¿Venezolanos nos desplazamos a la derecha? ¿Raimundo y todo el mundo?

El gobierno venezolano, fundamentado en un discurso, lenguaje simbólico, afirma expresar no sólo el interés popular sino también las políticas de la izquierda latinoamericana, para no decir mundial. Mientas tanto, asume políticas o abandona espacios que ocupa el capitalismo más salvaje y agresivo, en los cuales hasta el pueblo y agentes de distintos niveles del gobierno participan; por supuesto parte de la oposición alojada en la MUD también. El bachaqueo ha continuado, ahora al parecer, a través de una red que se apodera de las bolsas del CLAPS y revende a precios escandalosos. Los productores y comerciantes de todo lo imaginable ponen los precios que les vengan en gana sin atender siquiera a las "sacrosantas" leyes del mercado; los huevos son un ejemplo fehaciente; mientras el gobierno, ocupado en demasía en no derrumbarse, abandonó por completo aquellos espacios.

El área farmacéutica, o motor farmacéutico, un espacio por demás sensible, del cual depende la salud de los venezolanos, lo asignó el gobierno a un funcionario que ha dado contundentes demostraciones, desde tiempo atrás, que no está para esos trotes y en buena medida por eso mismo, las medicinas no se hallan, escasean cada vez más y de hallarse cuestan un ojo de la cara. Ya el salario mínimo no alcanza para comprar una caja de 15 pastillas para la tensión arterial. Y el paciente, por lo menos, debe tomar una diaria.

Quienes quieren deshacerse del gobierno, por razones estratégicas ajenas a lo nuestro, que el grueso de la gente ignora y hasta le parece un cuento de camino o una invención infantil, es cierto, entorpecen todo intento de aquél de rehacer las cosas por las vías o procedimientos tradicionales, los únicos que conoce, pero también los mismos que en el discurso dice querer abandonar, como el rentismo. Se pega a Dios para que el barril del petróleo suba bruscamente y en eso se le van los días. Mientras tanto espera que sus motores, incluso el relativo al "arco Minero", arranquen y en eso también se le va la vida, de en tanto angustiarse, porque es poco el margen de maniobra que le queda.

Es asombroso, uno lo detecta en la conversación diaria, como crece entre los venezolanos la idea que el interés de EEUU y sus grandes capitales nada tiene que ver con lo que ahora pasa y es más, que es risible pensar que ese "interés" esté centrado en lo nuestro. Es decir, en ese debate el Departamento de Estado y sus aliados a lo interno han destruido lo que el accionar y discurso de Chávez creó. La crisis y la desesperación han llevado a eso.

Porque es cierto, uno lo sabe, ya hasta está generalizada. Hay guerra económica y en ella, como ya sugerimos al principio, participa mucha gente del pueblo y hasta del gobierno mismo, no por hacérsela a este o servir los intereses de las enormes fuerzas adversas a él, sino por simple comportamiento acorde con la lógica del capitalismo, lo que incluye robar, estafar, contrabandear, especular, enriquecerse rápidamente, etc.

Todo ese cuadro de descomposición y hasta incompetencia, le genera al gobierno un cada vez más creciente marco opositor. Es cierto que las formas de lucha opositoras, la guarimba, terrorismo, violencia en fin, como en el pasado, cuando más o menos esas mismas prácticas las implementaba la ultra izquierda, no suma las masas. Pareciera cierto que el respaldo popular del gobierno ha disminuido ostensiblemente, para también que la oposición no lo recoge, porque para decirlo en una parodia "no sólo de violencia vive el hombre".

Pero también es obvio que a nivel de las vanguardias el gobierno se debilita. Hace unos días, muy pocos, los partidos PCV, REDES y Patria Para Todos (PPT), dieron unas declaraciones que para este servidor fueron un deslinde del gobierno y de lo que con éste componían, el "Gran Polo Patriótico". Es un disparate del gobierno hacer cálculos políticos apelando a la maquinita de sumar. Es la vieja idea, hasta derechista, conservadora, anticientífica, de creer que en política dos más son cuatro. Por eso no le dan valor desde el gobierno a ese fenómeno. Para sus integrantes o quienes lo manejan, esos movimientos "arrastran pocos votos" y ese juicio tiene el peso de la verdad.

Uno de los representantes de esos partidos, al ser interrogado por un periodista acerca de sí habían decidido abandonar ese frente, se refería al GPP, respondió "no estamos abandonándolo porque no existe. No se reúne, ni a nosotros por ningún medio se nos consulta o escucha". Es más, anunciaron que se proponían formar un bloque aparte, pese no anunciar irse al bando opositor.

Parece ser cierto, allí están movimientos como "Marea Socialista", el grupo que forman Navarro, Ana Elisa Osorio y otros, que la oposición, distante por ahora de la MUD crece y este nuevo bloque, salido del GPP, podría hasta sumársele. Es natural que eso suceda. Por la crisis del país, la incompetencia, vacilaciones, indecisiones del gobierno, falta de claridad acerca del qué hacer, sectarismo, etc. hasta pudiera resultar algo sano.

Pero, por las fuerzas en pugna, la vulgar intromisión del Departamento de Estado y el imperialismo todo, la amenaza y ofensa que eso implica, factores de la izquierda internacional, de manera hasta muy lógica, asumen la tarea de manifestarse a favor del gobierno venezolano. No pueden hacer otra cosa. Los mueve la contradicción fundamental. Los intereses y derechos históricos de América Latina y de los sectores explotados a nivel mundial, enfrentados al gran capital y el imperio, que no es sólo Estados Unidos. Y esa sola manifestación pudiera crear un marco de referencia y hasta un nuevo deslinde a lo interno. A un simplismo, maniqueísmo, al cual apela un alto representante del bando oficial, "estás conmigo o contra mí".

Pero a nivel interno, pareciera uno percibir no sólo un fuerte radicalismo opositor, donde la forma de lucha violenta, por lo menos ahora mismo toma preeminencia dentro de lo que compone la MUD, sino que factores ajenos a esta, como por una extraña fuerza de atracción, falta de claridad y hasta audacia, sin percatarse se ven atraídos también hacia ese bando.

Uno lee declaraciones de gente o grupos, hasta hace poco con posiciones claramente antiimperialistas, entonces conscientes del peligro histórico que ese fenómeno del capitalismo comporta, como hasta Pepe Mujica, eso evaden y parecieran confundirse con la gente de la MUD, y, lo que es peor, parecieran, por razones incomprensibles, ignorar toda la carga premeditada de violencia, ajena al derecho a reclamar el bienestar popular y hasta por las elecciones mismas que pudieran ser las formas adecuadas, porque es lo constitucional, para intentar superar las dificultades; por lo menos, en lo inmediato, las que están envueltas en esas condenables formas de lucha que enfrentan a venezolanos, hasta verdaderas y directas víctimas de la grave crisis económica e institucional. Es decir, por tanto desear salir del gobierno, al cual no le ven futuro ni capacidad de respuesta a las necesidades de las mayorías, pudieran estar acercándose demasiado a lo extremo del bando opositor, como acallar el discurso antiimperialista y dejar de advertir acerca de él.

La natural inconformidad con el gobierno, la incapacidad de este para hallarle salidas a la crisis, la intemperancia opositora desde espacios de la MUD, brindan oportunidades para el asentamiento de un nuevo marco opositor. Siempre he sostenido lo que es evidente; en la MUD no es posible diseñar un proyecto coherente porque allí las diferencias son muy hondas. Eso lo sabe medio mundo. Por esto también he dicho, que observo posibilidades de acercamiento con amplias oportunidades para acordarse en materia económica entre gente ahora incómoda en la MUD y esa nueva oposición y todavía falta. Pero no hay el atrevimiento y la audacia necesarios, Lo que uno percibe es que esta, en el discurso por lo menos, habría que averiguar por qué, abandona banderas de lucha fundamentales, como las que serían su estandarte y pareciera asumir un discurso que lejos de atraer fuerzas hacia ella, la lleva directa y en retroceso a sus antiguos adversarios. Pareciera creer, que su adversario fundamental es el gobierno y no las fuerzas que sirven al imperialismo, las cuales no están compuestas por todos aquellos, que en estos últimos años, han venido haciendo oposición al gobierno. La cosa no es tan simple. Esas nuevas fuerzas opositoras, por el discurso que han asumido, casi unilateral, corren el riesgo de terminar haciendo causa común con los factores que siempre combatieron. Lo advierto. He visto mucho muerto cargando basura. La MUD misma ya es un viejo cuadro pintado en base al mismo fenómeno, el "puritito" antichavismo, como diría un mexicano, en vida de Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1112 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a244023.htmlCd0NV CAC = Y co = US