A reformar la Reforma

''Claro que se pueden agregar otros artículos, porque sino estaríamos aferrados a un dogma y sino para qué el debate, sino el Presidente redacta la propuesta en Consejo de Ministros y de inmediato llama a referendo''.

Lo trascendente de esta afirmación presidencial no es que “acaba el debate estéril” entre los parlamentarios, Cilia Flores y Roberto Hernández; sino que convoca, como debe ser la naturaleza de cualquier parlamento, al debate de unos diputados que están produciendo hastió no solo al pueblo Chavista que los eligió, sino al mismísimo Presidente. Es cierto que la técnica parlamentaria obliga al debate en su tercera discusión, y pudiéramos incorporar nuevos artículos a la parrilla de la reforma, opinión que también comparto con el camarada Chávez; pero, ¿esa reformadera de artículos hacia donde nos conduce?

En el Art. 16 reformado se incorpora la figura jurídica del “Estado Socialista Venezolano”, categoría que comparto y por la cual tengo más de cuarenta años luchando en este país; pero al instituir con rango constitucional el “Estado Socialista”, nos obligaría a revisar hasta el preámbulo de la Constitución, en su último aparte, cuando señala que “…con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado…”

También afectaría los principios generales de la carta magna en su artículo 2, cuando preceptúa que “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico…” como se puede observar tanto en el preámbulo como en los principios generales estaríamos obligados a incorporar esta nueva institución del “Estado Socialista”, y esto sin tomar en cuenta todo el articulado que estaría sujeto a revisión, por la incorporación de la novedosa institución socialista.

Así las cosas, vamos al debate, a revisar todo el proyecto y más allá, como lo ha planteado el presidente; pero eso si, aferrados a un solo dogma, al de la misma Constitución que nos indica cual de los dos caminos en definitiva debemos escoger en medio de tanta reformadera de artículos, o el de la reforma o el mas expedito, que nos lleva al poderoso poder popular constituyente.

douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2002 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor


Notas relacionadas