Ideas

La democracia participativa

Lo más importante para diferenciar la participación es la necesaria insistencia a un tipo de participación distinta, no el de la democracia representativa cuyos gobiernos, partidos políticos y gremios supuestamente representaron un pueblo que solamente participaba en elecciones esporádicas para designar a estos representantes, los cuales a través de las maquinarias políticas eran en realidad impuestos. Tampoco nos referimos a la participación cuantitativa, a la de un número importante de personas que en  un instante ejerciendo un voto o levantando la mano en apoyo a una decisión,  legitiman y legalizan procesos trascendentales. Nos referimos acá a la participación cualitativa, a la participación conciente, la participación comprometida, la que es producto del debate y la reflexión permanente, de los argumentos y no de las simples emociones momentáneas, en la mayoría de los casos producto de la manipulación que ejercen ciertos lideres pero fundamentalmente a través del uso de los novedosos e impactantes medios de información- o deformación y  mal llamados medios de comunicación- donde sólo unos comunican y las mayorías son receptores pasivos.

La participación es entre los que forman parte de algo, llámese institución o proceso, existen quienes forman parte porque están directamente involucrados y porque tienen todos los derechos , otros participan medianamente por tener sólo en parte algunos derechos y otros simplemente no participan por no tener ningún derecho. La participación es siempre vinculante a un estado de poder, entendiendo al poder como  cualquier relación humano donde se toman decisiones, unos intentan convencer a otros de tomar un tipo de decisión. Esta  poder será autoritario cuando unos no consultan, ignoran o marginan al resto o  será democrática si las decisiones son  el producto de la participación activa  y decisión de las mayorías involucradas. Pero siempre se parte de la realidad humana que se trata de un proceso de reconocimientos entre unos y otros, que no todos son idénticos, ni tienen idénticas condiciones. Una verdadera participación democrática debe garantizar la justicia, que las condiciones de participación y decisión sean lo mas equilibradas posibles, sin pretender la homogenización, que al final encubre la violación del derecho de las  minorías, de la diversidad cultura y de pensamiento.

La justicia es un valor fundamental de la democracias socialista, que se enfrenta a la justicia capitalista porque esta en el fondo lo que hace es legitimar y legalizar los estados de injusticia que existen en todas las sociedades burguesas, haciendo ver como normal  la propiedad exclusiva de un sector minoritario sobre las mayorías,   normaliza la desigualdad de los derechos  humanos: En una democracia socialista la justicia pasa previamente por la distribución de los bienes económicos  y de los derechos políticos y culturales. 

  La verdadera participación democrática es una participación entre iguales. Participación es formar parte en igualdad  de condiciones. No hay participación democrática, por mas que se disfraces de festines electorales, si existe desigualdad económica, si existe desigualad cultural y educativa que no permita a una parte de la población  expresarse en las mismas condiciones que el resto. Por eso es sólo en el socialismo donde puede garantizarse la verdadera democracia participativa, el resto es manipulación electoral, es legitimar a la dictadura política y económica del capitalismo que cada 4 o 5 años en cuestión de segundos se pone el ropaje democrático y elige a sus gobiernos. Esto no niega el valor del proceso electoral, pero este debe ser visto como un medio, un instrumento para la toma de decisiones, pero él en si mismo no es el fin de ninguna democracia ni mucho menos del socialismo. Estamos  convencidos de que sin elecciones no hay democracia, pero su existencia no es garantía de un proceso democrático, es un requisito necesario más no suficiente.

prodriguezrojas@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2062 veces.



Pedro Rodríguez Rojas

Sociólogo e historiador (UCV). Magister en Historia Económica (UCV). Maestría en Tecnología Educativa (UNESR). Doctorado en Ciencias Económicas y Sociales. (UCV). Doctorado en Historia (UCV). Ha sido docente de Pre y Postrado en la UCLA, UNA, UPEL. Actualmente de la UNESR en la categoría de Titular. Ha sido investigador del Centro de Historia para la América Latina y el Caribe, OEA, CELARG, Congreso de la República, Centro OPEP, entre otros. Ha sido Asistente de Investigación de los Doctores Ramón J. Velásquez, Federico Brito Figueroa, Héctor Malavé Mata y D.F. Maza Zavala, entre otros. Ex-Director de Postrado de la Universidad Simón Rodríguez-.Barquisimeto. Ex Coordinador del postgrado en Gerencia Cultural. Coordinador del doctorado de educación UNESR. Coordinador de la Línea de Investigación Filosofía y Sociopolítica de la Educación del Doctorado en Ciencias de la Educación. Presidente de la Asociación Civil Museo Histórico Lisandro Alvarado 2002-2010. El Tocuyo. Miembro fundador de la comisión de recursos hídricos de El Estado Lara .Asesor de la Misión Sucre y Aldea Universitaria de Morán. Vocero asesor de consejo comunal Los tres brazos y San Pedro. Entre los reconocimientos recibidos podemos mencionar: Premio Regional (Lara) sobre la obra de Andrés Eloy Blanco (1996). Premio Estimulo al Investigador UNESR, mayor productividad Científica del Núcleo Barquisimeto desde 1997 hasta la actualidad. Investigador ONCIT PEI Nivel. C. Premio CONABA. Premio Ensayo Histórico: Federico Brito Figueroa, Aragua 2001. Premio Ensayo Antonio Arráez: 450 años de la fundación de Barquisimeto, .2002. Premio Ensayo Educativo, Universidad de Oriente, 2004, Premio Primer Concurso Historia de Barrio Adentro del Ministerio de la Cultura, 2009. Premio sobre Legado de Chávez, Maturín, (2013). Premio Literario Rafael María Baralt, Maracaibo (2014). Más de sesenta publicaciones entre libros y artículos en revistas arbitradas a nivel nacional e internacional sobre ciencias sociales y filosofía. Es articulista en varios periódicos a nivel nacional. Coordinador de la Revista de filosofía de la educación TERÊ. Entre sus libros podemos mencionar: Juan Pablo Pérez Alfonzo, La economía venezolana, La Universidad frente a la globalización y la posmodernidad, Pensar América latina, América latina en la globalización, Educación para el Siglo XXI y La Ética Socialista. Junto a Janette García Yépez ha escrito varios libros sobre la historia de El Tocuyo, a saber: Personalidades tocuyanas, La cultura tocuyana, La cañicultura en El Tocuyo, El café y los resguardos indígenas en Morán, Crónicas tocuyanas, El Rio Tocuyo, la educación secundaria en El Tocuyo, La vida cotidiana en El Tocuyo, Memoria fotográfica de El Tocuyo, La Personalidad Intima de Lisandro Alvarado y Cultura y Tradiciones Tocuyanas.

 pedrorodriguezrojas@gmail.com

Visite el perfil de Pedro Rodríguez Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Rodríguez Rojas

Pedro Rodríguez Rojas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular