La evolución neoliberal de Maduro, vista desde la óptica de Víctor Álvarez. ¡Cojan pista!

¡Cojan pista, porque "lo que viene es eneas con burundanga"! Si esto es como es, pues lo que pinta Víctor Álvarez es como para que uno, si es que puede, coja su "cachachá".* Y digo que si "puede" porque entre las desgracias que se nos han venido encima es que al venezolano en todas partes lo están tratando como perro sarnoso, si no veamos cómo cada país, y que "hermano" nuestro, toma medidas para que allá no vayamos. Ya nos parecemos a esos hermanos africanos que deambulan por Europa de un país a otro sin encontrar cobijo y pensar lo que antes fuimos o aquellos leprosos que se apropiaban de las sabanas porque sólo les quedaba la soledad.

No sé a ciencia cierta, después de leer el trabajo de Álvarez, que hallé ayer en Panorama y hasta "guindé", como dicen los periodistas en mi blog, Blog de Eligio Damas, titulado "Para sobrevivir a las sanciones, el gobierno comienza a liberar la economía".*, si se limita a narrar lo que Maduro y sus "técnicos" hacen y hasta planifican, lo que cree se proponen o se trata de lo que él, discretamente les sugiere hagan. Tómese en cuenta que el autor del artículo no sólo fue Ministro bajo el gobierno de Chávez, sino que el año 2013, el oficialismo le otorgó el Premio al Pensamiento Crítico. No se trata pues de un cualquiera, "un huele frito", como dicen los cumaneses lisamente, como para devaluarlo y hasta decirle algo así como "si te conozco no me acuerdo". De un triste, desasistido y anacoreta maestro de escuela, cuya opinión carece de rigor académico. No. Tiene el aval de ese premio y quienes se lo dieron no pueden ahora coger piedras.

Entre las cosas que Álvarez dice, hay algo que uno, que no sabe nada de economía, percibe por la piel y hasta hemos comentado otras veces, como que el gobierno no ha producido un decreto derogando todas sus medidas destinadas a controlar o racionalizar el mercado, pero optó por hacerse el loco y dejar eso así, en virtud que ellas nunca le sirvieron, pero orgulloso al fin no quiere reconocer se peló de pe a pa. Tampoco quiere que nadie, menos sus seguidores, sepa que esas tácticas hacia el socialismo, de nada sirvieron, al fin y al cabo sólo las sacaron de una cartilla o un manual y deben volver a lo que antes denunciaron como malo o a la vida. Al mercado, Maduro lo dejó al garete hace tiempo, no es de ahora, como que Álvarez estaría "descubriendo" el agua tibia" y dadas las debilidades del aparato productivo y las mañas ancestrales de nuestros comerciantes, los consumidores llevamos leña pareja. ¿Es difícil percatarse que Mendoza, y le nombramos sólo por tomar una referencia importante, no que le tengamos en la mira, está de lo más discreto y callado haciendo lo que cree debe hacer con derecho? ¿Acaso no se dice en la calle, es un clamor desbordado, que aquí gobiernan Maduro y el dueño de la Polar? Y este no es comunista, ni siquiera al estilo chino. Hasta hubo, meses atrás, un rumor que se estaban reuniendo a las escondidas y de madrugada en Miraflores. Si no es verdad, por lo menos los hechos de eso hablan. Si no se reunieron pudieron solamente escribirse o lanzarse señales de las tantas formas que hay para eso hacer.

Pero para Álvarez, como que el gobierno tiene planeadas otras de las medidas que antes la gente de Maduro y quienes le ofrecen su apoyo porque sus razones tienen, descartaban por neoliberales. Aunque pudiera ser que ante la situación que vivimos, el premiado por el pensar críticamente, piensa que el presidente y los suyos "no tienen pa´ dónde cogé". Porque el neoliberalismo se aprovecha de quienes se ahogan y nosotros tenemos el agua más allá de las narices. Maduro y los suyos tienen flotadores, pero están de espaldas contra la pared.

El "socialismo" de Maduro fue diseñado para que el rentismo financiase todo, como algo puesto y listo. Muchos de sus programas tienen esa marca y por eso, antes de poner a la gente a producir, sus discursos en abundancia hablaban del repartir. Asunto que hasta como cruelmente coincide con lo electoral y lo más fácil. Es evidente, no es nada difícil comprobarlo, como desde el centro del poder se hablaba con displicencia de las reservas internacionales. Los técnicos en materia económica del gobierno y hasta Rafael Ramírez que no es pero metía la cucharada a fondo, tanto que no puede sacar el trasero en esto, avalaron políticas que no le daban valor al ahorro y esa importante barrera de contención que son las reservas internacionales, creyeron que el petróleo valdría más de cien dólares hasta la eternidad. Bolivia, con Evo al frente, supo valorar eso adecuadamente, enfrentar las dificultades y ahorrar gastando con juicio y equilibrio.

La caída brusca y para largo tiempo de la producción petrolera, fue también resultado de esas loqueras de entonces a las que Maduro no es ajeno y no supo parar a tiempo y en lo que Ramírez, es imprescindible volver a nombrarlo, también tuvo responsabilidad. Álvarez señala que a corto o mediano plazo es imposible aumentar la producción al ritmo que demandan las necesidades de divisas porque el petróleo de la faja demanda un precio de 120 dólares y reactivar los pozos tradicionales de crudo liviano, que fueron erróneamente abandonados y cerrados, también exige una inversión cuantiosa para lo que el Estado no tiene. Hace ya más de un año, el experto petrolero Mendoza Potellá, propuso se optase por esa opción, por lo mismo que ahora dice Álvarez y eso no se hizo. Los chinos, rusos que tienen capital y demandan petróleo no están dispuestos a ponerlo para financiar "el socialismo" en otro país "cuando ellos no se dan ese lujo". Por eso ponen condiciones, en buena medida como las pone el capital gringo, porque capital es capital y lo demás es cuento. Por eso el académico tantas veces mencionado habla de medidas para la "liberación de la economía" que rondan el negocio petrolero y es evidente "se sienten los pasos alrededor del arco" como dicen los narradores del balompié.

La oposición para atacar y debilitar a Maduro, pues su interés es llegar al poder, pero también por arrastrar o arrastrarse en la vieja cultura anticomunista de los tiempos de la Guerra Fría, que sirve para fomentar el odio y justificar muchas cosas innobles, le acusa de estar fomentando un Estado y sociedad comunista en Venezuela. Apela a un descalificado cuadro que la China desmiente, según el cual este estado de miseria y ruinas venezolana, generado por la ineptitud y otras tantas deficiencias de quienes gobiernan, aunado a esto las sanciones del capitalismo occidental, promovidas por Estados Unidos, se corresponde con un Estado y sociedad comunista. Por supuesto, tal discurso lo pronuncian y promueven en primer término gente consciente de lo que hace y con planificados propósitos y luego lo repite una multitud que, en buena medida, ignora lo que dice y repite. Por supuesto, entre aquella hay quienes si saben pero lo hacen por actuar con malas artes y porque lo conciben como una normal forma de hacer política, pues lo importante es vencer. Pero en los tiempos que corren, sus teóricos y estrategas comunicacionales tendrán que reinventarse pues, si es cierto como parece todo o parte de lo que dice Álvarez, "lo que viene es candela" y el discurso anticomunista tendrían que desecharlo por obsoleto y por uno anti neoliberal.

Es cierto que casi, por no decir todas, las empresas que el Estado expropió, por un motivo u otro, están en la quiebra y cerradas. No porque el socialismo fracasó, pues ninguna fue socializada, sino simplemente pasaron a formar parte del capitalismo estatal y los burócratas se encargaron de hacer lo habitual. Recordemos "la Gran Venezuela" de Carlos Andrés Pérez y Gumersindo Rodríguez, solo que en aquel caso nadie habló de comunismo, pero como "la Venezuela Potencia" fue "la misma barca que atravesó el río". Y habiéndose convencido que "la vaina no es así", pero llevando golpes, lo que bien pudo evitarse, buscan ahora devolverlas al capital privado para que las ponga a producir. Y las empresas básicas o estratégicas, como la eléctrica, telefónica, etc., si no las privatizan por ahora, en esto Álvarez es cuidadoso, tendrán que rehacerlas y para ello invertir grandes sumas que vendrían de préstamos y con ello el pago de tarifas de ahogo por parte del usuario. Álvarez ya hasta hace cálculos, como que un modesto consumidor de 500 kph, una casa, dos aires acondicionados, una nevera y otras pocas cosas, pagaría según sus cálculos, 50 dólares mensuales. Saquen sus cuentas.

¡Cómo se parece la narrativa de Álvarez, que según él es el camino que le queda a Maduro y en verdad parece andar en eso, a un paquete neoliberal!

*Palabra de uso cotidiano entre venezolanos. Coge tus corotos y vete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2354 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: