Maduro, si quieres acabar con la sacadera de gasolina pa´ Colombia, párame bolas, haz esto...

Presidente, con todo respeto, y poniendo a un lado a sus asesores, quienes o están participando del desangre, o no les pare el coco para resolver ni uno sólo de los problemas que tenemos y mantenemos con Colombia… le digo:

El segundo problema económico más grave que hoy confrontamos, el de más vieja data, y el que alimenta a paracos, narcos, mafias diversas, y a un gobierno hostil, y que, de paso, prostituye el accionar de nuestra gente de uniforme apostada a lo largo de la línea límite entre Venezuela y Colombia, es el trasegar diario de gasolina y otros combustibles… hacia el vecino país.

Entonces, de todas las propuestas que he hecho para caminar por encima de ese problema y no dejarnos amilanar, y que, desgraciadamente, se han tomado no exactamente como las he propuesto, y otras, además, las han tomado muy tarde, e incluso la última, no sólo se tomó tarde, sino que fue anunciada con bombos y platillos, de una forma más-que-equivocada, ya que si se está en guerra -como lo dice todos los días-, no tiene porqué anunciarle a sus enemigos, lo que va a hacer… porque, de bolas, el enemigo, ya avisado, pues hace lo que hizo el jefe contrario, peón imperial, colombiano-gringo, de nombre Juan Manuel Santos: pintarle una paloma y prohibir que los autos colombianos traspasaran la línea-límite para venir a adquirir gasolina venezolana, como tardíamente se intentó hacer, y que -como digo yo-, con bombos y platillos, se anunció… Y, por eso, ese "Plan"… se jodió.

Entonces, decía, de todas las propuestas expresadas públicamente a través de las redes, en diversos portales, que si no las leían antes en el gobierno (de Chávez), porque siempre la prepotencia y las experticias sin suerte se impusieron, supongo que ahora menos las leerán, porque resulta que si no las hacen allegados cercanos al gobierno o al partido de gobierno, serán consideradas como contrarrevolucionarias… (!)

No es mi caso el ser contrarrevolucionario. Vuelvo así, entonces, a mi primera propuesta, en torno al problema de la sacadera de gasolina, que tiene detrás la cabronería de montones de funcionarios, y la corruptela que cada día involucra a más enemigos del país, a los que pudiéramos catalogar igualmente de apátridas… civiles y militares…

Debe hacerse una inversión -importante-, en algo que ofreció Chávez, pero que como tantas cosas que dijo el comandante, NO se hicieron. Chávez dijo (y no una sola vez), que los vehículos en Venezuela andarían con gas. Dijo que los dispositivos para "gasificar" a aquellos autos que no los tuvieran, se iban a regalar, y que -incluso- hasta el gas, que es más barato que la gasolina, se iba a regalar también… Firmó además un decreto, obligando a las ensambladoras a que los autos "hechos" (ensamblados) en Venezuela, trajesen obligatoriamente, la bombona de gas en el portamaletas, para su debido funcionamiento…

Todo eso dijo e hizo Chávez, pero el andamiaje de la corrupción caminó por encima de las palabras del comandante… y con TODO eso se limpiaron el que le conté…

La telaraña de la corrupción, en este caso concreto, funcionó así… : " Vamos a engañar a Chávez, vamos a iniciar un ‘pequeño’ plan de "gasificación de vehículos", pero ni de vaina incluyamos al estado Táchira, ni al Zulia tampoco… porque ese lomito, llamado ahora "contrabando de extracción", no nos lo vamos a dejar quitar. Esa maravilla que nos deja tantísimo dinero, no puede dejar de funcionar… ". Así mismo, con concha y care’ perro …

Cuando quien escribe, averiguó que cómo era eso del plan de gasificación de vehículos, se enteró de que lo "programaron" para doce (12) estados del país, y entre esos doce (12), uno de los más problemáticos, como lo era y sigue siendo, el Táchira, (Oh! paradoja…!) NO ESTABA INCLUIDO…!!! Recuerdo que coloqué mi queja pública y desde aquel entonces, y también porque me enteré que el propio jefe de la oficina del Ministerio que para la época manejaba el señor Ramírez, el "jefe" destacado en San Cristóbal, tenía bajo su manto protector, alrededor de treinta y dos (32) compañías piratas, sin registro legal, pero todas con cupos para recibir gasolina, y, por supuesto, trasegarla hacia Colombia …, dejé de creer en Ramírez como patriota… Y lo corroboré aún más, cuando todo fue descubierto, este oscuro personaje, y otros más, pertenecientes al tristemente célebre "Clan Parada", fueron en principio protegidos desde altas instancia de ese ministerio, del ahora embajador, antes de caer presos.

Pero bueno, sigamos con la historia, que es corta pero aleccionadora. En aquel entonces, que ya el problema y la corruptela estaban montados, pero no tenía las proporciones que tiene ahora, PROPUSE, y dije (y escribí), que si el problema más grave era LA GASOLINA (todavía no teníamos la espada sobre nuestras cabezas del dólar-today), que a ésta, como bien de consumo, la sacáramos de este escenario geoestratégico de terror e inestabilidad política y económica, a corto plazo. Y que la sustituyéramos por gas… Con la denuncia puesta en aquel entonces, y el reclamo que también interpuse públicamente -y en privado también-, lo que hicieron los perros de la corrupción, fue seguirle maquillando y birlando el panorama a Chávez…. Incluyeron al Táchira en el fulano Plan de Gasificación de vehículos. Y hasta montaron una grandes bombonas blancas (para recibir gas a granel) en tres o cuatro estaciones de servicio del estado Táchira… y ahí están, ahí quedaron, durmiendo el sueño de los justos, porque un buen día, luego de que se instalaran esas grandes bombonas, volví a preguntar por el proyecto de poner a andar los vehículos con gas… y la respuesta fue que se había acabado el dinero para continuar con ese proyecto… SE VOLVIERON A BURLAR DE CHÁVEZ, y, de paso, se envainaron en el país. Ahora lo siguen desangrando, nos siguen robando, le siguen facilitando gasolina a Juan Manuel Santos (trabajo que comenzó y pulió Uribe), y a sus paracos… y fue así que el festín de regalar gasolina, hacia Colombia principalmente, pero también a otros países y hasta a barcos que vienen a piratear a nuestras costas, CONTINUÓ IMPUNEMENTE …

Los propietarios de aquellos vehículos que trajeron bombonas y que nunca utilizaron, se las quitaron, para dar más espacio a sus portamaletas…

La PROPUESTA entonces ES: desarrollar un ambicioso Plan, para gasificar a los vehículos, pero esta vez no a los vehículos de los doce (12) estados iniciales del cobero Plan de Ramírez, sino comenzar por los de la llamada "media-luna", que no son más de cinco (05), haciendo un censo de los vehículos que hacen vida en esos estados: Táchira, Mérida, Zulia, Barinas y Apure. Y hacer los decretos-Ley pertinentes que nos lleven a colocarle gas a todos esos vehículos, importando esos equipos -que ahora resultan costosos (y que cuando Chávez los propuso, "no valían nada…")-, y, sobre todo, son costosos por el maldito y absurdo dólar paralelo (el de Cúcuta más el Today), para que en un tiempo prudencial (porque esta guerra no va a acabarse mañana o pasado mañana), TODOS los vehículos que transitan regularmente en la media-luna, funcionen con gas (o dualmente, con gas y gasolina)… Y a la gasolina le subimos el precio por litro, en esos mismos estados, a un poco más de lo que la venden en Colombia, para acabar con el saqueo, para que así mismo (al mismo precio) tengan que pagarla los usuarios que en cualquier momento la necesiten, "porque eso sí que rinde (el gas), y a veces se nos olvida que el vehículo anda con "algo"…". Me explico: si la gasolina cuesta en Colombia el equivalente a Bs. 20.000,oo el litro (por decir algo), pues se le coloca ese precio a la gasolina, en los estados que vayamos "gasificando"… Si por casualidad se nos acaba el gas, pues apelamos al sistema de gasolina, pero sabiendo que nos costará lo mismo que si la compráramos en Colombia, e incluso más…

SE TRATA DE UNA INVERSION IMPORTANTE, PERO VALE LA PENA…

Tenemos entonces que poner un dinero (un fondo) para continuar proveyendo de bombonas y de gas, a todas o casi todas las estaciones de servicios de los estados de la media-luna que vamos a gasificar primero. Y disponer de unos dólares para adquirir los dispositivos para que los vehículos funcionen con gas (que pueden ser Coreanos, como los que traen muchos vehículos ensamblados en ese país, que los hacen para funcionar exclusivamente a gas), e incluso venderlos subsidiados y/o financiados… y aquel que no quiera adquirirlos y desee quedarse consumiendo y quemando gasolina, pues tendrá que comprarla a precio internacional, que hoy en Colombia equivale a 66 centavos de dólar, pero en Curazao o Aruba, equivale a 1,22 dólares por litro… y en EEUU, alrededor de 1 dólar con 50 el litro. Y ahí vemos…

Comencemos por algo. ¡ Hagamos algo, por dios…! Comencemos por aquí, comencemos por la gasolina. Que además es un bien que no tiene una demanda tan inelástica como la comida… y que a pesar de que en Venezuela (la gasolina) no es un lujo, sino un regalo que se derrocha, al aumentarla drásticamente de precio, los dueños de vehículos dejarán de estar quemándola complacientemente, como se acostumbra en el único país del mundo en que se hace esto de "salir a dar vueltas en auto…". Y definitivamente acabaremos con los mercahifles que la contrabandean o la revenden en la misma ciudad o en los pueblos aledaños, puesto que dejará de ser "negocio" revenderla, o contrabandearla pa’ fuera.

Crearemos así el "muro" invisible que muchos desean, para que desde Colombia y hacia Colombia, no se produzcan "negocios" que dañan la economía del país. En este caso el muro invisible sería exclusivamente para acabar con el paso de la gasolina. Sé que muchos a muchos antipatriotas no les va a gustar la idea, y la van a enfrentar poniendo "peros" de todo tipo… Los más "duros" van a ser los que se están beneficiando directamente de este sucio negocio que desangra a nuestro país.

En países donde no se regala la gasolina, y, en cambio, cuesta bastante, la elasticidad de su demanda es bastante notable. Y las personas sólo utilizan sus vehículos para emergencias o salir apenas los fines de semana, amén de utilizar (por tenerlos) el "buen" transportes público masivo. En Estados Unidos, para llenar un tanque de gasolina de un carro mediano, se necesita disponer de entre 30 y 40 dólares, y por eso muchas personas suelen comprar -apenas- 10 o 20 dólares de gasolina cuando "tanquean". Eso pudimos observarlo cuando sucedió lo del último huracán que asoló a buena parte de la Florida. La mayoría de los dueños de vehículos tuvieron que rellenar de emergencia los tanques semi-vacíos de sus vehículos, cuando fueron llamados a evacuar… y los que llegaron de primero, acabaron con la gasolina disponible en las estaciones de servicio, y otros muchos se quedaron sin la posibilidad de poder huir, en sus autos, del huracán… Allá la demanda de gasolina es bastante elástica, y cuando la suben de precio la gente la demanda menos, la compra menos y también la gasta menos… Acá no lo es tanto, porque contamos con la creencia de que el auto significa "libertad", y vivimos en un país diseñado para vehículos (y no para la gente). Por tanto, tener vehículo es "ser"…

Repito entonces, empecemos por esto… De lo contrario vamos a comenzar a sospechar, al igual que lo sospechamos antes, de que el negocio es tan grande y tan corruptor, que hay altos funcionarios, civiles y militares, de alto y bajo rango, involucrados en él, y que para ellos la patria no vale un carajo...

Yo no me canso ni me cansaré de hacer propuestas para solventar el problema del intercambio económico tan perverso y tan erosivo que tenemos con Colombia, en el que se favorece a ese país, cuya burguesía atorrante y lacaya de los gringos, es la sicaria operadora y creadora del envilecimieno de nuestra moneda, y, de paso, se beneficia de lo que nosotros, como país y como gobierno le solventamos, al facilitarles (nosotros) la desatención que ese estado forajido, como lo es el estado colombiano, mantiene hacia toda su región oriental, y que con nuestros productos, llámense producidos en Venezuela, llámense importados por nosotros, llámense subsidiados, llámense medicamentos, llámense gasolina, gasoil, etcétera, etcétera, sobrevive en buena forma.

Entonces, presidente Maduro, disponga de un pequeño grupo de técnicos del Ministerio del ramo y de PDVSA, patriotas, para que se haga ese censo preliminar, que no tiene que ser "tan" preliminar, puesto que la tortura de aquella vaina que llamamos "chip" (o código de barras) colocado en la mayoría de vehículos en el Táchira y en buena parte de los del Zulia, dentro de aquel sistema discriminador denominado TAG, ya tienen una cifra bastante cercana de los vehículos que circulan y consumen gasolina por estas tierras de dios.

Luego, en paralelo, continúe con la adecuación de estaciones de servicio a lo largo (y ancho) de toda la llamada media-luna, para el suministro de gas a vehículos. Y termínenlas… pónganlas a punto.

Y, también, importe el número de dispositivos (de países amigos, como Corea -o no tan amigos-, que los tengan) que se necesiten para ir cubriendo y cumpliendo con el plan vehicular de gasificación de vehículos, que debe trazarse metas y objetivos en un relativo corto plazo.

Como ganancias en paralelo, que tendremos y con ellas hasta podremos financiar este Plan, contaremos con la enorme cantidad de litros de gasolina que "vienen" para esta zona fronteriza del país, pero se escurre hacia Colombia, que no entonces no tendrían por qué venir y que podremos vender a precios internacionales, en el mercado internacional…

Como bondades -en paralelo también-, que -como dice la publicidad-, "no tienen precio": acabaremos con las colas de 2, 3, 4, 5 y más horas que tardan los residentes en mi ciudad natal (y en otras localidades), para echar gasolina en sus vehículos; la gente estará menos estresada; se reducirá la pérdida de horas de trabajo, malgastadas haciendo colas; terminaremos con el "bachaquerismo" de la gasolina; se acabarán los atracos que vienen produciéndose en esas colas, y, tal vez, LO MÁS IMPORTANTE: muchos de los que hoy se dedican a contrabandear gasolina, y dejaron de producir comida, dejaron de sembrar y criar animales, para el desarrollo alimentario del país, volverán a dedicarse a producir, o tendrán que darle paso a otros para que lo hagan, que es lo que nos importa para dejar atrás el rentismo, el vivelapepismo, la mercachiflería (que ha convertido a más de un venezolano en comerciante parásito, en vez de productor valioso), y hasta comenzaremos a golpear al hijoputa dólar-Cúcuta y al dólar-today, amén de que podremos luego, con mayores facilidades, y experiencia, golpear también al contrabando de bienes tan preciados por nuestro pueblo, como lo son los comestibles y los medicamentos, a los que no "les ganan tanto como a la gasolina…".

No podemos seguir cayéndonos a coba, ni cayéndola a coba al país, ni seguir alcahueteando a funcionarios venales de PDVSA, e incluso de la gobernación del Táchira, (que acaba de perderla estruendosamente el "chavismo"), quienes suelen decir con toda "normalidad" y mucha complicidad, que el Táchira consume casi tanta gasolina como Caracas…

Pog favog…!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3164 veces.



Manuel Rugeles


Visite el perfil de Manuel Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Rugeles

Manuel Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a255472.htmlCd0NV CAC = Y co = US