Al Psuv se lo come la polilla como a la vieja AD. ¡Viva la cooptación! ¡Abajo la democracia!

Era otro el artículo que pensaba colocar hoy, pues ya está escrito. De él será otro día. No obstante lo que aquí se dice, en buena medida está en aquél. Opté por escribir éste, como de emergencia, movido por uno que en este momento está en Aporrea en la sección de "los más leídos", cuyo título no mencionaré, como tampoco el nombre de su autor, porque no tengo interés alguno que esto derive hacia donde a nadie interesa. Pues lo fundamental, en mi humilde opinión, es lo que aquí me propongo abordar.

El autor del artículo al que aludo, da por un hecho que en el Psuv ya están elaboradas las listas de candidatos a diputados a la AN de cada una de las entidades federales. Y para él, que pudiera ser para el partido casi todo, eso está bien. No hay forma ni razones de objetar el procedimiento que es hasta más autoritario y exclusivo que la cooptación misma. El proceder es el mismo de AD, Copei, VP o PJ, con lo que se estaría comportando el partido de Chávez como uno de derecha, donde la opinión de la militancia no tiene valor ni significado alguno. ¡Al carajo eso de participativo y protagónico!

En eso no hay problema, nada que objetar. Él no lo dijo en el artículo, pero seguramente lo piensa, pues eso ya es un hábito instalado dentro de la corteza cerebral, ya no es idea sino materia cerebral; es como diría alguien "un constructo". Y esto es lo triste y digno de destacar. Que un militante que escribe en los medios no tenga conciencia de sus derechos y sobre todo los de la militancia toda. ¡Qué esperar!

Pues ante toda emergencia y siempre desde el MVR para acá, ellos están en emergencia, tanto que pese su espíritu participativo, protagónico y revolucionario y lo dispuesto en los estatutos, cada escogencia se hace por la cooptación o mejor a dedo, entre los "dueños del partido". Ahora la emergencia es el Covid, que permite llamar a elecciones nacionales a una población del orden de los 20 millones de electores, pero no a la cantidad mucho menor del partido. Temen que sus compatriotas se contaminen. Y aquí está la nobleza del proceder.

En ellos, quienes integran la dirigencia del Psuv, la "emergencia", que puede ser cualquier cosa, como han sido tantas en los últimos 15 ó 16 años, está por encima de lo principista y los derechos democráticos de la militancia y por eso, lo emergente, como la cooptación, se convierte en lo cuotidiano. Lo arbitrario sustituye a lo democrático. Y lo que es peor, la militancia, víctima de la suspensión de sus derechos, termina aceptando aquello como normal y procedente, exactamente como quiere la dirigencia.

Dejamos expresa constancia, porque es sustancial, pues no podemos separar una cosa de otra, que esa dirigencia es la misma que conduce al Estado y al que habría que reclamarle y exigirle. Es decir, es como darle soga y venda a quien debo vigilar para que me ate y cubra los ojos.

Decía pues que para ese articulista, cuyo nombre no importa, pues lo sustancial es como él refleja una concepción que se ha apoderado de las bases del Psuv, pues al leerle uno entiende que no está expresando la opinión de quienes tienen el control arriba, todo está bien. No hay por qué censurar se haya escogido los candidatos de la manera que lo hicieron; no importan violaciones y la negación de los derechos de nadie.

Lo que interesa según él, es que a quienes escogieron, se les haya podido filtrar más de uno que no debiera estar en esas listas y pudieran faltar otros con mejores cualidades, entre los cuales pudiera estar él mismo. Hasta teme, no que alguien se les haya filtrado a quienes "tienen el derecho de escoger", sino que estos pudieran haber "filtrado" a alguien; algo así como meter un contrabando en contubernio entre "dirigentes".

Eso es lo que le preocupa; no le importa se viole una vez más el derecho de la militancia a ser consultada y hasta el de decidir quiénes deben ejercer su representación, aún corriendo el riesgo de equivocarse, lo que es también su derecho, que siempre sería menor que cuando se opta por la cooptación y el reparto de la cochina entre los distintos grupos que controlan el partido.

Quien parece "inconforme" y protesta, asume esta de una manera que muestra cuánta pobreza conceptual hay anidada dentro de ese partido. Pues ese articulista forma parte de una especie que está inconforme, pero su inconformidad se manifiesta de modo que revela una absoluta falta de claridad con respecto a lo que debe ser el comportamiento de un universo que se define "revolucionario" y hasta de sus propios derechos como ciudadano y militante.

Está conforme no le den oportunidad de votar en la escogencia interna, emitir su opinión, escoger sus candidatos y hasta se le niega la posibilidad de serlo y lo que es peor, tanto es su conformismo y su falta de capacidad crítica, que públicamente, sin formar parte de esa dirigencia, porque eso parece obvio, se manifiesta partidario que eso hagan.

Pero todavía no se queda allí. El articulista se dirige a Maduro, algo así como si se estuviese dirigiendo a una divinidad, ajena a esos procederes y en disposición y aptitud de hacer las cosas tal cómo deben ser, para que revise esas listas, una por una y encuentre allí a quienes no deben estar, aun cuando quienes les pusieron les hayan maquillado para pasasen desapercibidos y, lo que es peor, como aptos para ejercer una verdadera representación.

El aspira que Maduro medie en el asunto, en la escogencia, proceder que no objeta, quizás porque Maduro dispuso que así fuese, a quien supone totalmente ajeno a lo que se hace que a él no le gusta, para que deje y quite a quien crea conveniente, por encima de lo decidido en las cúpulas partidistas. De donde concluye que el decidir de Maduro, sólo en un cerrado y estrecho espacio de Miraflores, no sólo sería más democrático que la escogencia en cúpulas sino en elecciones abiertas donde cada militante ejerza su derecho.

Si este es el concepto de alguien que se atreve a protestar, que escribe en los medios, ve de manera tan infantil, por decir lo menos, lo que es una grave irregularidad y abuso en la forma de escoger la representación, uno concluye y es lo digno a resaltar, que la militancia del Psuv, aunque esto no asombra, está sometida al férreo control derivado de una concepción organizativa y de la "democracia", para que nadie piense, participe y menos reclame sus derechos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1376 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: