De las opciones políticas en la AN. ¿Con quién, al sustituir, equilibrarán a Cabello?

El día de los inocentes quedó atrás. De manera que este ejercicio no es para inocentes o porque quien lo hace lo sea, sino para distraernos sondeando los espacios y procurando revisar todo lo que puede y hasta debe pasar. Es como ponerse a jugar la lotería y hasta monopolio en estas horas tediosas y pesadas.

El gobierno, sin duda, la primera muestra de eso es la Ley Antibloqueo, está por demás interesado en salir de la cuneta donde se halla. Entre quienes lo forman y hasta más allá, si es valedero decir hoy que Elías Juau está "en el más allá", existe la convicción que nada pueden hacer por culpa de las sanciones. No les estoy contradiciendo, me limito a exponer lo que ellos confiesan. Entonces, lo primordial, es lograr que ellas sean levantadas.

De donde parecieran haber un entendido, aunque no lo confiesen abiertamente, que el accionar político, por lo menos en América Latina, pasa por entender exactamente la realidad de este espacio y los límites para la acción. Algo así como, debemos pensar primero, diagnosticar profundamente antes de hablar y actuar. Devolverse, después de haber caminado como mucho y hablado por demás, suele ser muy costoso y cansón. Convencer a quienes le metemos en la cabeza una vaina o serie de vainas, hasta como a la fuerza, sin que los receptores eso lo asimilen bien, de someter todo aquello a revisión porque no era así, cuesta por demás. Porque esos cambios son difíciles de entender, más cuando no se está acostumbrado a discutir, intercambiar opiniones sino actuar como con los tapaojos puestos y caminar "palante, porque palante es pa` allá".

Decíamos que el gobierno está muy interesado, como nunca antes, de salir del atolladero donde ahora se encuentra y ha estado desde hace algún tiempo, de cuando se creía que todo era mandar y lanzar consignas, cuanto más radicales mejor, como aquello de "si no es posible esto o si no nos dejan quietos, profundizaremos la revolución y el socialismo", para terminar, haciendo lo que decían no harían nunca. Un ejemplo sencillo de esto es lo relacionado con el dólar, pese se inventen todo lo gracioso que se les ocurra para eso explicar y justificar.

Por eso, pareciera que vienen cambios. Y vienen, pese la ortodoxia verbal, de un lado u otro, siga diciendo que la vaina seguirá igual. Hoy mismo, un amigo, me decía, "aquí no va haber ningún cambio", pues lo que viene, según él, "es puro capitalismo salvaje, como que el gobierno buscará entenderse con EEUU". Y digo eso de la ortodoxia, porque mi amigo, está anunciando un cambio, bueno o malo, cada quien lo califica como le parece, pero es un cambio, pese él no quiere llamarlo así.

Los cambios a veces comienzan a percibirse como señales de humo. La primera señal es el nuevo discurso y señas que el gobierno ha venido haciendo, de lo que ya hemos hablado.

Ahora el 5E, con la instalación de la AN, vendrán nuevas señales. ¿Cuáles podrían ser esas?

El gobierno, con la simple elección del Presidente de ese cuerpo del Estado, habrá dado muestras de lo que quiere. ¿Quién será el nuevo presidente de ese ente? ¿Quién es la mejor figura para vincularla a ese deseo de cambio que impera en el gobierno?

No pareciera ser Diosdado por muchas razones. El lector sabe unas cuantas. Y sobre todo sabe de la coyuntura. El de El Furrial, quien sin duda estará de acuerdo en lo por hacer, de lo contrario el cambio no sería posible, aceptará, no le queda otra opción, pero a cambio de quedarse bajo el control, como lo tiene, del PSUV y buena parte del gobierno. Es decir, los suyos seguirán en sus importantes cargos.

Pudiera, a cambio de dejar la continuidad en la presidencia de la AN, antes lo fue por varios períodos y en la ANC, dejar de sustituto, esta palabra la puse muy deliberadamente, a uno de los suyos, como también que eso no sea así, pero aumentar su poder en el Ejecutivo.

Se dice, es posible, parece coherente, que Jorge Rodríguez Gómez, asuma la presidencia de la AN. Aunque alguien audaz pudiera pensar, lo que es pertinente, que ese cargo lo ocupe uno de la oposición, muy estudiadamente escogido, justamente para allanar los caminos al cambio y el entendimiento. Porque, para decirlo de una vez, sin caernos a coba e imaginar cosas absurdas, la alfombra debe ir desde Miraflores a la Casa Blanca.

Pero esta opción no cabe en la cabeza de mucha gente, pese esa AN esté controlada por el PSUV y allí nada se va a decidir, si quienes este partido "controlan y hasta asfixian", den su visto bueno, porque hasta allá no llegan, aunque se estén ahogando. Sobrarán discursos "patrióticos", "revolucionarios" y hasta densamente ortodoxos para negarlo y justificar que el acordarse, para no hablar de entrega, porque entiendo que están como obligados a hacerlo, pasa también porque ese gesto, acto o decisión la encabece uno o dos de ellos.

Por eso, Rodríguez Gómez, a quienes muchos tienen como "la eminencia gris", y porque "detrás del trono suele haber alguien más grande que el rey", sería el próximo presidente del Poder Legislativo. Y, en buena medida, sería el manejador de los acuerdos en ese cuerpo y, en última instancia, estaría dirigido y enfocado hacia donde están pidiendo cambios para que "la causa de todos los males", según el discurso oficial, se disuelva.

Pero como el asunto es "dando y dando", inmediatamente o un tiempo después, como para que la cosa no parezca muy burda y menos confirmar lo que se dice, la señora Delcy Rodríguez tendría que dejar el cargo de Vicepresidente, porque es bueno cilantro, pero no tanto y, además, a Diosdado hay que darle lo suyo. Lo que no quiere decir, necesariamente que éste pase a la vicepresidencia, lo que tampoco es descartable, pero sí uno de los suyos. De paso, no creo sea Aristóbulo, por estar como demasiado quemado.

Pensar que la señora Cilia Flores, a quien volvieron a la cámara legislativa, sea la presidenta de ese organismo, parece inadecuado, pues aparte dar una imagen peor de egolatría y personalismo, es obvio que ella carece de esas cualidades habilidosas que sobran en Rodríguez Gómez. Y Maduro, si de algo está necesitado, es que le ayuden a desenredar entuertos y aquél, aunque a alguien se le ocurra pensar no es el mejor para eso, si es el que éste tiene.

En el PSUV, pese las diferencias que allí hay, están absolutamente convencidos, hasta por la supervivencia política personal, que hay que valorar la unidad y eso pasa por llegar a acuerdos, sobre todo en asuntos de poca monta.

Por esto, Diosdado, va escoger el vicepresidente y obviamente, como dijo el "Gato Pardo", cambiará para que nada cambie.

Los cambios vienen. Quizás sea valedero decir que lo que viene es peor que lo antes o mejor, depende de la valoración que cada quien haga. Lo que sí es evidente, que quedarse atado en una cuneta hasta perecer, porque no hay salidas o quienes comandan carecen de competencia para hallar las adecuadas, es como un suicidarse o entregarse a morir de inanición; la subsistencia, el derecho a vivir e intentar salir del atolladero son pertinentes y necesarios.

Veamos por dónde vendrán los tiros, que uno cree ya saberlo y de cuáles tiradores dependerán los contendientes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2223 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: