Diosdado, Santa Bárbara porque truena. Izquierdas y derechas, Polo Patriótico y partido revolucionario

Suelo ver "El Mazo Dando", hasta que Diosdado lee y comenta el último tuit opositor. De la misma manera que veo programas donde los opositores exponen sus ideas, sin importar militancias e intereses.

Cuando uno pone la debida atención a quien expone o declara, lo que incluye no prejuiciarse, logra escuchar lo que no se dice. Y en esto pudiera haber mucho más de lo que sí. Pero también uno se empapa de todo lo que se dice, necesario para formar nuestra propia opinión.

Diosdado, es una referencia inevitable. Incluso hay quienes afirman que ahora es la primera figura, líder y jefe político en el Psuv, pese sólo es su vicepresidente.

Como político tiene un estilo bastante diferente a lo habitual en ese mundo y sobre todo en el inherente a la izquierda. Y hago alusión en particular a éste, porque para mucha gente, el de El Furrial, abandonó aquellas posiciones muy discretas y distantes que lo exhibían como ajeno y adoptó, por lo menos en lo formal, discursivo, las que si le acercan y pudieran hacer aparecer como un miembro por demás importante. Es como si alguien se hubiese puesto charreteras, gorra, saco y pantalón y adoptar el saludo propio de los militares, para mostrar que eso es y a eso pertenece.

Y tenía que ser así, pues mal podía pretender ser dirigente en ese mundo siguiendo la misma conducta de cuando se le sabía de hecho, por la historia, de los íntimos de Chávez. En ausencia de éste, Diosdado quedó sujeto a su conducta personal y si quería dirigir en ese partido, debía aprender el cómo allí comportarse, el hablar y saber soltar a tiempo y en el lugar debido la ráfaga de consignas y palabras habituales. ¿Cómo ser recibido con los brazos abiertos si en ese mundo usted, además de no hablar mal del capitalismo, su lógica, conducta y moverse dentro de él en busca de los cambios por una mejor manera de vivir o cómo construir un partido de verdad distinto, revolucionario, no apostrofa a cada instante con expresiones como muera el , ? ¿Cómo liderar en un universo sin dejar sentado que en Cuba están residenciados todos aquellos oráculos que en la antigua Grecia estaban dispersos en la infinidad de islas del archipiélago y por lo tanto allí hay que ir en busca de toda respuesta?

Y Diosdado, además de sus derechos como dirigente del 4F, verdadero merecedor del calificativo convencional de "hijo de Chávez", es líder y con derecho, como lo demuestra a cada instante, en el frente militar, ha anexado pues ese nuevo arsenal del izquierdismo, con lo que se constituye por derecho y de hecho, en la máxima figura de lo que de manera convencional, por necesidad de comunicación, llamaré el oficialismo.

Es por esto, por lo que ahora más lo escucho y porque, bajo su estilo, con mucho de lo jocoso oriental, vierte muy buena información para quienes por vainas de vieja y mala costumbre intentamos descifrar los acontecimientos. Por ejemplo anoche, medio en broma, dejó pistas para interpretar lo que ahora sucede y pudiera suceder en el futuro de AD y en la conducta de Henry Ramos Allup, lo que entra en los análisis que hemos hecho y las pistas que seguimos.

Anoche dijo Diosdado tres cosas dignas de ser comentadas. La primera consistió en su crítica con fundamento, a los partidos del G-4, según la cual en ellos no se elige a nadie sino se escoge a dedo, conveniencia y larga duración. Llamándole, sin que ese fuese su propósito, al escucha y sobre todo al universo "izquierdista", la atención acerca que en el Psuv sucede exactamente igual

A Elías Juau defenestraron y sacaron del Ministerio de Educación, no exactamente por lo que la gente cree y dice con instancia, como lo relacionado con el contrato de los docentes, sino porque venía reclamando elecciones internas en su partido para dirimir la controversia y el liderazgo. A ese reclamo se le mató con un congreso cooptado y como castrado que, entre otras atrocidades, otorgó a Maduro la presidencia del partido y el derecho a escoger las autoridades. Una solución para repartirse el poder entre los grupos discrepantes. La misma forma como lo hace la derecha.

La segunda consistió en un como implorar a un muerto para que saliese de ultratumba y en un "hágase presente aquí y ahora cuando lo estamos necesitando". Diosdado llamó, quizás recordando a Chávez, al Polo Patriótico. Una cosa que se disolvió como un helado en medio de una sabana tropical a la hora de la canícula. Cuando Redes tomó un rumbo distinto, el PCV hace denodado esfuerzos para no reventar su compromiso antiimperialista, lo único que a ese estado de cosas le ata y paremos de contar porque la historia es la misma. Aunque pudiéramos agregar a los miles de ciudadanos que se acobijan bajo muchas de esas banderas que tremoló Chávez y falta han hecho, hacen y harán a lo largo de esta coyuntura.

¿Pero para qué y por qué se acordó Diosdado? ¿Acaso para escucharles sus reclamos, críticas, propuestas, frente a la grave crisis que padecemos desde hace casi 10 años en el frente económico, las tantas tareas olvidadas, derechos conculcados como lo relativo al salario de los trabajadores, sus secuestrados contratos colectivos, la redefinición de un proceso que perdió brújula, rosa de los vientos y el camino, lo que se oculta y hasta quiere ignorar tras la pandemia de coronavirus?

No. No es por nada de eso. Simplemente por cumplir una formalidad en lo relativo al discurso de Chávez. Dar la idea de lo unitario entre quienes suponemos luchan por lo mismo, mediante un pacto electoral.

"Aportas tus votos, que nosotros sabemos cuántos son los tuyos y los dos sabemos que los nuestros son millones y de acuerdo a lo poco que tienes, te damos lo correspondiente".

Ni más ni menos así habló Diosdado. Y es posible que hayan muchos, hasta entre quienes pudieran volver a integrarse a ese organismo "entubado" que llaman el Polo Patriótico, con el mismo pensamiento.

Mañana, después de las elecciones, volveremos a lo mismo, como que el Polo Patriótico ya estará colocado de modo horizontal de nuevo en su sarcófago a espera que algún día le vuelvan a llamar desde el mundo de los "vivos".

La tercera es tan elocuente como las demás. No sé si se le escapó, ni siquiera chisporroteó, como hubiese dicho El Chavo del Ocho.

Dijo Diosdado, "Hoy, después de tres meses, reunimos a la Dirección Nacional. Bueno, de vez en cuando nos llamábamos, pero hasta hoy no nos habíamos vuelto a reunir".

Si revisamos la historia venezolana de esos tres meses, encontraremos cosas trascendentes como estas; la Operación Gedeón, crisis de la gasolina, la entrada de la pandemia. Por supuesto, no podemos pasar por alto, como esto mismo impactó más sobre la crisis económica y dentro de esta los salarios y todo lo que el lector pueda aportar. Y un gobierno muy parecido a una tripulación o puente de mando de un barco a la deriva.

Y mientras todos esos demonios se desataban, la Dirección Nacional del PSUV no se había reunido. Lo hizo ahora y por lo que uno sabe, sólo para empezar a manejar el asunto electoral. Mientras el gobierno si se reunía, hacia o dejaba de hacer.

Viendo todo eso, uno, sin ánimo de "pescar en río revuelto", la edad ya no me da para eso, sino por puro ejerció intelectual y en función de las expectativas que tengo desde joven acerca de lo que debe ser un partido revolucionario y una coyuntura definida como tal, concluye que no se piensa ni se hace lo que debería ser. ¿Cómo actuarían entonces si estuviesen acosados por un aparato altamente represivo como los de Pérez Jiménez y Betancourt? ¿O en la guerra? ¿A quién le dejarían eso en la mano? ¿Se disolverían?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1269 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: