El nuevo Partido: Lo quiero excluyente, estimulante y castigador

Me ha llamado la atención la poca participación, tanto en aporrea, como en otros “lugares”, que se ha dado en torno a la discusión sobre el nuevo Partido de la Revolución que ha propuesto el Presidente. No sé si fue que la “cuerda’e vivos”, los timoratos, los “agazapaos”, y demás componentes de la fauna que pulula dentro de ese ecosistema variopinto llamado “política”, echaron un frenazo y decidieron esperar a que las aguas bajasen de nivel, luego de la advertencia que el Presidente de la República y -a la vez- presidente del MVR, hiciera a aquellos que salieron con declaraciones destempladas y hasta con interpretaciones erróneas de lo que se ha planteado, para tratar de justificar su no adherencia a la formación del nuevo partido revolucionario. Afortunadamente todo le ha venido saliendo bien al jefe de jefes, y jefe del Estado venezolano.

Cuando el sábado antepasado Ultimas Noticias tituló “Podemos se rebela”, estuve a punto de enviar un “mail” a la autocrítica sección de gazapos del diario, diciéndoles que el verbo utilizado en ese titular han debido escribirlo con “v” de vaca, para que resultase más acertado...

Cuando digo que de todas formas las cosas se vislumbran como buenas, para lo que en su cabeza tiene el jefe, es porque “de una”, los politiqueros de “oficio” se colocaron a la defensiva, sin detenerse a pensar por un momento, sin revisar en lo más recóndito de sus “grandiosidades”... el mimetismo acorazado, brillante y más real de los últimos tiempos en lo que se refiere a credibilidad y captación de votos de este país, encarnado en lo que se ha dado en llamar “el portaviones Chávez”, mejor conocido como Hugo Chávez Frías. Y Chávez les demostrará, a partir de este momento, que ellos sin él son poco y hasta nada.

No quieren ver ni entender, ni llegar a creer (aunque lo saben), que el sólo hecho de que aparezca la “carita” de Chávez en sus rectángulos del tarjetón electoral, hace que la gente pulse esas opciones. Más notorio aún el fenómeno en el caso de “Podemos”, que no pudo tener mejor lugar en la última “carta de colores”, al ubicarse arriba y a la derecha. El “site” más visto a la hora de seleccionar por quien votar...

Sin embargo, la gran mayoría de quienes quisimos que Chávez repitiera en la Presidencia de la República, pulsamos la tarjeta del movimiento político en el cual el propio Chávez es Presidente. Esa organización (el MVR), produjo casi las tres cuartas partes de los votos que lo reeligieron (74 %). Mientras “Podemos”, por ejemplo, sacó el 11 % de la votación de Chávez, y no podremos saber jamás en cuánto incidió el hecho de la ubicación de su tarjeta y la inclusión del “logo” con la “carita” de Chávez en su rectangulito. Sin embargo, recuerdo que se les llenaba la jeta diciendo que “eran la segunda fuerza política del país”. Como advirtiendo que tenían fuerza “para negociar”, es decir, obtener prebendas, cuotas burocráticas y de poder, a cambio de apoyo. Hoy, lo podrán decir con más propiedad: “Que eran...”, porque apenas su líder Ismael salió con el chorro de babas que sabemos, se soltaron las amarras de ese pequeño saco de gatos...

LAS PRECIPITACIONES

Además, Ismael, como líder emblemático de los rolo’e vivos de este país -en materia política-, sacó cuentas y se adelantó a la declaración del PCV, que, como casi todos sabíamos -o al menos intuíamos-, iba a emanar de su Congreso... Peor hubiese quedado -creyó él- si daba sus flatulentas declaraciones después de que el glorioso Partido Comunista se hubiese manifestado, y de ahí el pecado de su precipitación...

Se equivocó entonces en su “adelanto”. Se equivocó al pretender parangonar a su movimiento con el PCV (aún contando la diferencia de votos). Incluso se equivoca él, en lo personal, al tratar de colocarse en igualdad de condiciones a los voceros del PCV. Y ahora, tarde, no halla que hacer para cruzar el puente de Simon & Garfunkel: El “Puente sobre aguas turbulentas...” que se creó. Corre hasta la mitad del puente... y se regresa. Camina hacia él, sin querer mirar hacia atrás, para no ver los vídeos de lo que dijo, pero todos, adversarios y enemigos, se los rebobinan a cada instante, para hurgarle los ojos... y sacarle en cara su estupidez. El hombre patina pa’tras y pa’lante...

En el fondo, creo que todo ha resultado una jugada magistral, de esas a las que nos tiene acostumbrados Chávez. Se creará un nuevo partido, de la Revolución. Por y para la Revolución. Y surgirá de las entrañas del pueblo. Sin intermediarios “profesionales”. Y si no se da así ahora, en un futuro cercano, más temprano que tarde, se dará. No creo que deba hacerse como lo declarara su hermano Adán Chávez, quien dijo algo así como que el Partido (el PSUV) debería coordinar la creación de los Consejos Comunales, cuando debería ser todo lo contrario. Que esa “forma” de establecer el nuevo poder en Venezuela, verdaderamente popular, encarnada en los Consejos Comunales, se consolide como la célula primigenia que al articularse (primero localmente y luego regionalmente, hasta cubrir todo el país), establezca la nueva “geometría del poder”, que más que dimensiones y ejes cartesianos geográficos, deberá diseñarse en función de la nueva geopolítica interna, y el desarrollo regional y a la vez integral del país.

Por eso estaría de acuerdo en que se crearan “filtros” y que los aspirantes se “ganaran” el derecho a pertenecer al partido. Así las comunidades montarán sus Consejos Comunales, y sabrán, por su constancia, por su calidad de gentes, por valores sociales asumidos (solidaridad, honestidad, lealtad, respeto, etc.), por su vocación de servicio en función de su misma comunidad, por su inclinación al trabajo, por su perseverancia y por su integridad... a cuáles aspirantes van a seleccionar y designar como militantes del nuevo partido, primero como voceros, y luego como representantes legítimos de sus comunidades ante las nuevas instancias políticas que lleguen a crearse.

EXCLUYENTE

Por eso digo también que deberá ser “excluyente”. Que sea al revés de como es ahora. Que los que vayan al partido, lo hagan para trabajar más. Que el nuevo partido se forme con personas de verdadera calidad humana y compromiso político. Y no como es ahora, que los “oficiantes” hacen un pequeño “marketing” político proselitista, pero para “representarnos” trabajando menos... o no trabajando. Me viene a la cabeza un pequeño impasse que surgió con un diputado de los actuales, quien tuvo los c... bríos de responder, cuando se le requirió para que le “echara ojo” a una corruptela que se estaba produciendo en una oficina gubernamental de atención al público, que “él no había sido elegido para eso... que él había sido elegido para legislarrrr...”. Un diputado de esos, nuestro, que no lee, que no sabe ni puede escribir media cuartilla... te sale con esa vaina de que “fue elegido para legislarrrr”... No me jodas...!

Recuerdo que cuando se fundó el MVR, formé parte de su primer directorio en el Táchira (nos juramentó el propio Chávez). Luego formé parte de su Dirección Estratégica y trabajé en lo que se denominó Dirección de Medios del MVR-Táchira. Cuando Chávez pidió que se “abriera” el partido, yo no estuve de acuerdo y lo dije en aquel entonces. Pensaba y todavía lo creo, que la mayoría de los votantes de nuestro país no militan ni pertenecen a organización política alguna. Votan por un candidato, por un programa, por los hechos y por lo hecho, por una expectativa, y hasta por una postura ideológica, etc., pero -en su mayoría- no pertenecen a un partido determinado. Para tenerlo más claro: El MVR no cuenta con 4,8 millones de militantes a pesar de que esa cantidad de votos obtuvo en las últimas elecciones. Y “Podemos” no debe contar ni con la cuarta parte -en militancia- de los 750 mil votos que sacó... En aquel entonces predije que los oportunistas y arribistas y aprovechadores, iban a entrar a la organización “como río en conuco”... y así fue. Aquello se plagó de advenedizos, de oportunistas (de esos bichos que en la cuarta tenían dos y más carnéts, y ahora iban por el otro), de adecos blancos y verdes, etc., y en muchos sentidos, el partido (MVR) se desdibujó... los neo-evolucionarios, además, se apropiaron del comando del partido.

El nuevo partido deberá ser excluyente para que no ingresen ni permanezcan adentro, tracaleros, corruptos, contra-revolucionarios, deshonestos, delincuentes, etc.

De muchas formas anda igual el gobierno. Plagado de aprovechadores, oportunistas y arribistas, sin compromiso político alguno. Personajes que jamás trabajaron para que en este país se produjese una Revolución, un cambio que lo estremeciera y acabara con el estado de cosas que creó la seudo-democracia puntofijista y ahora se aprovechan de la Revolución. Y por eso no les importa participar en cualquier corruptela, que no solamente agreda al país en su conjunto, sino que atente contra la estabilidad del propio gobierno. Conozco el caso concreto de un sujeto que toda su vida fue adeco y vive en San Cristóbal; funcionario de despreciables y corruptos gobiernos adecos; desde el punto de vista académico, de lo peorcito que ha egresado de la Universidad, y con las peores notas; tracalero al punto de hasta haber plagiado un trabajo de un colega (periodista) para presentarlo como Tesis de Grado (y haber sido descubierto!); reptil, de los que jalando bolas son capaces de trepar hasta los nidos de las águilas... y ahora? Chavista redomado. Representa al gobierno en Juntas Directivas de varias empresas estatales, aparece como Coordinador de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Bolivariana (!), aún cuando me dicen que ni media bola le para a ese compromiso, y acaba de ser seleccionado como Representante del Ministerio de Comunicación e Información en el Estado Táchira... Por faavooorrr...! Me lo imagino diciendo: -Pero es que yo no cambio... Los que cambian son los gobiernos...! Conozco otro caso (en el Táchira también), de un profesional del oportunismo, quien jalando aquí y allá consiguió una concesión para una radioemisora con la Conatel de este gobierno, luego presidió una cooperativa cuyo objetivo era montar una televisora. Pues bien, este “revolucionario” tuvo las b... bríos de venderle una miniparcela que había comprado fiada en menos de 3 millones de bolívares y en la que habrían de instalar la antena de la planta televisora, en 30 millones a “su propia” cooperativa... Y sé de otro, concesionario también de una radio, neo-chavista, evangélico y por eso apoyado por el gobierno regional de ese Estado fronterizo, quien fue capturado en flagrancia (in fraganti), tratando de registrar tres títulos universitarios falsos (forjados) en la ciudad de Maracaibo por lo que fue llevado a un tribunal donde se le ventila juicio. Tuvo que pagar 5 millones de fianza para que lo dejaran libre y así poder regresar a hablar pazjuatadas a través del conuco radial que le otorgó “nuestro gobierno”. Y entonces me pregunto...¿ Será que casos como los aquí señalados, se repiten en otros lugares del país ? ¿ Y será que con gentuza como esa vamos a “formar” el nuevo partido de la Revolución ?

ESTIMULANTE

Pasando a otro punto, el nuevo partido deberá ser “estimulante”, sobre todo porque a la nueva organización política, bien popular y participativa, y a sus dirigentes y representantes, se les deberá y agradecerá la consolidación de la Revolución Bolivariana y Socialista, fundamentada en la rectitud, la equidad y la justicia social. Y, por último, deberá ser “castigador”, capaz de expulsar de sus filas a aquellos que no actúen correctamente, éticamente, en función del buen ejemplo, la divulgación y consolidación de la moral revolucionaria. E igualmente deberá llevar a la cárcel a los corruptos que dañan el patrimonio que es de todos. Deberá enjuiciar a aquellos que con sus actitudes y provocaciones socavan el proceso revolucionario, ya que hasta ahora -lastimosamente- no se ha hecho.

Si van a andarse con complacencias, para qué crear un nuevo partido. Para eso quedémonos con el MVR (de mis tormentos), incluso sin esas adiposidades llamadas Podemos y PPT. No incluyo aquí -en igualdad de condiciones- al PCV, porque a pesar de pequeñeces marginales y puntuales de algunos de sus dirigentes en regiones poco supervisadas, mantiene su esencia revolucionaria, su integridad, y su pequeña pero afinada estructura, elementos que lo han provisto a través del tiempo y de adversidades coyunturales, de una reconocida trayectoria política. Si revisamos las últimas cuentas electorales, solamente con los votos del MVR, hubiésemos derrotado a Rosales. Y estoy más que seguro de que si ése hubiese sido el único partido “de la Revolución”, le hubieran llovido más votos a favor de Chávez, porque Chávez en este último episodio no fue portaviones (afortunadamente), sino mega-aspiradora de votos.

El nuevo partido debería contar con instancias que permitan acercarse, y luego entrar de lleno en él. Como unos “anillos” o compuertas que permitan o no, el ingreso. ¿ Quiénes manejarían las llaves de esos “anillos” o tendrían las llaves de esas compuertas ? He ahí la cuestión..! Y tendrá que contar el nuevo partido con mecanismos para expulsar indeseables que por una u otra debilidad o flaqueza, pudieran haber entrado sin merecerlo, o habiéndolo merecido se portaran mal después y así les fuese demostrado. Así lo veo... y así lo deseo... el partido.

manuelrugeles@gmail.com / manuelrugeles@walla.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3439 veces.



Manuel Rugeles A.


Visite el perfil de Manuel Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas