Tierra de altas montañas

¿Qué le damos a la que tanto nos dio?

Miramos atónitos, adoloridos, asombrados, el inmenso desastre que acaba de sacudir a Haití y evocamos sus tragedias anteriores. Miramos, y tal vez hacemos la mirada a un lado para no darnos cuenta de que todos tenemos una cuota de responsabilidad, mínimo por ingratitud y olvido, con la suma de dolores de la nación colocada por derecho propio como la primera revolución triunfante en el ciclo de los movimientos independentistas latinoamericanos que tanto nombramos por estos días. Es como si la naturaleza, golpeándola, nos golpeara a todos para que recordemos la historia y no demos mas largas al reconocimiento.

¿Qué le damos a la que tanto nos dio? Porque puede ser que ahora entreguemos ropa, insumos, voluntarios solícitos y abnegados, todo en el marco de un desastre telúrico. Pero seguimos sin entregarle el puesto histórico que tiene en la formación y destino de la conciencia nuestroamericana.

¿Qué no era hispanoamericana? Y ¿de dónde entonces eran sus aborígenes y su recuperado nombre arawak? ¿Acaso la diferencia de lengua podía excluirla del tronco común ancestral?
Duele Haití y mucho, y mientras miramos espantosas imágenes evocamos…


Pasar de años

En 1795 José Leonardo Chirino estuvo en Haití (Saint Domingue entonces) y fue allí donde su alma vio con claridad la necesidad de la rebelión armada para lograr la emancipación. Posteriormente desde Curimagua José Leonardo al mando de sus 300 héroes demandó la proclamación de una República, la libertad general para lo esclavos, la igualdad racial y la supresión de los tributos. No triunfó. Pagó con su vida, pero dejó las semillas libertarias recogidas en Haití regadas por la Sierra de Coro y más allá. Su gesta había sido casi al unísono con la de la de Toussaint de Louverture.

En 1797, cuando ya en Jamaica, Granada, Guadalupe y otras islas del Caribe estaban en rebelión, fue develada la conspiración libertaria de Gual, España y de Picornell, influenciada determinantemente por las luchas haitianas y por la de José Leonardo Chirino.

En 1806 no por casualidad llegó Francisco de Miranda a Haití, cuando ya esa nación era independiente, había recuperado su nombre (claro reconocimiento a sus ancestros indígenas), y tenía constitución y bandera. Ya los ejércitos de Bonaparte habían sido derrotados por quienes escribieron en su bandera azul y roja “Libertad ó Muerte”. Ya Dessalines había dicho en la proclamación de la República negra el 1ero de enero de 1804 “He vengado a América” (clara evidencia de una amplia visión integradora). Lo que otros le negaron a Miranda, Haití se lo dio en la hoy devastada población de Jacmel comenzando a figurar Alexandre Petión en la historia venezolana. Miranda volvería a solicitar, y a obtener, ayuda haitiana en 1812.

En 1816 estuvo en Haití Antonio José de Sucre, y en Haití se integró Manuel Piar a los hombres de Bolívar quien no por casualidad llegó a la primera republica latinoamericana libre recibiendo la generosa cooperación de ese pueblo por mano de Petión en 1815 y 1816. Y para ese entonces, en 1816, unos 2.000 revolucionarios hispanoamericanos se encontraban en Puerto Príncipe, Los Cayos y Jacmel. Petión pediría a Bolívar que no olvidara la liberación de los esclavos en la causa venezolana. Y Bolívar nunca lo olvidó.

Haití entregó a Bolívar en 1815 unos 2.000 fusiles y en 1816 unos 4.000 fusiles mas, 15.000 libras de pólvora, 15.000 de plomo, una imprenta (ojo), 30 oficiales haitianos, 600 voluntarios, embarcaciones, y dinero. No tuvo Haití reparos en su solidaridad y cooperación con la libertad latinoamericana haciendo del internacionalismo social una bandera. Con el tiempo Bolívar diría “Petión es el autor de nuestra independencia” y calificaría a Haití como la república más democrática del mundo.

Vendrían luego una serie de desencuentros históricos y la mano santandereana se encargaría de excluir a Haití hasta del Congreso de Panamá. Comenzamos a dejar sola a la ya sola república caribeña y a hacernos cómplices por omisión del olvido interesado al que la sometió la historia escrita por los eurocentristas a los que nunca interesó divulgar nada acerca de una revolución auténticamente social llevada adelante por negros esclavos y no por mantuanos. Es que tampoco les interesó nunca dar su puesto a reales primeros precursores como Hatuey, Enriquillo, Louverture y Dessalines. Ello ha sido una desgracia para la conciencia colectiva de América, llamada a deslastrarse de tanto ocultamiento acomodaticio.

Con pasión nos permitimos recomendar la “Historia social comparada de los pueblos de América Latina” del extraordinario investigador argentino Luís Vitale, quien estuvo en un tiempo en Venezuela y de cuya obra en general nos nutrimos y seguimos nutriendo buscando la cabeza de la madeja de nuestra historia. Mucho de su aporte está volcado acá.

En 1816 dijo nuestro Libertador: “Haití ya no permanecerá aislado entre sus hermanos” ¿Hemos honrado esa sentencia bolivariana?

Hoy, cuando se dice que desde hacía 200 años no había un desastre natural como el actual en Haití, la frase nos obliga a desear que en medio de tanto dolor sea éste de una vez y para siempre un bicentenario de restitución histórica para dejar de mirar de lado a la que todo nos lo dio. No olvidemos, por Dios, que la espada de luchas de Bolívar fue la que le entregó Petión, y que con esa espada de Haití libertó 5 naciones.

Un periodista escribe: “Sufrir no es novedad en Haití” y es verdad. Hay sufrimientos del cuerpo y sufrimientos de la historia.

El canto de Alí por Haití

… “Han luchado solos, compañera
hasta que nuestra conciencia dispare
en la lucha por liberar a Haití
hasta que el mundo se alce en una sola voz
luminosa, solidaria
Y entre todos hagamos posible la mañana
que acabe para siempre
con la noche del jabalí

No permitamos que el futuro nos pregunte
¿Qué hicieron ustedes por Haití?
y respondamos bajando la cabeza:
los hombres que cayeron
son el número exacto
de las veces que en un siglo
mueve las alas el colibrí

Ahora, pongámonos en marcha,
que la palabra sin los pasos
es una palabra muerta
Y el tiempo nos dice: ¡avanza!
Alma profunda en llamas, ¡avanza!
Construyamos entre todos la mañana
que acabe para siempre
con la noche del jabalí

La noche del jabalí. 1981
(fragmentos)
Alí Primera

lilrodriguez@cantv.net











Esta nota ha sido leída aproximadamente 1674 veces.



Lil Rodríguez

Periodista. Defensora de los valores culturales venezolanos y latinoamericanos.

 lilrodriguez@cantv.net      @lildelvalle

Visite el perfil de Lil Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Lil Rodríguez

Lil Rodríguez

Más artículos de este autor