Primarias ¿Harakiri de Maduro?

Diosdado no encuentra que explicación darle al fracaso de la primera etapa de los comicios internos del Psuv, afirma que fue una especie de sondeo para saber el estado de su organización, la cual no puede esconder sus orígenes adecos, en donde las primarias causan estragos. En el fondo los métodos no cambian las marramuncias de las elecciones para cambiar autoridades o postular precandidatos o candidatos., siendo las comisiones electorales las que manejan a su antojo el evento.

Con esto no se está descubriendo la pólvora, ya en los barrios, para elecciones de las juntas de vecinos, primero se estaban haciendo comicios para elegir a los miembros de las comisiones electorales, a sabiendas que desde allí se podía manipular todo el proceso, cuestión de evitar que eso sucediera. Ahora el pasado domingo no hubo ese paso previó, las comisiones electorales eran nombradas directamente por las directivas del partido, sin derecho a pataleo.

El 27 fueron muchos los aspirantes que se quejaban de la postulación de personas sin colocar sus números de cedulas, habiendo vecinos que ignoraban haber sido incluido en la lista de precandidatos. También se criticó como impedían se inscribiesen personas no pertenecientes a la línea del jefe local.

Poco se diferencian de las convenciones de la cuarta, en ocasiones eran tan descarados que los copeyanos Luis Ignacio Planas y Roberto Enriquez, aspirantes a dirigir la organización verde, mandaron actualizar el registro de militantes, para luego sacar del listado a todos los que no los apoyaban.

En el Psuv las divisiones vienen desde la salida de Luis Miquelena, y en ese camino igualmente los desertores del Polo Patriótico como Lina Ron y Pedro Barreto, estos dos no se calaban que todos los aspirantes fuesen nombrados por el Psuv y ellos quedaran para hacer bulto. Esa si se quiere fue la primera ola, que no se notó mucho porque el comandante no había muerto y su liderazgo cubría todas las fallas.

Ya al morir Chávez, se comenzaron a ver en profundidad las diferencias internas, que siempre existieron. Lo sucedido con Los Tupamaros, Patria Para Todos y el mismo partido comunista, dan fe de esa fragmentación del chavismo. Por supuesto que Maduro intenta ocultar inventando unas primarias a lo loco, postulando a quien respire, y el 8 de agosto mandando a votar a todo el mundo, pretendiendo vender una imagen de presidente demócrata y en el entendido que tendrán mayor número de electores a quien "convencer" con bonos y regalías circunstanciales, estrategia que no les funcionará el 21 de noviembre, pues el pueblo está claro que deben comer todo el año y no solamente un solo día.

Las primarias se les ha ido de las mano al presidente Maduro, las declaraciones contra del gobierno de los Estados Unidos, advirtiéndoles que no deben meterse en los asuntos internos de Venezuela, es un indicativo de por donde van las cosas, Maduro y el proceso están golpeados por las declaraciones de Elías Jaua, Arias Cárdenas y Erika Farías. Quienes no tuvieron miedo de manifestar que se les fue impedido el derecho a participar.

Maduro pelea entre dos aguas, que en si lo tienen atrapado, ese aguantar aparentemente tranquilo de Diosdado, aceptando todo el cerco que le ha colocado el presidente a su gente, le preocupa más al gobierno que si hubiese alzado la voz de protesta, y a pesar de eso lo tiene allí cerquita para poder controlarlo y saber lo que está haciendo. El otro gran dolor de cabeza es la aproximación del referendo revocatorio, el numero de gobernaciones que pierda le preocupa por la imagen que proyecte a nivel nacional de su deterioro ´político, porque en si está manejando el estado comunal como el seguro para controlarlo todo. Sin duda alguna que estas primarias se convirtieron en el principio del fin del madurismo en Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1646 veces.



Pedro de Lilla

Cronista e investigador social

 pedrodanieldelilla@gmail.com

Visite el perfil de Pedro De Lilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro De Lilla

Pedro De Lilla

Más artículos de este autor