Maduro y su mar de la felicidad

La burbuja de los maduristas que va desde los bodegones hasta realizar mercados en Curazao, transportados en vuelos privados. Se empeñan trasladarla fantasiosamente a los ciudadanos, al creer y hacer creer a todos los venezolanos que vivimos en un mar de la felicidad. En las cercanías de la más grande devaluación de esta era revolucionaria, ya no encuentran que pote de humo destapar con la intención que ese duro golpe económico pase desapercibido.

Sorprende todo el despliegue policial para desmantelar la banda de Koki, no lo apresan, así como para tenerlo en reserva en un nuevo capítulo en los propios días de la eliminación de los seis ceros. La gente se pregunta por qué esperar tanto tiempo para lanzar 800 efectivos policiales a la cota 905, precisamente en estos momentos, porque no lo hicieron antes.

Maduro quiere ambientar una felicidad irreal, que podría llegar hasta los enchufados ¿cómo esconder la pobreza de un salario menor a los tres dólares mensuales? Anuncia la flexibilización total, eliminando el método siete más siete. No le importa que la vacunación no alcanza el 10% por ciento de población, pero no deja de ser astuto, prepara una encuesta en donde los inscritos en la página patria deciden de la conveniencia o no de esa medida. Para nada importa la opinión de los especialistas, siempre con el populismo por delante como sistema para controlar la mente de los humildes. Prepara el escenario, que al momento de subir el numero de contagiados, simplemente dirá que la culpa es de los encuestados.

Autoriza los vuelos nacionales, sin bajar el promedio de contagios, está haciendo todo para sin querer queriendo provocar una nueva ola, cuando se acercan las elecciones regionales. Pretender hacer ver que es un gobernante considerado y buena gente aplicando medidas para salvar la economía y garantizar la distracción de la población, podría ser, pero quién garantiza que el efecto sea todo lo contrario con una masificación de la pandemia con números alarmantes.

Igualmente monta unas elecciones internas, con participación de todos los inscritos en el registro electoral, tratando de demostrar su gran espíritu democrático. Y no es así, está consciente del mal momento que vive su imagen y el Psuv. Hay estados que la participación en esta primera etapa de los comicios internos no llegó al 10%, razón por la cual con esa situación, estudiada con anterioridad, abren las elecciones para toda la ciudadanía. No podían dejar ver centros de votación completamente vacios, es más para asegurarse de crear una sensación de participación redujeron en un gran numero los centros de votación. Indudablemente que se verán algunas colas.

No se puede hablar de un mar de la felicidad con un dólar cercano a los 4 millones de bolívares. Maduro está desesperado, trata de disimularlo pero la gordura lo delata, ese aumento de peso es por el constante comer debido a la ansiedad. Sabe que el gobierno está quebrado, su última esperanza de conseguir dinero se le vino abajo, al no poder manejar los mil millones de dólares en oro que están en el banco de Inglaterra.

Las consecuencias de esta próxima devaluación serán muy fuertes, no encuentra como anestesiar al pueblo para que no se dé cuenta de la fatal medida. Nada de extraño tendría que el mismo día de la eliminación de los seis ceros, dicten la orden de detención contra Guaido, así coloca tremendo trapo rojo y patea definitivamente el dialogo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 794 veces.



Pedro De Lilla

Cronista e investigador social

 pedrodanieldelilla@gmail.com

Visite el perfil de Pedro De Lilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro De Lilla

Pedro De Lilla

Más artículos de este autor