Claudio Fermín

El pueblo venezolano ha comenzado a vivir una etapa de envejecimiento demográfico y eso se refleja en todos los ámbitos del que hacer diario de la gente.

Naciones Unidas viene monitoreando éste fenómeno que afecta al mundo, al igual que a Venezuela.

Curiosamente, hay tres hechos incontrovertibles, entre otros, los cuales resaltan como inductores del envejecimiento de la población, si admitimos la tesis científica del Antropoceno, como la fase actual de la evolución de La Tierra.

1. La participación masiva de la mujer en decisiones reservadas históricamente al hombre, lo cual disminuye la fertilidad natural de las hembras

2. Las migraciones y su incremento mundial, como manifestación de la generalización del capitalismo salvaje o super explotación del trabajo asalariado, lo cual induce a una reducción consciente del tamaño de la familia (unidad básica de cualquier sociedad humana), con la práctica sistémica de evitar embarazos y/o el aborto (legal e ilegal)

3. Un tercer elemento (fue el principal durante siglos), el desarrollo humano en salud pública, higiene sanitaria y dominio y control epidemiológico de los patógenos que afectan al Hombre.

Los "viejit@s" por tanto, tenemos nuevas oportunidades de vida, para seguir empleando la veteranía, el conocimiento y las habilidades adquiridas a lo largo de cada vida, en todas la áreas de la actividad humana.

No se trata de una competencia entre "viejos" y "jóvenes", que a menudo se presenta como un rechazo a los viejos, considerándolos inútiles o carga para la sociedad. Hace tres años el primer ministro japonés Shinso Ave, tuvo que dimitir, cuando dramáticamente pidió a los ancianos japoneses que se suicidaran para salvar de la crisis económica a su país, que cuenta con el estrato de población más longevo del mundo.

La política no escapa a este drama.

En las elecciones del 21/N, hemos observado que ante el colapso de la oposición, un nuevo liderazgo de "viejitos" emergió, desde las catacumbas de la cuarta república.

Pudiéramos llamarlo "El retorno de los brujos". Ahora que la ONU ha prolongado la expectativa de vida de los 75, actuales a los 80, vemos en el campo opositor, un Manuel Rosales, José Alberto Galíndez y Morel Rodriguez, tres viejitos operadores de la Cuarta República, de origen adeco, que coronaron con éxito sus opciones de gobernadores el 21/N, en relevo a los fracasados muchachones del denominado G/ 4, dueño de la franquicia electoral o tarjeta MUD (la manita derecha con el pulgar alzado), financiados eso sí, por las agencias norteamericanas, para saquear los petro dólares y el oro de la República.

En el envión del 21/N, no pudo coronar en Barinas, con la tarjeta MUD, Freddy Superlano, audaz muchachón que se gastó $145.000 dólares en Cúcuta, de la "ayuda" humanitaria aportada por Estados Unidos al show fronterizo montado por Sir Richard Branson, con el plus de una parranda pagada por el multimillonario británico, al burdel "Penélope" de Cúcuta.

Branson por estos días, quiere cobrarse su inversión en la MUD, con las 31 toneladas de oro, secuestradas por el Banco de Inglaterra, bajo la diligencia del muchachón Juan Guaido, a quien los ingleses consignaron los dos mil millones de dólares que valen las 31 toneladas de oro pirateadas por Inglaterra a Venezuela.

La francahela de Superlano en Cúcuta, lo proyectó sobre el electorado de Barinas, que aunque no le costó la vida al candidato a la gobernación si falleció su primo/hermano envenenado por sobredosis de narcóticos.

Con el nauseabundo "affaire" Superlano y de su simpar Aurora, inhabilitados por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, culmina uno de los episodios más opacos de las elecciones, que ni siquiera la experta mirada antivenezolana de la misión europea, tomó en cuenta -por no respaldar la dudosa moralidad del personaje opositor- aunque es de resaltar la intervención irregular del Plan República (al al esconder las tres actas ganadoras), el CNE (al admitir la postulación ilegal del ganador) y el TSJ (al dar una especie de golpe de estado constitucional, interviniendo en asuntos privativos del CNE) y algo muy torbo: el presunto engaño al más alto nivel, de un "indulto Presidencial", ofrecido por Venezuela ante la mesa de negociaciones presidida por Noruega (país europeo negociador)

Con la anulación de las elecciones a gobernador del estado Barinas, tenemos sobrevenido un escenario piloto de lo que serán las presidenciales del 2024.

Este diciembre 2021, ha convertido al electorado de

Barinas, en gran actor de simulación de lo que será el escenario 2024 y nada más esperanzador al gobierno y la dividida oposición para rectificar estrategias, de graves errores cometidos por ambos sectores en perjuicio del pueblo venezolano.

La fotografía social es un bocado metodológico que no puede perderse un sociólogo como el "viejito" Claudio Fermín.

Nacido en Barinas en el año 1950, los "ex" le acompañan: veterano lider del partido Acción Democrática, alcalde de Caracas, varias candidaturas presidenciales, pero es de destacar su condición de redactor de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, con lo cual demuestra su probada vocación democrática, aunque también, en base a un extenso currículum académico, es un hombre de izquierda y estudioso del Caribe, aún colonizado por los imperios estadounidense, francés, holandés e inglés.

Seguro aspirante a las presidenciales del año 2024, se somete a prueba en el laboratorio de Barinas, confrontación condicionada por el desastre dejado por la familia Chávez, en donde el único "chavista", por cierto, fue el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1529 veces.



Feijoo Colomine


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones 2021 Regionales y Municipales

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones 2021 Regionales y Municipales