Las lecturas del 21 de noviembre

"Para poner a prueba la realidad, hemos de verla en la cuerda floja. Cuando las verdades se hacen acróbatas podemos juzgarlas." Oscar Wilde

Decía Platón que el comportamiento humano deriva de tres fuentes principales: el deseo, la emoción y el conocimiento. Todas ellas son de suma utilidad para evaluar los resultados de las gestas, las acciones y por ende los propósitos, las cuales van implícitas en procesos como el escenificado en Venezuela el pasado domingo 21 de noviembre, donde el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvo la mayoría de gobernaciones, diputaciones estadales, alcaldías y concejalías a elegir.

Considero que si algún proceso comicial ha dejado experiencias interesantísimas y lecturas en cada uno de los actos escenificados, sin duda que fue esta mega elección. Independientemente de las victorias para unos y las derrotas para otros, este proceso, con una alta abstención, con las acusaciones de ventajismo y acontecimientos aislados propios de toda contienda dejó a cada uno una lectura, develó realidades donde antes prevalecían las dudas, lo cual conlleva a justificar plenamente todos sus resultados, por lo que todo análisis y toda evaluación fuera de ese contexto puede partir de falsas premisas con iguales resultados a futuro. Dice la escritora española Matilde Asensi, autora de "La Conjura de Cortés", que hay quienes miran los acontecimientos desde su esquina, con el rostro vuelto hacia la pared para no ver lo que no quieren.

El primer factor objeto de análisis es el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el desempeño de los observadores internacionales; para ello me permito tomar como primera referencia los informes de los observadores internacionales. El Vicepresidente del Parlasur y Jefe de la Misión Oscar Laborde, considera la jornada expresión de la voluntad popular; reconoce que se registraron incidentes aislados, aun cuando los mismos no invalidan el proceso en general. Calificando además el sistema electoral como impecable. Por su parte el presidente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), Nicanor Moscoso, revela que las auditorías ofrecieron un marco fundamental de solidez, transparencia y confiabilidad del sistema de votación, pero en especial en la producción, despacho, configuración del hardware y el Software de la máquina de votación, así como en el sistema de totalización y de comunicación. Destacó como mención especial la labor de los 10 auditores independientes, profesionales, académicos del más alto nivel de las universidades de Venezuela en la Auditoría Integral al Sistema Automatizado de Votación, quienes concluyeron que el sistema utilizado en las Elecciones Regionales y Municipales, es confiable, blindado y muy robusto. En el caso de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL) Jorge Drakos y Héctor Alemán, voceros de la organización catalogaron de óptimo el funcionamiento en tiempo y forma del proceso, con la participación de fiscales de los diferentes partidos políticos, así como los protocolos de bioseguridad aplicados.

En cuanto a la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, en voz de Isabel Santos, el proceso electoral recién concluido presentó irregularidades tales como: uso de recursos públicos para la campaña, inhabilitaciones arbitrarias de candidatos y puntos de control partidista en centros de votación, mas sin embargo destacó que se llevó a cabo "en mejores condiciones" en relación con procesos anteriores. Refirió igualmente la falta de independencia judicial, la no adherencia al estado de derecho y que algunas leyes afectaron la igualdad de condiciones, el equilibrio y la transparencia de las elecciones, en el marco de unas elecciones que "…cumple con la mayoría de los estándares internacionales básicos…". Incluso, llegando a catalogar la actual administración electoral como la más equilibrada que ha tenido Venezuela en los últimos 20 años.

Podemos concluir entonces, en que el árbitro electoral dejó en el ambiente sensaciones optimistas, sobre todo confianza en el sistema electoral y en sus mecanismos. Son respuestas muy contundentes para quienes insisten en cuestionar un sistema automatizado por el cual se luchó durante varias décadas y que permitió dar al traste con la tristemente célebre practica de "acta mata voto".

Veamos otras lecturas. La abstención alcanzó el 58%, preocupante, mas no para cuestionar la legitimidad de las autoridades electas, además las elecciones regionales históricamente han sido de menos concurrencia de electores que las nacionales, así que los que saltan de emoción cada vez que las cifras de abstención son altas, no tienen mucho que celebrar en esta ocasión. Aun cuando, insisto, la abstención es una fatalidad para la democracia, sobre todo en tiempos actuales cuando se juega a insuflar en la gente el desaliento electoral como la manera de deslegitimar al sistema, a través de gobiernos ilusos y acciones de violencia, erosionando con ello la democracia y generando expectativas desatinadas a quienes adversan a la Revolución Bolivariana y al gobierno del presidente Maduro. Cada vez nos convencemos más de que la abstención también contribuye a legitimar a los ganadores. En resumen, estamos hablando de elecciones transparentes, teniendo como mejor muestra que la observación electoral no encontró elemento alguno para denunciar fraude electoral (Dios quiera y el conteo en Barinas sea el broche de oro).

Por otro lado, el oficialismo resulta ganador en un escenario que no le favorecía en cuanto a la situación de crisis que vive el país, la agudización de los problemas sociales y económicos, pero muy favorable por su condición de ser gobierno, y ante la fragmentación de la oposición, de la cual si tomáramos cada uno de sus pedazos y los pegamos alcanza un 52 % y cerca de 4 millones y medio de votos, en tanto que los sectores de la Revolución Bolivariana cohesionados en el Gran Polo Patriótico encabezado por el PSUV totalizó unos 4.000.000 de votos para un 46% y consolidando su victoria en 21 de las 24 gobernaciones, la mayoría de las alcaldías, diputaciones estadales y concejalías lo que se constituye en una hazaña. Su estrategia funcionó a partir de la cohesión y de presentarse como un bloque monolítico, con un discurso estructurado y una maquinaria partidista que llega hasta los rincones más apartados de la República. No niego que a la desfavorable problemática nacional que en todos los órdenes afecta al país, se agreguen elementos perniciosos como los coletazos que dejaron en algunas regiones los resultados electorales de la contienda interna del PSUV para la selección de sus candidatos. No obstante el reto para el gobierno es de gran magnitud ante la merma de su votación. Las lecturas también nos reflejan la necesidad de un cambio en diversas áreas de la gestión pública, sobre todo en la económica, la social y de servicios. Si en algún momento el espíritu del Golpe de Timón esbozado por Hugo Chávez en 2012 tiene plena vigencia es ahora.

En cuanto a la Oposición y a riesgo de parecer exagerado, la situación es más compleja. El desenfoque de sus líderes es asombroso. Sus fracasos reiterados parecieran no justificar la formulación de autocriticas, intentar ser más humildes y con disposición al reencuentro. Estar preparado es la mitad de la victoria decía el gran Miguel de Cervantes. A la oposición le falta mucho de esa premisa y eso tiene su explicación, les produce alergia la unidad, ¿Saben por qué? porque la unidad es para objetivos comunes. En concordancia con una reflexión de Jesús Seguías sobre el tema, hay que decir que un sector de la oposición asume el camino electoral por convicción, en tanto que otro lo asume forzados por la realidad. Hasta tanto toda la oposición no fije objetivos comunes, reconozca sus errores y limitaciones, entienda que sus victorias parciales están determinadas mas por el descontento de la población que por la fe y confianza de esta en sus candidatos; hasta que no entienda que es un error descomunal asistir sin alientos a la contienda electoral, pero creyendo en el gobierno "interino" o crean que cuentan con la credibilidad del país, no van a acertar. Las lecturas siguen, y es que en el campo opositor no solo prevalece la tarjeta de la "manito"; que por cierto frustró algunas victorias que hubiesen sido muy emblemáticas para la oposición, como Táchira y Lara. Lo cierto es que hay nuevos actores a parte de la MUD o el G4: La Alianza Democrática, Fuerza Vecinal y el Movimiento LAPIZ.

Tal vez esto sirva para que renueven sus direcciones, para que apunten en la dirección correcta. Retomar el camino electoral ya es una buena noticia. Las excusas de las supuestas trampas electorales, la ilegitimidad de las instituciones para crear escenarios etéreos como la presidencia interina, un TSJ en el exilio o mantener la Asamblea Nacional de 2015, tendrán el apoyo de Washington, pero a lo interno del país no alienta. Y cuando digo que la situación de la oposición es la más compleja lo digo porque hay quienes no dejan de entrever sus agendas ocultas bajo expresiones tales como que, la MUD es la única oposición que existe o que el G4 no se reúne con alacranes; En tanto que el gobierno y el PSUV no dudan en fomentar confusión a los sectores opositores, y sacan el mayor provecho a sus victorias. Bien cabe la premisa de Sun Tzu: "Si tu oponente tiene un temperamento colérico, intenta irritarle. Si es arrogante, trata de fomentar su egoísmo.".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 590 veces.



Victor Barraez


Visite el perfil de Victor Barraez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones 2021 Regionales y Municipales

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones 2021 Regionales y Municipales