos ha permitido recobrar y traerlo a la vida de las urnas del tiempo, del pasado del olvido, de las estatuas de piedra, de Bronce, de mármol: el Comandante Chávez, Presidente Bolivariano, y La Revolución Bolivariana , nos devolvieron al padre nuestro para que viva en cada confín de la Patria, en cada avance obtenido, en cada mirada de los niños de nuestro pueblo, en cada hombre esclarecido, en cada mujer dignificada, para no irse jamás. Nos aprenderemos su rostro de memoria, cada surco de su cara, cada huella de su pensamiento imborrable, y cuando hayamos vencido, el eco del tiempo nos traerá su sonrisa, y su abrazo grande como nuestraamerica.

Chocolate flaquito chocolatoso, deseos no empreñan, por tus obras te conocemos, allá en los EEUU te están preparando el cuarto para cuando cojas pa ya.

Confiamos en el Líder

anazaicon@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1746 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor