La OEA y la Cumbre de las Américas ya perdieron su vigencia y su verdadero fin

El verdadero fin de la OEA creada el 05 de mayo de 1948 en Washintong DC y de la cumbre de las Américas, era el de catalizador de Latinoamérica utilizado por los gobiernos de los Estados Unidos.

 Al entrar en integración América Latina, las verdades ocultas del pasado hasta las más contemporáneas, escapan del control de las grandes cadenas de noticias anglosajonas y de la Unidad Europea.

Los pueblos pobres de América Latina se expanden hacia otras fronteras que Estados Unidos les vetaba a los presidentes de dichos pueblos, a través del control ejercido por los congresistas lacayos que servían al imperio norteamericano.

Era todo un control, donde la inmoralidad de empresarios explotadores, medios de comunicación privados al servicio extranjero, congresistas y magistrados; le hacían un cerco a aquél presidente latinoamericano que quisiera lograr algo para su Patria. Simplemente era tumbado misteriosamente por un pueblo ficticio amplificado en tomas cerradas por medios de comunicación privados, o era derrocado a través de la hambruna de embargos camuflados a la vista de los medios de comunicación, para que el pueblo se revelara contra su gobierno y lo derrocara.

Precisamente ese era el plan contra Cuba, pero dentro de la propia Cuba, hay un pueblo heroico y nacionalista que tiene conciencia de clase bien definida y reconoció siempre al Ex - Presidente Fidel Castro, como el héroe de Cuba; como finalmente lo demostró.

Es lamentable cómo la historia contemporánea universal era manipulada y hasta tergiversada por los medios apátridas que vivían de los dólares de organizaciones no gubernamentales creadas por los propios gobiernos norteamericanos según documentos que estuvieron clasificados hasta por más de 30 años, los cuales se han ido gradualmente destapando ante la opinión pública.

Inmoralmente la OEA condenó a Cuba en 1962, pero no condenó a Estados Unidos en 1961 cuando masacró a miles de soldados cubanos que defendían la soberanía del territorio cubano.

Tampoco lo condenó por la masacre que hizo en Guatemala donde hizo una limpieza étnica descarada y sangrienta.

Tampoco lo condenó por la invasión a Granada.

No lo condenó cuando quedó descubierto el agente de la CIA Félix Rodríguez en territorio boliviano que mandó a ejecutar de forma sumarial a Ernesto Che Guevara siguiendo instrucciones del entonces dictador de Bolivia René Barrientos el 09 de octubre de 1967, donde fue previamente capturado y ejecutado de manera clandestina. Véase: http://es.wikipedia.org/wiki/Ernesto_%22Che%22_Guevara#Su_muerte y cito las palabras del agente de la CIA Félix Rodríguez dándole ordenes al Sargento, en ese entonces, del ejército de Bolivia llamado Mario Terán, tomadas textualmente de la página Web Wikipedia.com:

 

Salí de la habitación, aquello estaba lleno de soldados afuera. Me dirigí al Sargento Terán que sabía que estaba siendo de ejecutor de todo eso. Le dije, sargento hay instrucciones de su gobierno de eliminar al prisionero. Me puse la mano al nivel de la barbilla. No le tire de aquí para arriba, tírele de aquí para abajo pues se supone que este hombre haya muerto de heridas en combate. Sí mi capitán, sí mi capitán dijo. Eran aproximadamente la una de la tarde de Bolivia. De ahí entonces me retire al lugar avanzado donde yo había fotografiado el diario y a la una y diez aproximadamente escuche una ráfaga pequeña.

 

Estas son las declaraciones del Sargento Mario Terán del Ejército de Bolivia en ese entonces, tomadas textualmente de la misma dirección Web:

 

Dudé 40 minutos antes de ejecutar la orden. Me fui a ver al coronel Pérez con la esperanza de que la hubiera anulado. Pero el coronel se puso furioso. Así es que fui. Ése fue el peor momento de mi vida. Cuando llegué, el Che estaba sentado en un banco. Al verme dijo: «Usted ha venido a matarme». Yo me sentí cohibido y bajé la cabeza sin responder. Entonces me preguntó: «¿Qué han dicho los otros?». Le respondí que no habían dicho nada y él contestó: «¡Eran unos valientes!». Yo no me atreví a disparar. En ese momento vi. al Che grande, muy grande, enorme. Sus ojos brillaban intensamente. Sentía que se echaba encima y cuando me miró fijamente, me dio un mareo. Pensé que con un movimiento rápido el Che podría quitarme el arma. «¡Póngase sereno —me dijo— y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!». Entonces di un paso atrás, hacia el umbral de la puerta, cerré los ojos y disparé la primera ráfaga. El Che, con las piernas destrozadas, cayó al suelo, se contorsionó y empezó a regar muchísima sangre. Yo recobré el ánimo y disparé la segunda ráfaga, que lo alcanzó en un brazo, en el hombro y en el corazón. Ya estaba muerto.

 

A cambio Cuba, a través de la Misión Milagro en el año 2007 durante el actual gobierno del Presidente Evo Morales, le devuelve la vista a los ojos del Sargento Mario Terán, los ojos que vieron morir a un héroe asesinado cobardemente.

¿Por qué la OEA no condenó a Estados Unidos que violó infraganti y flagrantemente la Ley Monroe y los acuerdos de Ginebra con respecto a los prisioneros de guerra? Porque Ernesto Guevara era un guerrillero en contra de la dictadura en Bolivia que masacraba a los aborígenes. ¿Por qué la OEA que tanto habla de la Carta Democrática y de la democracia de los pueblos, consintió la imposición de dictaduras como las de Fulgencio Batista en Cuba, René Barrientos en Bolivia, Augusto Pinochet en Chile, entre otros?

 

No lo condenó por derrocar al Presidente Salvador Allende de Chile y apoyar a un dictador genocida llamado Augusto Pinochet, que falleció sin probar prisión por sus asesinatos.

Mucho menos lo condenó por atacar deliberadamente a Panamá metiendo preso de por vida al Presidente Manuel Antonio Noriega.

No lo ha condenado por ocupar por la fuerza militar a la Bahía de Guantánamo de Cuba y albergar allí a supuestos terroristas que son torturados horrendamente. ¿Dónde está el pronunciamiento de los organismos de los supuestos derechos humanos? 

No lo condena por albergar  y proteger a un terrorista confeso que cometió un atentado terrorista contra el vuelo 455 de la empresa Cubana de Aviación, donde hizo estallar al avión en pleno vuelo en territorio venezolano el 06 de octubre de 1976; matando a 73 deportistas de esgrima inocentes y a niños.

Entre otras intervenciones, como el reciente apoyo logístico que le dio a Colombia para atacar el territorio ecuatoriano a espaldas del Presidente Rafael Correa para asesinar al rebelde de las FARC, alias “Raúl Reyes”, cuyo cuerpo es escondido por las autoridades colombianas que se han encargado de silenciar a los familiares del occiso, con la finalidad de que no se descubra de que el guerrillero fue ejecutado posteriormente al bombardeo en cayó prisionero.

Y finalmente: ¿Por qué la OEA no condena el embargo unilateral que Estados Unidos ha aplicado por casi 40 años a Cuba? Y ¿por qué no lo condena por aplicar armas biológicas como el dengue hemorrágico contra la población Cubana desde 1971?

Los gobiernos de los Estados Unidos han sido inmorales, narcotraficantes y asesinos, con la única excepción del presidido por el Ex - Presidente Kennedy, y la OEA y la Cumbre de las Américas no son más que apéndices del Imperio más criminal que haya existido en toda la historia del planeta tierra, y ese se llama: Gobiernos de los Estados Unidos de Norteamérica.

 

A todas estas, ¿Con qué moral Estados Unidos le puede hablar de democracia y de derechos humanos a Cuba?

pradamiranda2004@yahoo.com

 



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3298 veces.



Alberto Prada Miranda


Visite el perfil de Alberto Prada Miranda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: