El Arquitecto y la V Utopía Republicana donde se bate el café y el chocolate

Me escribe un vecino por Whatsapp a principios de año, cuyo nombre identificare con inicial de su nombre E, de profesión arquitecto, acostumbrado a llevar la critica siempre de manera contraria, creyéndose ser un "realista político", refiriéndose a mi persona: "Ubícate, estamos en el 2021. El capitalismo y el socialismo no existen, son invento de politiqueros para controlar y manipular la economía y apoderarse de los recursos del Estado". Vaya argumento, puedo pensar en el supuesto negado de que "el socialismo no existe", puede ser más verosímil su argumento pero negar la evidencia, ¿que el capitalismo no existe?, lo vemos a diario, cuando compramos la carne, la leche, la harina de maíz, cada vez que vamos al mercado vemos el rostro del capitalismo, el intercambio desigual, la explotación del trabajo, la hiperinflación, la especulación del precio, todos los días ejecutando la política del precio siguiendo el patrón del dólar, defenestrando al bolívar, igual da para el resto de la economía.

Por otra parte; nuestro amigo vecinal afirma en su discurso cotidiano, fuera de la academia, en modo de discusión de chateo, que ¿el capitalismo y socialismo son invento de los políticos?. En verdad resulta ignorar la historia, todos sabemos que el capitalismo es una sociedad que se formó paulatinamente a principios del siglo XV, hizo contacto mediante Europa con la América Latina impulsando ésta su desarrollo industria a través del saqueo colonial español de oro y la plata del Potosi, de México tal cual narra Eduardo Galeano en Venas Abiertas de América Latina. A finales del siglo XIX, explora el petróleo y es a comienzo del siglo XX que se instala en Venezuela con la dictadura de Juan Vicente Gómez, comienza el capitalismo petrolero, nace el capitalismo en Venezuela de la mano de la dictadura militar.

Claro que "los políticos" de la monarquía española interesados en financiar su despilfarro de la corte, no solo controlaron y manipularon los recursos de los pueblos que lucharon por su independencia para formar un Estado, sino que quienes también heredaron ese Estado, replicaron la viejas prácticas viciosas de la explotación europea, sirviéndose del poder para controlar, manipular y apoderarse de los recursos del Estado", tal fue la acción de "los políticos" desde el origen, de la muerte de Bolívar, 1830 a lo largo de toda la IV República, todos ellos se enriquecieron del Estado, su clase se aburguesó, abandono la explotación de las tierras, se dedicaron al comercio, a la importaciones y finalmente a la banca e industria.

Pero porque dice nuestro vecino que el socialismo no existe, ya sabemos que el socialismo es lo opuesto a capitalismo, y que el socialismo es un "invento de los políticos" al igual que el capitalismo, "pretende controlar y manipular la economía y apoderarse de los recursos del Estado". Bueno se ve que nuestro caballero es muy realista, al decir que es un invento, nos traslada al plano de la utopía, así lo hace con respecto al capitalismo, una utopía, si se planteó la verdadera democracia y felicidad de la sociedad, lo cual esta última sociedad no lo alcanzó, excepto para una clase reducida, la burguesía comercial, financiera e industrial. Ah pero nuestro vecino es tan realista que agrega: "lo que mueve al mundo es el comercio, los pueblos que no aprenden y no afianzan su economía en la producción y el comercio están condenados a ser serviles".

Al parecer a nuestro amigo E, le es indiferente a quien sirve el Estado, los pueblos solo deben aprender a producir y comerciar, no dirigir el Estado, eso es cuestión de quien lo administre me imagino, pero ¿quién afianzara la producción y el comercio?, por supuesto, que los pueblos, señala que "todo es cuestión de trabajo y obtener beneficios para obtener el sustento diario", el asunto es que mientras más trabajan los obreros, los trabajadores nada obtienen en justicia, no pueden lograr el sustento diario, se evapora el dinero, el salario, la inflación devora el esfuerzo del trabajo de un mes, de quince días, de ocho horas diarias, ningún salario o sueldo administrativo puede lograr el sustento diario producto de la guerra del dólar, de la dolarización de la economía.

Pero mi amigo dice que "lo que mueve al mundo es la producción y el comercio", sin importar si es capitalista o socialista, total para el esto no existe, es invento de políticos, nada de esto es real, solo existe en la cabeza de los políticos porque el pueblo nada sabe de esto, "la gente no sabe de capitalistas y ni socialista" vale decir que solo trabaja, ni se da cuenta que trabaja para capitalistas, puesto que el socialismo no existe, entonces, hay que producir pero de qué modo para producir beneficios, no hay otra manera que la capitalista, crear ganancias, lucro, "donde se bate el café y el chocolate", pero para eso hay que trabajar, y el pueblo trabajador sabe muy bien de eso, de trabajar y trabajar hasta morir sin ver la felicidad, la suprema felicidad, la máxima felicidad social, hay que ver como se sufre, existe dolor, penurias, miserias en todo, seguro muchos políticos están ausente de este sufrimiento diario, del servicio de agua cristalina, transparente, potable, gas, electricidad diaria, aseo cotidiano, acceso al internet, telecomunicaciones, vivienda, línea blanca, vestido, zapatos, transporte, etc.

¿Para quién producir?, ¿para el Estado, para el capital?, sabe nuestro amigo que para producir necesitamos capital, para el comercio necesitamos dinero capital, quiere decir que sin dinero acumulado no hay capital ni comercio, por tanto si existe capitalismo, claro nuestro amigo ignora la economía, es arquitecto, pero todos sabemos que la vivienda es un capital, un activo, un inmueble que hay que producir y la arquitectura ha de dedicarse a los recrear los espacios comunes, al habita, transformarlo mediante políticas públicas, por cuanto que si es privatiza la política no le alcanzaría "el beneficio de su trabajo para alcanzar el sustento diario", el comercio de las viviendas si son objeto de mercantilización del mercado, tal cual ocurre en el mercado inmobiliario, donde el acceso de la vivienda está negado, si no tiene dinero-ahorro para comprarla.

Por suerte existe la utopía, la V República, donde haber construido más de 3.300 millones de viviendas, garantiza el acceso gradual y progresivo de la vivienda, no es suficiente, la deuda social es muy grande, desde la colonia hasta el presente, millones de familias fueron condenadas a arrastrar pobreza social, en medio de esto, solo "producir y comerciar", es la clave que nuestro amigo ofrece como fórmula del éxito de las naciones y de los pueblos, por supuesto estamos hablando de producción y comercio mercantil, hablamos de capitalismo, no de socialismo, para nuestro amigo no existe en realidad el socialismo, ni el chino, ni el vietnamita, ni el cubano, ni el ruso, ningún prototipo, de modo pues que señala que aprendamos la lección, si no queremos ser serviles, pero ¿qué producción y comercio libre nos habla el arquitecto políticamente hablando?.

Todos sabemos que el mundo de la producción y el comercio mundial está gobernado por potencias y ellas aunque no les gustas que les digan capitalistas, puesto que representan a las corporaciones que producen y comercian para el mundo, prefieren decir que son gobiernos que representan los intereses de sus países y pueblos, se enmarcaran en ello, de todas manera ellas son potencias productivas y comerciales, mercantiles, no dan nada a cambio, ellos quieren nuestras materias primas y nos las regresa en productos terminados, el intercambio resulta desigual, ellos se llevan la mayor tajada, el mayor beneficios, y nosotros muchos menos que ellos, así terminamos endeudándonos a la larga, viviendo de préstamos para pagarles toda la vida.

Por supuesto nuestro político realista, el arquitecto E., sueña con ser parte de ese mundo de la producción y el comercio mercantil a modo de profesional liberal, pero no lo logra, por mucho esfuerzo que pone, no tiene capital, solo dispone de su fuerza de trabajo, de su intelecto, pero; ¿cómo puede lograr ser libre, soñar con la utopía de una V República, ser feliz sin que viva las incertidumbre y sus consecuencias del bloqueo económico, las sanciones financieras, el acoso y la persecución cruel de una política llamada acabar con la producción y el comercio nacional venezolano?. ¿Cómo producir y comerciar libremente cuando los Estados Unidos puso en reversa la globalización, imponiendo el proteccionismo al mundo?.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 680 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: