La primera gran estafa del Siglo XXI (I)

¿La pandemia mundial del coronavirus, otra mutación del capitalismo?

El haber sobrevivido a dos milenios, dos siglos y a una UCI* (Unidad de Cuidados Intensivos) en un hospital público y además haber sido un estudioso de los procesos históricos y políticos vividos por la humanidad, me da autoridad para a escribir sobre lo que considero es una estafa más a la fé publica y una manipulación de los sectores dominantes, para seguir ejerciendo el poder político y económico sobre el pueblo sin perder privilegios y además obtener jugosas ganancias.

Mi generación fue objeto de una gran estafa ideológica política. Tenía yo 18 años de edad, cuando el 23 de enero de 1958 amanecimos, miles de personas frente a la sede de la Seguridad Nacional en El Paraíso (Caracas), apoyando al Ejército Nacional para que liberara a los presos políticos, que allí mantenían en obscuros calabozos, la tenebrosa policía política (SN) del General Marcos Pérez Jiménez.

Durante 40 años se nos vendió la idea de que habíamos conquistado la Democracia. Yo como joven me incorporé a través de una organización juvenil obrera, (JOC) a luchar por esa democracia que supuestamente habíamos logrado. Durante los subsiguientes años creímos que estábamos en el lado correcto de la historia, que teníamos la verdad y que la generación que estábamos sustituyendo era la culpable de todos los males y que bien estaba que la pusiéramos a un lado para nosotros ejercer el poder y arreglar las cosas.

Me inspiró escribir sobre este tema al oír por radio a un joven político revolucionario decir que "nunca habíamos tenido tantos muertos y sufrido las consecuencias de una catástrofe como la que significaba la Pandemia del Corona Virus". Y daba las cifras de los muertos habidos desde que se inició esta epidemia y que degeneró en Pandemia. Si las comparamos con los 27 millones de víctimas que puso el pueblo ruso, en la llamada II Guerra Mundial, luchando contra el fascismo alemán, es una nimiedad, considerando el número de habitantes para ese momento.

Me regresé a la IV República y recordé los titulares de prensa de la época, en la cual se daba el parte de guerra semanal los dias lunes, con fotografías espeluznantes en la morgue de Bello Monte. Los crímenes, accidentes automovilísticos, ajustes de cuenta y sucesos eran contabilizados por cientos. Todo eso nunca justificó que la presidencia de la República se declarara en emergencia nacional y que a nivel mundial o continental tuviera alguna trascendencia. También leíamos y veíamos sobre la hambruna africana, donde millones de seres humanos morían por desnutrición (y siguen muriendo).

Pienso que como educador debo dar una información general de las diversas estafas que han hecho las clases dominantes a lo largo de la historia humana y validar el método científico desarrollado por el camarada Karl Marx en su tesis sobre El Materialismo Histórico. Si nos fijamos en sus afirmaciones vemos que en cada mutación del virus capitalista surge un nuevo de Modo de Producción, surgen nuevas Relaciones en la acción productiva, pero la esencia de explotación de la fuerza de trabajo se mantiene. Podemos observar que nos vamos a encontrar que en el paso del régimen esclavista al feudal y de éste al Liberalismo, se ha mantenido la misma esencia de explotación del hombre por el hombre.

También podemos afirmar que en cada mutación el Sistema lo que ha hecho es consolidar el poder de las clases dominantes, potenciando a las fuerzas imperiales que las sostienen, haciendo cambios cosméticos que parecen ser revolucionarios e impulsados por el sacrificio de hombres, ideas o pueblos.

En la actualidad el Modo de Producción Capitalista, sustentado principalmente en el Imperio Norteamericano, nos está vendiendo la idea de que El Socialismo se quiere implantar como Sistema económico para sustituirlo y la Pandemia lo está ayudando. Por ende, no hay que vencer al Corona Virus pues eso obraría en favor del Socialismo. La verdad verdadera es que la Pandemia lo que está es consolidando al Capitalismo, donde los empresarios y dueños del capital aumentan sus ganancias y privilegios conculcando todos los logros que las clases trabajadoras habían obtenido después de siglos de lucha por mejorar sus salarios y condiciones de trabajo.

En Venezuela estamos siendo testigos del crecimiento exponencial de los sectores económicos que manejan la alimentación, la salud, el transporte, la comunicación y la banca a cuenta del sacrificio de millones de venezolanos, que supuestamente el Estado protege, para que no perezcan por el Virus mortal traído del Norte capitalista.

Con el cuento de que estamos protegiendo al pueblo, los dueños del Capital están instalando una férrea dictadura a nivel planetario sin usar la fuerza pública para hacerlo. Es el mismo pueblo quien para conservar los escasos puestos de trabajo se auto inmola y además dá las gracias a sus verdugos.

En nuestra próxima entrega escribiremos sobre como actuó El Imperio Romano y como actúa hoy El Imperio Norteamericano y veremos las similitudes de ambos.

*UCI: Unidades de Cuidados Intensivos de los hospitales y clínicas, donde ingresan los enfermos graves candidateados a pasar a las morgues y salas velatorios o crematorias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 672 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas