Salvemos la patria

La semilla de la corrupción y las mafias rojas rojitas

Hemos criticado la conducta y el proceder político de los gobiernos que desgobernaron en Venezuela durante los últimos cuarenta años de la Cuarta República, (1958-1998) donde la corrupción y el crimen fueron la causa inhumana y degradante que sembró la semilla de los vicios y desmanes que aún vivimos, haciendo sucumbir al Estado ante la inmoralidad y la política corrupta y corruptora, por lo que hoy, en plena Revolución, dolorosamente nos encontramos en medio de un desastre tremendo, donde la corrupción campea, y se dice que son miles de millones de dólares que le han robado al Estado Venezolano, las mafias demoníacas rojas rojitas que han acompañado de manera hipócrita y descarada, el proceso revolucionario desde hace veinte años.

Según el exministro Héctor Navarro: “Las denuncias apuntan hacia una defraudación por 400 mil millones de dólares, y todo indica que puede ser posible. "Ese dinero debe estar en alguna parte", dice. https://www.aporrea.org/contraloria/n334896.html. Claro que en alguna parte debe estar, menos en las arcas del Estado, que es donde debiera, para solventar en estos momentos de angustia colectiva, donde la miseria y pobreza marcan el signo negativo en que vivimos los venezolanos y venezolanas del pueblo profundo, que somos la inmensa mayoría de los que habitamos las catacumbas de la patria de Bolívar y Chávez.

400 mil millones no es una bicoca cualquiera, que de ser ciertos, y si los regresaran al país y no se los volvieran a robar, se podría recomponer en poco tiempo la ultrajada economía nacional. Y a propósito, de ser cierto, ¿cuantos planes Marshall saldrían de ese recorte?

Chavistas” que confunden

Ahora bien, el exministro Navarro le recomienda al imperio (o no sé, a quién carajo), que ese dinero no sea devuelto a nuestra patria, por el riesgo de que se lo vuelvan a robar, ¿se le olvida al exministro, que ese dinero es de la patria venezolana y no de los gringos? por lo que debe ser repatriado. Es nuestro dinero que se robaron los traidores apátridas, que se disfrazaron de revolucionarios “chavistas” para enriquecerse a expensas de lo que le pertenece al pueblo.

Otra curiosidad latente, que nos llama la atención profundamente, no solo del exministro Navarro, sino de todos esos “chavistas” que estuvieron al lado del Comandante Eterno, que durante su gestión de altísima investidura, no pudieron, o no quisieron, darse cuenta de lo que ocurría en la Administración Pública, estando tan cerca. ¿Su olfato político no les permitió detectar el tufo nauseabundo de la putrefacción que generaban las mafias enquistadas en las cúpulas del gobierno, que exaltaron las redes corruptoras, que se desplegaron desde PDVSA, La anterior Fiscalía, la Oficina Nacional del Tesoro, los cuerpos de seguridad del Estado, el SAIME, el SAREN, Alcaldías, Gobernaciones etc.? ENTONCES NO ESTABAN PENDIENTE DE LA DEFENSA DE LOS INTERESES DE LA PATRIA. ¿Qué hacían estos señores en el gobierno? O, acaso sabían y se hicieron los locos, convirtiéndose en cómplices disimulados? O, ¿también estaban en la jugada de las mafias corruptoras y fungían como sus protectores “inocentes”? Estas dudas surgen porque ninguno de esos “chavistas” denunció nada, siendo parte de la cúpula gobernante durante el Gobierno del Presidente Chávez. La interrogante que sigue pendiente es: ¿Porque esperaron salir del gobierno para hablar de tales irregularidades, y no lo hicieron cuando ejercían funciones administrativas y ministeriales? Pues, si hubiese sido así, su credibilidad no fuese hoy objetada, y la confianza del pueblo la tendrían de su lado, pero ahora sólo quedan dudas por despejar, mientras seguimos confundidos con otras interesantes interrogantes: como: ¿Quiénes apoyaban esas bandas de ladrones? ¿Bajo la sombra de quien actuaban tan impunemente? y muchas otras.

La guerra económica

También es cierto que vivimos una terrible guerra económica que afecta directamente al pueblo de a pie, que se la hemos atribuimos a la oposición venezolana, que a decir verdad así es, la oposición es responsable de la terrible situación en que vivimos, pero ya a estas alturas de la guerra, no podemos seguir dándole crédito a esa oposición apátrida que mucho mal nos ha hecho. Esa oposición está derrotada, se secó, ya no tiene aliento para maniobrar la política en contra del gobierno y del pueblo, no tiene capacidad para derrocar el Gobierno del Presidente Maduro, sus líderes se han convertido en cadáveres políticos que hasta sus propios militantes los aborrecen. Ellos son cadáveres producto de su misma guerra. Ellos fracasaron por la forma de conducir su política oposicionista, no supieron administrar el triunfo generado a través de las elecciones parlamentarias del 2015. Se dejaron arrastrar por el triunfalismo y se dedicaron a las guarimbas, a matar seres humanos a destruir instituciones educativas, propiedades públicas y privadas, a quemar persona vivas. Se derrotaron ellos mismos. Ahora nos toca reflexionar respecto a nuestro accionar como pueblo, y el accionar del gobierno como autoridad, sobre cómo derrotar la guerra, alimentada por el imperio norteamericano y el gobierno santandereano de Colombia y demás gobiernos alineados al imperio, que nos agreden con saña, ya que hemos derrotado a la oposición vagabunda en Venezuela. PERO, ¡CUIDADO! NO NOS CONFIEMOS, LA OPOSICIÓN, COMO VAN LAS COSAS, PUEDE RESUCITAR Y VOLVER A SUS ANDANADAS ANTICONSTITUCIONALES.

Ahora la lucha es del Pueblo y Gobierno unidos

Ahora es el momento de actuar, PERO AHORA… NO DESPUES, es antes que la oposición vuelva a revivir, con el oxígeno que le aporta el imperio y los gobiernos lacayos de América Latina y Europa y la FALTA DE LA APLICACIÓN CONTUNDENTE DE LA AUTORIDAD REVOLUCIONARIA DE PARTE DEL GOBIERNO,

Para derrotar definitivamente la guerra económica que nos arruina social y económicamente, el Gobierno, debe emprender una cruzada revolucionaria y audaz, a nivel nacional, con todo su tren ministerial y las fuerzas del Orden: militares y policiales, en conjunto con el poder popular organizado, ENTIÉNDASE: CONSEJOS COMUNALES, COMUNAS, CLAP Y MILICIA BOLIVARIANA, conformando así el binomio perfecto: PUEBLO-GOBIERNO, en una sólida trinchera de combate en contra de la corrupción, la especulación, el tráfico de influencias, el bachaquerismo. Con esta alianza seremos invencibles. SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO, y no perdamos de vista el artículo 5 de la CRBV:

La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público. Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”.

Es el pueblo organizado desde las comunas y los consejos comunales y los CLAP, donde germina la lucha por la auténtica libertad y la instauración de la democracia participativa y protagónica expresada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como suprema figura en defensa de nuestro pueblo, donde el pueblo ha de ejercer su verdadera autonomía para actuar en contra de la corrupción que se ha manifestado desde la misma vertiente del gobierno, que según el Ministro de Justicia y Paz en su último Informe del 26 de noviembre pasado, ha dicho que se han detenido por hechos de corrupción 2066 funcionarios de diversos organismos: “han puesto a la orden de la justicia” a mil 515 funcionarios estatales. Junto a ellos, 300 del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), 50 del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME) y 201 del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (SAREN). Fuente: efectococuyo.com/sucesos/nestor-reverol-se-ha-reducido-en-284-la-incidencia-delictiva-en-el-pais/

La corrupción debe ser castigada con todo el peso de la Ley. La Asamblea Nacional Constituyente debe implementar una ley férrea contra la corrupción, donde deben ser castigados desde el más encumbrado ladrón de cuello rojo rojito, hasta el más humilde bachaquero pueblerino, que es el sicario económico que las mafias de comerciantes inescrupulosos, utilizan para estrangular la estabilidad social y económica de la gran familia venezolana, que depende imperiosamente de un salario (muchas veces hasta por debajo del salario mínimo) a la que le coartan el derecho a la adquisición de alimentos y medicinas a precios accesibles, donde el salario mínimo y los bonos otorgados por el gobierno son presa de las roscas de esos comerciantes especuladores que se han enriquecido y siguen enriqueciéndose a expensas de las necesidades del pueblo más pobre y necesitado. ¡CHAVEZ VIVE! ¡SALVEMOS LA PATRIA AHORA!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 892 veces.



Reinaldo Chirinos

Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural. Facilitador del INCES.

 reinaldoc06@gmail.com

Visite el perfil de Reinaldo Chirinos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Chirinos

Reinaldo Chirinos

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a272669.htmlCd0NV CAC = Y co = US