Argimiro Gabaldón (Chimiro) corazón y brazo

¡Ah mundo los humocaros donde se hizo leyenda Argimiro Gabaldón con su corazón y brazo!

Los andes cordilleranos de Lara y Trujillo fueron testigos del dilatado accionar del comandante carache. Allí quedo su huella indeleble que no muere.

Antes de irse a la lucha armada, Argimiro asumió el magisterio como compromiso social; ejerció la docencia en las áreas de matemáticas, historia y geografía, así como en artes plásticas y arquitectura, fundador del liceo de Biscucuy, Argimiro no continuó los estudios de arquitectura porque no quiso lucrarse como arquitecto siendo un militante comunista.

Enfrento con coraje y decisión a los gobiernos represivos de Pérez Jiménez y a los farsante gobiernos de la IV republica, gobiernos lacayos que además de reprimir a las organizaciones revolucionarias, confirieron las riquezas del país al imperialismo norteamericano.

Las montañas del estado Lara, sus Humocaros fueron los escenarios de la lucha y organización del pueblo en pos de la liberación nacional y el socialismo.

Fue un rebelde de la ortodoxia marxista, y defendía con tesón y convicción su tesis de la guerra de todo un pueblo. Asumió con valentía y entereza la lucha armada.

Hombre integro, que con su ejemplo logro granjearse la confianza de los campesinos, pues era uno mas, conocedor pleno de la cultura laboriosa del campo venezolano. Un hombre, como muy pocos, reconocido por su señor padre, quien frente al féretro de Argimiro nos dijo "Te dejo al lado de tu madre, pozo y virtudes que me acompañó a sembrar en el alma de mis hijos un profundo respeto por la palabra empeñada", decía José Rafael, quien expresaba al momento de despedir a su hijo: "Yo te bendigo Argimiro y aquí estamos como un soldado tuyo, ¡comandante Carache, mande!", "me siento orgulloso de ser tu padre, eres el hombre que nunca falta a su palabra y a sus principios". Su espíritu aparece cada luna llena montado sobre un caballo blanco en las montañas de Lara, así lo afirma la conseja campesina.

Sus ideales aún están por constituirse, junto a su ejemplo, su gallardía son valores que conforman la base para la concientización y organización del pueblo. Junto al comandante Américo Silva, El comandante Carache son los dos grandes maestros de la guerrilla venezolana. Tu espíritu es sinónimo de la lucha que no cesa.

Decía Argimiro: "Nosotros estamos interesados en hacer la Revolución en nuestro país y la entendemos como un cambio radical en todos los sentidos y en todos los terrenos; como la total y profunda transformación de nuestra Patria, que haga de ella una sociedad justa, sin miseria ni opresión, una nación dueña de sus riquezas, próspera y feliz, un país libre y soberano." Aún, estamos en deuda, de allí que es imperante reivindicar su pensamiento, sus enseñanzas, su senda luminaria.

Argimiro Gabaldón, hoy vas en pos del panteón nacional, donde tu pueblo te acompañara por siempre y reivindica tu pensamiento y accionar.

Había una vez un hombre, siempre lo ha habido, pero como Argimiro, solo de vez en cuando, había una vez un hombre un artesano.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 384 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Heriberto Rivera

Heriberto Rivera

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ideologia/a249263.htmlCd0NV CAC = Y co = US