La ética periodistica

 El Cuarto Poder, como siempre se ha señalado al periodismo está obligado a la ética profesional de sus componentes. ¿Se ha perdido este sentido en nuestro país? Si, con sus excepciones importantes, tal es el ejemplo de PANORAMA en Maracaibo, VEA en Caracas junto a ÚLTIMAS NOTICIAS por sólo referirnos a tres diarios en las dos principales ciudades del país. Existen otros muchos en regiones distintas, pero todo supeditado a la línea periodística que el dueño, casi siempre su Editor Principal. imprima políticamente a la noticia. Cuando el empresario editor, nueva figura dentro del periodismo, sin necesariamente ser profesional del periodismo, esta fundamentalmente a favor del gobierno de turno, se puede obtener la lectura veraz de la información. Si por características personales, con todo su derecho, su intención es salir del gobierno de turno, en la medida que observa menos posibilidad por métodos electorales democráticos, intensifica la manipulación del la noticia diaria y le importa poco intentar exponer a las Instituciones del Estado, así como a personas naturales, al desprecio publico, desde el propio Jefe de Estado al mas simple colaborador. Se convierte este periodismo en tarifados profesionales obligados a seguir la tendencia impuesta o despedirse del cargo. Siempre se encontraran otros que por ganarse la vida de alguna forma exponen su credibilidad, una vez perdida, jamás recuperable, como en toda profesión. Este tipo de periodismo se encuentra en los llamados medios impresos, casi siempre una inversión privada, sobre la cual el Colegio Nacional de Periodistas o la propia SNTP, en nuestro país, poco pueden hacer.

En los últimos años, con el auge de la televisión, tanto abierta como por cable, al igual que la inalterable importancia de la radio, pudiendo ambos sistemas llegar a todos los rincones, cercanos y lejanos y mas que todo sin costo al usuario, se ha extendido el periodismo a convertirse en el tema de discusión del día. No pasa día alguno sin que la noticia, veraz o manipulada, local o extranjera, deje de tener una relativa gran importancia en la mente del ciudadano común. Pasa igual que en los medios escritos descritos, pero con la diferencia de que en estas circunstancias, el dueño o Editor de la o las plantas no son propietarios de las señales radioeléctricas con que hacen llegar sus mensajes y es en esta circunstancia que, como concesionarios, están sometidos al rigor de la ética y veracidad informativa, estando el Estado en la obligación de fijar pautas, no exactamente a favor de una obra de gobierno, ante la imperativa necesidad de sostener la libertad de expresión en todo país democrático, pero a favor de la salud de la población y dejar que esta califique las bondades del sistema gubernamental y tome sus decisiones, a favor o en contra políticamente, pero con la verdad pulcra por delante. Este, desafortunadamente no es el caso en Venezuela, salvo escasas excepciones a lo ancho del país.

El llamado a salir del Gobierno actual, a como de lugar, inyecta un odio y una mentira en un buen porcentaje de la población que acelera el enfrentamiento social, sin razón alguna, solo por la manipulación de la noticia. El caso de RCTV y GLOBOVISION esta al oído y vista de todos. Internacionalmente CNN en ESPAÑOL es ejemplo diario de la más asquerosa manipulación por venir de quienes no tienen el derecho de ejercer fuera de su territorio la critica malsana, tan solo por unos cuantos cobres. Sus autores desconocen totalmente la ética y la moral ciudadana. No aportan a la sociedad mas que odio y desprecio, lo cual se traduce en graves señalamientos de enfermedades mentales. No les importa, en la Venezuela periodística de hoy, pintar al culpable como el santo inocente y vice versa. No existe para este periodismo el debate, solo la recuperación de los privilegios perdidos y la necesidad de imponer, a como de lugar, su patrón de conducta a la sociedad.

Por esto y mucho mas es que el país debe de entrar en el estudio profundo del PERIODISMO NECESARIO quitándose de encima este canceroso juego mediático que ha lastimado a muchos especialmente a profesionales conocidos por su seriedad y agudeza de trabajo y que hoy se les ve en la ruina por la interferencia del dueño del medio, que dista mucho de su venezolanidad, pero que se aprovecha de la necesidad humana del pan de cada dia, sin dejar de haber, por supuesto, muchos profesionales que defienden su posición política con fervor, siempre concientes que su gran capital es su credibilidad.

DIOS BENDIGA A VENEZUELA.


andresdechene@cantv.ne



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5036 veces.



Andrés de Chene


Visite el perfil de Andrés de Chene para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés de Chene

Andrés de Chene

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a76523.htmlCd0NV CAC = Y co = US