“Congreso Bolivariano de los pueblos”, Maduro está determinado a seguir burocratizado

En Aporrea aparece una nota cuyo título reza "Presidente Maduro instaló el Congreso Bolivariano de los Pueblos y promete lucha contra el burocratismo y la corrupción". En el cuerpo de ella hay un texto que a eso se refiere y según el cual el presidente expresó: "Basta de bandidos, ladrones, disfrazados de rojos ocupando cargos públicos con indolencia, burocratismo y corrupción."

Es elemental que se trata de la reacción del presidente ante el discurso de Julio Escalona y las declaraciones de Isaías Rodríguez. Se trata de dos personas de mucho peso y liderazgo en el seno del chavismo y sobre todo porque son algo así como portadores de la antorcha por la honestidad y los derechos del pueblo. Al presidente y sus allegados no es fácil despachar a esos dos personajes como han hecho con tantos antes, particularmente con Julio Escalona que ha dado demasiadas manifestaciones de desear ayudar al gobierno y sobre todo al presidente.

No es difícil entender por qué el presidente, dirigiéndose al "Congreso Bolivariano de los Pueblos", haya dicho, "Grandes tareas hay que cumplir en la Constituyente. Y las van a cumplir, porque nacieron para traer la paz y hacer cumplir los derechos de todos los venezolanos." Es simplemente su respuesta y hasta gesto de supervivencia por lo que Rodríguez y Escalona dijeron de la Constituyente. El primero la calificó de sometida, que es someter el poder soberano y constituyente, al gobierno y Estado que forman el Poder Constituido. El segundo, más discreto, en coherencia con el rol que viene desempeñando de procurar mantener la unidad y la buena opinión con respecto a Maduro, la llamó "disciplinada". Como demasiado disciplinada diría uno. Es decir, según ellos, la fuerza de cambio se somete al Estado ese que existe de hecho para que nada cambie, como dijese el Conde de Lampedusa.

Pero el presidente llegó más lejos, debe hacerlo pues ya hay como un cansancio por eso de los ofrecimientos en abstracto que nunca se concretan. Entonces, como para dejar la sensación de un cambio, apeló a lo que suele hacer, su discurso como incendiario, irreverente y por demás contundente y ordenó "un plan contra la corrupción", cuyo diseño estaría a cargo de la Vicepresidenta Delcy Rodríguez, como dice la nota periodística. Y el objetivo del plan sería "capturar, perseguir y castigar a los bandidos y corruptos de este país, infiltrados en los cargos públicos". Y después en su ya acostumbrado estilo llamó a una especie de cruzada interna contra quienes fingiendo de revolucionarios, disfrazados de rojos, se han infiltrado en el gobierno para cometer toda clase de inconsecuencias. No es la primera vez que eso se declara y los procederes no cambian. Porque no es asunto sólo de discursos.

No creo que Julio Escalona se conforme con ese gesto, más si eso es habitual y en exceso frecuente, mientras se deja intacto todo el entramado que se presta para el burocratismo y la corrupción.

En el Congreso mismo, sin ir muy lejos, como decimos los venezolanos, se repitió un gesto que corrobora las acusaciones de burocratismo contra el gobierno y, lo que es más, su predisposición acendrada a no cambiar, mientras se habla contra eso. Pues según la nota, cuya enlace pondremos al final, el presidente será el Coordinador General del Congreso, la misma insistencia de poner a cuidar el cumplimiento de las demandas de ese cuerpo a quien debe cumplirlas.

Es la misma práctica que hizo de Maduro, siendo presidente de la República, presidente del partido. En esto, no han puesto interés alguno, como suelen poner en tantas cosas, en la Revolución cubana, donde el presidente de la República ahora es Miguel Díaz Canel y el del Partido, Raúl Castro. Sin entrar en otras consideraciones ni en las disquisiciones ideológicas de cada quien, en la isla antillana se intenta mantener la independencia del partido, hasta donde eso es posible, frente al gobierno; es, para decirlo en el lenguaje sutil de Escalona, como que el partido no sea tan "disciplinado".

Entonces si ese Congreso quisiera ser un instrumento para combatir el burocratismo y la corrupción, debió renunciar a esa práctica y no nombrar al presidente de la República, a quien debería controlar en lo que es permitido, "Coordinador General" suyo. También, el presidente Maduro, debería empezar por renunciar a su condición de presidente del partido para que este adquiera autonomía, independencia y deje de ser, siempre volviendo sobre el cuidadoso lenguaje de Escalona, tan "disciplinado". Del mismo modo cómo esperar de la ANC un comportamiento coherente con el cambio si el presidente del organismo es al mismo tiempo de hecho la máxima autoridad del partido.

Es decir, mientras el presidente hace un discurso tan rudo y contundente contra el burocratismo y la corrupción y le dice a los constituyentes que de ahora en adelante deben hacer, en un tono que suena como a una orden, como eso de "Y las van a cumplir", apropiado para satisfacer lo que este escribidor llamaría la angustia de Escalona, en lugar de pedir al partido, órgano contralor externo, como debería ser, que haga la investigación y presente las denuncias o informes del caso, en un acto como de desprecio por aquél, encomienda la tarea a la señora Rodríguez, alguien quien debería estar sometida a la investigación y estudio, particularmente por lo del burocratismo, por el simple hecho de formar parte del cuerpo bajo sospecha.

Pero además y esto es evidente, contradiciéndose con su declarado deseo de derrotar el burocratismo, asume la presidencia de ese Congreso, mientras mantiene la del partido.

¿En verdad hay deseo de cambio y corregir tantas cosas que deben ser corregidas, como esas que denunciaron Rodríguez y Escalona u otra vez se intenta escurrir el bulto con eso que un amigo llama frases cohetes y discursos grandilocuentes?

¿Será necesario de nuevo las voces menos disciplinadas se levanten para repetir la advertencia? Creo es su deber deben hacerlo. No deben cansarse; es su tarea y deber fundamental por el pueblo de Venezuela y sobre todo cuando se percibe deseo de no querer cambiar o por lo menos de no entender nada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1905 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: