El socialismo moderno

El partido del gobierno, de una ideología difusa que rompió hace varias décadas con el socialismo propiamente dicho pese a mantenerlo en sus siglas, es ya un indecente obstáculo que va enterrando poco las esperanzas en una España republicana y verdaderamente europea. La etiqueta "socialdemocracia", que reemplazó al término socialismo, no deja de ser un repulsivo eufemismo tanto en Europa como en España que embosca su tolerancia a los poderes fácticos haciéndose su cómplice, y su obsecuencia hacia una España rompedora con las formas y los signos franquistas (la exhumación, por ejemplo), pero no con el fondo franquista (monarquía, Diputaciones, puertas giratorias, aforamientos, organización territorial... por ejemplo). Una socialdemocracia en todo caso cobarde frente a los grupos de presión, a las empresas del Ibex35, a la banca y a los grandes grupos de comunicación. Que es posible que los componentes del gobierno actual no sean culpables directos de traición a los principios fundacionales del socialismo español; que es posible que sean rehenes de los acomodados o enriquecidos pero en todo caso envilecidos socialistas de la "vieja guardia" que rondan los 70 (más o menos presentes en sus deliberaciones o en la sombra), no impide que parte de la militancia y de los votantes les vean indignos por debilidad o por dejarse sodomizar...

El caso es que en España, esté al frente del gobierno uno u otro de los dos partidos del bipartidismo, en lugar de acortar la distancia en las desigualdades sociales, las ahonda; en lugar de evitar o aminorar las injusticias de una legislación mostrenca relacionada con la fiscalidad, con la propiedad, con el crédito, con los desahucios, las mantienen o las recrudecen; en lugar de modificar las prioridades presupuestarias, las maquillan... Una España que, esté uno u otro partido en el gobierno, incumple sistemáticamente las directivas de la UE, se aferra al concepto rígido y pétreo de "unidad" del españolismo franquista y detiene o ralentiza cada día más sospechosamente el proceso de desarrollo democrático que se esperaba cuando entró en la democracia y se integró en la Unión Europea...

Que no nos vengan los defensores de esa componenda "socialdemocracia" que se han hecho "cosas". Faltaría más. Pero lo cierto es que millones de españoles que les han votado y les votan como mal menor, no sienten la satisfacción de ver, ni de lejos, cumplidas ni la mitad de la mitad de sus expectativas. Es más, no han dejado de ver en esa formación política una especie de artificio consentido, una suerte de "coartada" que desde el principio convino a las formaciones dueñas reales del solar "nacional", para que España no se aparte significativamente del ideario del dictador.

Si Alianza Popular y luego el PP han representado ese ideario favorecido por el neoliberalismo enmascarándolo de diversas formas, ahora, animado por la deriva ultraderechista europea, hay ya un partido que se ha decidido a desplazar a los franquistas "débiles" para, en un par de legislaturas, suplantarles sin disimulo...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 475 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a279506.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO