Soñar no cuesta nada

Pildoritas 222 (año 02)

De nuevo, y demostrando una desvergüenza ilimitada, cuando aun falta un año para las elecciones para la Asamblea Nacional, aparecen con la misma historia de siempre y entonces oímos vemos y leemos, en los medios de la derecha, casi a diario y además con “noticiones”, en grandes titulares en la prensa internacional cosas como: “Chávez se hunde en las encuestas”, “La popularidad de Chávez por el suelo”; “En el último mes Chávez perdió 12 puntos de popularidad”, es decir casi copian y pegan de los archivos de sus discos duros, las mismas pajuatadas que cada vez que se acerca un elección utilizan como una tabla de salvación, a ver si alguien se lo cree y salta la talanquera convencido de que si Chávez pierde se le viene el mundo encima.

A esos permanentes inventores de ollas, matrices de opinión y sarta de mentiras, hay que repetirles que soñar no cuesta nada, y decirles que se olvidan de algo muy significativo y que es que el pueblo no es estúpido, al menos la mayoría de ese pueblo que en doce oportunidades le ha dado el respaldo a este proceso liderado por Chávez, hay que recordarles que el pueblo compara lo que pasaba antes con los presidentes durante cuarenta años, parecían más un jarrón chino, decorativo, que se veía cada 5 de julio en los desfiles, o de vez en cuando por la televisión, bien lejos y ausente del pueblo y ahora se encuentran con un Jefe de Estado que tocan, con el que pueden hablar, que se unta de pueblo, que habla como nosotros, llano, claro y sin ambages, ni rebusques pero que también y lo ha demostrado en repetidas oportunidades, se expresa como el estadista que es, se les olvida que la sola condición humana de este hombre es más que suficiente para que el pueblo que le ha venido respaldando no cambie de parecer y ni siquiera por probar a ver que pasa, vaya a cambiar una revolución que está dejando huella, que logró por primera vez una sintonía de las masas con su gobernante, para inventar con alguien, que para empezar, tendrían que mandarlo a fabricar pues por ahora y por machismo tiempo más, este país no parirá un ser como el Presidente que por gracia de Dios y de este pueblo, nos damos el lujo de tener.-

PERU Y COLOMBIA CUEVAS DE ALI BABÁ

Nadie debe extrañarse que Perú se haya convertido en la cueva de Ali Baba y los cuarenta ladrones, junto a Colombia, como dice el refrán “Los burros se buscan para rascarse”, en ese país gobierna un personaje que duró exiliado en Colombia durante cinco años por corrupción comprobada y tuvo que esperar a que prescribiera su causa para regresar, lo otro es algo que la historia se encargará de dilucidad.

La condición de ser una pieza imperial igual que el colombiano Uribe convierte a Alan García en lo que es: un receptor de boñiga, de ladrones y asesinos, con causas abiertas y cargadas de pruebas, quienes al saberse candidatos seguros de una cárcel bien merecida, dejaron el pelero y no encontraron para donde más coger que para donde está gobernado uno de sus colegas que con los brazos abiertos los recibe y los apadrina.

Esos comportamientos de estos presidentes, son una prueba más de su entrega a los mandatos imperiales, que los dirige cual marionetas que lamentablemente, han traicionado a sus pueblos y la heroica historia que tanto a ellos como a nosotros nos dio una vez la independencia de otro imperio sanguinario.

Con mandatarios complacientes con el crimen y la corrupción no se puede andar de la mano, porque en cualquier momento como ya ha sucedido, nos dan la puñalada artera, por eso razón tiene el Presidente Chávez cuando ha levantado su voz para denunciar ante el mundo comportamientos como el de estos dos individuos.-

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1946 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad