Un detonante peligroso

El vaivén de la crisis

Es necesario y vital para el chavismo medidas inmediatas para resolver los problemas económicos sufrido por el pueblo venezolano.

Lo más importante es definir el cómo, como se van a llevar cabo las tomas de decisiones, lo más importante, es llevar la inflación a 1 digito, inflación que está afectando al pueblo de una manera soterrada, y que está socavando los cimientos del chavismo elaborado en el Plan de la Patria, redactado por nuestro comandante guerrero.

La elaboración de un proceso de toma de decisiones en lo macroeconómico, y estudiar minuciosamente las variables que usualmente estudia la macroeconomía son: La renta nacional, el gasto público, la inversión social, las reservas internacionales, el consumo, la inflación, el tipo de cambio, atacando las causas macroeconómicas que lo afectan, lo microeconómico, (Precios, reducción de inflación, y otros elementos) se arreglan simultáneamente, uno incide en el otro.

Un bolívar revaluado a la par del dólar acaba con todos los vicios que corroen el sistema financiero venezolano. La entrada a los BRICS sería la piedra fundamental de la libertad plena.

El tipo de cambio debe reordenarse, la corrupción de comprar dólar barato, socava la estructura financiera mientras, que el pueblo no puede adquirir bienes y servicios porque lo precian a dólar paralelo. No solo de pan vive el hombre, el venezolano tiene que pagar hasta tres sueldos mínimos para adquirir un repuesto o un caucho. Tiene que pagar 4 sueldos mínimos para hacerse una tomografía o algún examen médico. Tiene que pagar hasta 5 sueldos mínimos para comprar un seguro, en tal sentido, hay que buscar soluciones ante tanta irracionalidad en los tipos de cambio, pues la consecuencia que trae es empobrecer más al pueblo. Hay que decirlo, hay que analizarlo, hay que tomar decisiones al respecto.

La devaluación del bolívar genera más problemas inflacionarios, método usado en la lV República como mediditas del Fondo monetario Internacional, sacrificando al pueblo quien pagaba la consecuencia, Hay que abrocharse el cinturón, rezaba su lema. No podemos seguir usando sus métodos antipopulares y cuartorepublicanos porque lo que genera es más hambre y pobreza en la población.

Lo que debe pensarse es en la revaluación sistemática del bolívar ya que aumentaría el poder adquisitivo de los venezolanos. Y el déficit fiscal cubrirlo con aumento del algunos rubros y servicios, gasolina, gas, etc., ya que habrá más capacidad de pago por parte del pueblo. Impuesto al débito bancario. Es buscar el equilibrio entre lo macro y lo micro. No podemos seguir con los subsidios que solo benefician a un sector de la población (bachaqueros) que colaboran en la distorsión que sufre nuestra economía.

Con una moneda fuerte tendríamos más acceso a los mercados internacionales sin tener que depender del precio del dólar. Tenemos que lanzarnos por este camino, sin miedos ni temores.

No podemos continuar con el mismo esquema, que sirvió para palear el derrumbamiento de los precios del petróleo a 20 dólares pero llego la hora de estimular el aparato productivo e industrialización del país, en base a una moneda fuerte, porque los sectores populares en su desesperación está esperando respuestas inmediatas, y no es con paños calientes que se va a solucionar los problemas de fondo que están afectando al pueblo.

Que no se interprete esto como un ataque al gobierno, sino una propuesta para resolver los grandes problemas estructurales que afectan al colectivo, nuestro comandante guerrero lo visualizó, lo plasmó y lo puso en práctica y tuvimos una economía con crecimiento por más de una década y no me vengan con el cuentico de que los precios del petróleo estaban elevados, porque gran parte de ese dinero se utilizó en proyectos de cooperación internacional con los países del ALBA, Cuba, Petrocaribe. Nicaragua, Bolivia, etc.

Esto conllevara a la liberación definitiva del pueblo de Bolívar, de Chávez y de todos los patriotas que alzan sus bandera para ver el renacimiento y la verdadera libertad de la patria.

Estamos en una encrucijada, crecemos o se muere la revolución. No se visualiza liderazgos emergentes con propuestas alternativas, de tal manera que el destino de la nación está aún en nuestras manos.

 

marlamer278@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1111 veces.



Marlene Mercado Gómez


Visite el perfil de Marlene Mercado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía