Pensadores y Académicos votan duro. A Amaranta Rojas no gusta tanta rudeza

Por lo que leí de Amaranta, Joche es duro, constante y firme. Pero Amaranta también lo es. Tanto que por la incomodidad de su padre no se distanció de su primer novio, sino que éste se dio por rendido. Joche, el de "Juana Mata", no; éste se mantuvo constante pese los celos y lo que "incomodaba" al padre de Amaranta. Y Amaranta fue y creo, por lo que de ella leo desde hace algún tiempo, sigue siendo, tan dura y firme como su honorable padre. Tanto que Joche fue su segundo novio, con quien comparte hijos y nietos. De tal padre tal hija.

Amaranta es margariteña, pero vive en Guanipa, que es como uno de los tantos pedazos de Margarita que arrancaron los tsunamis y se los llevaron tierra adentro.

Una vez, una señora que almorzaba en mi casa y saboreaba un sancocho de pescado hecho por mí, habiéndole preguntado a mi compañera que es la misma desde hace 55 años, lo que habla de nuestra también dureza, si yo era margariteño, le escuché responderle:

-"¡No! El es cumanés".

Comentó la señora, no sé con qué intención, dulce ironía o convencimiento:

-"¡Ah! Pero eso es la misma vaina."

Amaranta y quien esto escribe, no sólo somos eso. Sino también coherentes. Y ser coherente tiene algo de fortaleza, aunque para muchos puede ser de terquedad. Esto último es posible, los tercos poco piensan. Con perdón de Amaranta, pues lo dije sólo por mí. Quizás, por pensar poco, nuestro voto no es duro e incondicional, no está sujeto a discursos, estrategias ocultas, ofertas para mañana de lo que pudiera hacer hoy y menos a rezos, que no entendemos, sino a que el candidato demuestre con los hechos, que es como uno aspira. Así sí le entendemos.

En este caso no hablo por Amaranta, que sabiendo de su buen humor e ironía, pudo haber comentado algo como esto sobre eso de "pensadores y académicos críticos", lo que parece un como buen vestirse, ponerse todas las joyas, aunque sean prestadas, hasta del santuario de la virgen de El Valle, para lucir lo mejor posible y darle mayor densidad a las razones esgrimidas para llamar a votar por Maduro. Como esos académicos que no pudiendo explicarle a uno lo que piensan sobre un asunto, hacen largas citas de otros pensadores y se quedan como diciendo "ahí les dejo eso".

Hablo por mí, no por Amaranta y tampoco por "los pensadores y académicos", porque si no pienso, tanto como para no entender sus opiniones, pues mi equipo de buceo es muy rústico, cómo hacerlo. Lo hago por un viejo amigo y compadre, para más vainas carupanero, que anoche me visitó, quien siendo viejo militante del PCV, se cree obligado a votar por Maduro, tal como aquellos. Pero mi compadre quien si bien no es "pensador" y menos "académico", pues apenas es un profesor de matemáticas de aquellos formados en el viejo Pedagógico de "El Paraíso", todavía atiende a eso que llaman la disciplina partidista. Cosa que no acostumbran hacer "los pensadores y académicos", justo por ser todo eso. Lo que no le impide que, en la intimidad con su compadre, como los dos no pensamos, diga lo que en verdad poco piensa de Maduro y estemos de acuerdo que, salvo algo así como un milagro, por que los dos, justo por no pensar, creemos en estos, los resultados obliguen a Maduro a romper con el círculo íntimo que lo atrapa y comenzar a hacer lo necesario para al mismo tiempo abrir los espacios que le cierran. O lo que es lo mismo que dicen los pensadores, acabar con la ambigüedad.

Los pensadores críticos están de acuerdo en que el gobierno se ahoga en un mar de "políticas ambiguas" y casi como Julio Escalona, en su más reciente artículo, quien llamó a Maduro a deshacerse de los corruptos infiltrados que tanto daño hacen, esperan que ahora arranque por la calle del medio. Como yo no pienso y en eso mi compadre, por lo mismo, coincide conmigo, creemos que no solamente hay que romper con esas dos cosas, sino también con el corralito sectario, excluyente y el seminario y seminaristas que rodean a Maduro. Y hablando de corralito, debe también derrumbar el bancario.

Mi compadre, que como ya está dicho, igual que yo, no es pensador, asumió el asunto como quien hace una promesa. Por primera vez en la vida, desde que le conozco y eso lleva más de cincuenta años, le he visto con una ya relativamente poblada barba y, para más vainas, blanca.

-¿Compadre y esa barba?. Pregunté aquello pensando, aunque en verdad no pienso, que no tenía máquina de afeitar, lo que no es extraño, dado que estas cuestan, "un ojo de la cara" o un cachete completo. Lo de "cachete", pudiera ser lo que así llamábamos antes, un fuerte de plata o lo que en verdad es.

-"Es como una promesa compadre".

-¡Cómo es esa vaina si usted nunca da dado muestras de creer en eso!".

-¡Cierto!" Esta vez mi compadre respondió con lentitud, lo que no es apropiado en nosotros los orientales de la costa y tampoco en gente como uno que no piensa.

-"Sucede compadre, que por eso de la disciplina partidista, sin estar de acuerdo, voy a votar por Maduro. Y además creerle, como una manera de autosatisfacerme, el discurso según el cual, a partir del 21 de mayo hará lo que no ha hecho y yo aspiro que haga. Si el 21 mismo me da muestras, como romper el círculo que lo atrapa y con la misma gente que lo ha rodeado, me afeitaré". "Sólo con esas señales me conformaría".

-¿Compadre?, me atreví a preguntarle, sin pensarlo mucho, porque es que no puedo, ¿y usted cree que hará eso? ¿Por qué no lo ha hecho antes?

-"Compadre", comenzó a responderme y tuve la sospecha que yo estaba pensando, cosa bastante extraña, que él estaba en lo mismo, porque "que vuelan, vuelan", "no creo en los análisis del partido, ni en las promesas de Maduro, pero sí creo, como me ha dicho usted varias veces y sin pensarlo mucho, porque sé hasta dónde llega, que los resultados van a obligarle a madurar y salvarse porque nadie se suicida en primavera. Los resultados le van a obligar a cambiar y si no lo hace, me quedo con mi barba, lo que me evitaría buscar una vaina que no voy a encontrar en parte alguna, una máquina de afeitar y tan buena como para que me quite esta barba".

No sé; pero después de escuchar aquello, pensé que mi compadre había hallado la forma de cumplir con la disciplina de su partido y prepararse para reclamar luego a quienes pudieran haberlo embarcado de nuevo. ¿Pero cómo él y yo pensar todo eso? ¿Si eso es para pensadores y académicos que esperan, por pensamiento puro, Maduro salga de la ambigüedad?

Por eso descubrí que si a mi compadre no se le pegó lo de académico, por lo menos intenta pensar, tal como he hecho yo para entenderle. Pues a "pensadores y académicos" no les entendí nada. A Amaranta sí, que les solicitó la terquedad o persistencia de Joche en el reclamo. Como a Luis Britto, cohesión en su denuncia con la Ley de inversiones extranjeras.

Los "pensadores y académicos" de tanto pensar en lo académico y la academia, lo que es un trabajo que como ocupa demasiado tiempo y quema neuronas, olvidaron la terquedad de la vida, los hechos cotidianos, las omisiones, errores, alcahueterías, discursos y políticas como de fiestas con piñata y todo y hasta el silencio para ocultar que no se sabe qué hacer. Como que el hambre de ahora tiene muchas causas, las que de allá vienen y las acá y de más acá. Que el corrupto existe porque existe el alcahuete. Claro, estas pequeñas cosas no llaman la atención de quienes en la Academia deben pensar demasiado tiempo y hondo.

-¡Coño compadre, aféitese! No vaya a ser que uno que poco piensa y casi es ciego, vaya a olvidarse que ese barbudo es usted. Hasta usted mismo puede confundirse y en un momento, estando en la calle, en lugar de volver a su casa, se quede deambulando. Lo que sería casi lo mismo que usted y yo nos volviésemos pensadores. Son cosas como ambiguas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2079 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a263418.htmlCd0NV CAC = Y co = US