España ¡despierta!

La antigüedad de las leyes es lo que las hace respetables. El pueblo menosprecia rápidamente las leyes que ve cambiar a diario. Porque al abandonar antiguas costumbres y viejas leyes para reemplazarlas por otras supuestamente mejores, a menudo se introduce mayor depravación.

Yo elijo la república en donde los particulares, contentándose con otorgar la sanción de las leyes y con decidir, constituidos en cuerpo y previo informe de los jefes, los asuntos públicos más importantes establecen Tribunales respetados, distinguen con cuidado las diferentes jurisdicciones y eligen anualmente para administrar la justicia y gobernar el Estado a los más capaces y a los más íntegros de sus conciudadanos.

En esa clase de gobernación sirve de testimonio la sabiduría del pueblo y la virtud de los magistrados, las cuales permiten que unos y otros se honren mutuamente. De modo que sí alguna vez llegan a turbar la concordia pública funestas desavenencias, aún en estos tiempos de ceguedad, de desmesuras y de error quedarían esos magistrados señalados como testimonio de moderación. Moderación y sabiduría que es lo que precisa el país, y no el silencio cómplice unas veces, la tolerancia hacia quienes menos la merecen otras, y la extrema intolerancia hacia los débiles sociales la mayoría de las veces. Todo lo que hacen detestables a la monarquía y a la forma piramidal de funcionar las instituciones y la sociedad donde es imposible que los más competentes, los más capaces y los más virtuosos no se vean precisados a retirarse de la escena pública. Eso, cuando no son además anulados o perseguidos. España tiene una población quizá inigualable. Pero su tendencia a la sumisión, castigada por siglos de debilitamiento mental procedente de una especie de religión depravada por su jerarquía, le está costando mucho despertar...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 440 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor