Ensayo sobre la paz en Venezuela

Me parece positivo que el 30 de octubre se reúnan en Margarita las dos derechas más importantes del país y establezcan reglas de coexistencia en la paz de la que ambas hablan que, a decir verdad, uno ya sospecha que no es la paz que queremos los venezolanos, SINO LA PAZ DEL SEPULCRO DE LOS DERECHOS SOCIALES DEL PUEBLO. Quizás esta última tampoco está bien definida porque tenemos cierto nivel de polarización entre afectos al Gobierno, afectos a la MUD y un porcentaje de ciudadanos mucho mayor que estas dos minorías, que no se identifican ni con unos ni con otros y que quieren una nueva manera de practicar la política y la economía para emprender los cambios que el país requiere con urgencia.

(a) La paz de la MUD Bien extraña ya que incluye desestabilizar internamente al país además de solicitar cartas democráticas y decretos imperiales que tuercen el brazo. Para graficar esta paz vale recordar ciertas descargas de arrechera y guarimbas que constituyen delitos de la lesa humanidad nuestra. Como símbolos de esa paz pueden mencionarse incendios de preescolares con niñitos y niñitas dentro, "miguelitos", guayas degolladoras, bazucas y francotiradores profesionales que disparan a la cabeza con gran puntería.

Los factores de la MUD piensan que a mas tardar en 2019 serán gobierno y desde ya están proyectando la versión de la paz que les conviene. Un país gobernable con algo de chavismo a cuestas, pero que tal paz permita el endeudamiento eterno con el FMI con todas las implicaciones que siempre trae en materia de gasto público (arrasar con las pensiones, por ejemplo), despidos masivos y privatizaciones. Esta paz se levantará sobre nuestra miseria y con la represión de la fuerza armada. Si se desborda la protesta interna recurrirán a los cascos azules de la ONU. Es previsible que eso no sea todo, seguramente embarcarán y someterán al país en acuerdos internacionales secretos que impulsa Estados Unidos, como el Trade in Services Agreement (TiSA) y que establecen desregulaciones que permiten a transnacionales adueñarse y depredar nuestros ambientes naturales y a nuestra clase trabajadora sin afrontar responsabilidad alguna.

Miremos hacia nuestra hermana Argentina, hacia nuestra hermana Grecia, dos casos que evidencian el futuro que nos aguarda tras la fachada de paz, de lucha por la libertad y la democracia que mascullan los dirigentes de la MUD. Es probable que hasta lleguemos a formar parte de la OTAN, como Colombia. Tal parece que gracias a la obra de gobierno del Presidente Maduro esta perspectiva sombría será una realidad.

(b) La paz del Gobierno Tan lúgubre como la anterior e igual que ella, esta paz crea una gran angustia en el país con su ineficiencia frente a colas, desabastecimiento de alimentos y medicinas y altos precios de todo cuanto tenga precio. Sería mas provechoso para el Pueblo una guerra popular prolongada contra esta situación que esta paz gubernamental que es su ineficiencia.

A decir verdad el Gobierno es pródigo en materia de su paz y la invoca y solicita frecuentemente para aplicar su política de bonificación del salario, que causa gran desazón -nada parecida a la paz- en la clase trabajadora cuando esta piensa en su presente y su futuro: Hambre y hurgar dentro de basureros. También se nos pide paz y paciencia mientras los ladrones del caso de las divisas guardan en paraísos fiscales el fruto de la rapiña de dólares que tanto daño y miseria ha sembrado en el país. Curiosa la paz que coexiste con la corrupción en las "altas y bajas esferas" de estas derechas, evidenciada en este putrefacto caso, y que es una de las caras de la crisis ética y económica que desmorona la paz de los ciudadanos.

(c) Se les ve el bojote Ya que le hemos visto el bojote a la paz del Gobierno y a la del oposicionismo ciego y traidor a la Patria, que la padecemos en el estómago y en el espíritu, sería oportuno apuntar que esa paz que quizá comiencen a buscar en Margarita no es la Paz del Pueblo. La que ellos pudieran concertar en reuniones de las que apenas sabemos que son secretos sus temas de discusión, no va a girar alrededor de la emancipación del país de la tiranía del capital, ni de nuestra miseria administrada y concertada entre transnacionales, gobiernos capitalistas y banqueros. De esa paz no podemos esperar que algún octubre de algún año sea el mes de la lucha contra la corrupción, tal y como dijera el presidente Maduro en uno de sus arrebatos retóricos frente a las cámaras y los medios. Por cierto, alguna vez también dijo que le daría cestaticket a los pensionados.

Lo cierto es que mientras estas derechas practican sus versiones de paz se pelean entre ellas causándonos a todos un desasosiego muy grande. Esta trifulca entre las derechas implica, entre otras manifestaciones, la alteración de la famosa paz social y la ingobernabilidad que desmorona la institucionalidad democrática, tan necesaria para que funcione la "normal" explotación del hombre por el hombre a la que ya estábamos acostumbrados y que en nuestro conformismo y despalomamiento cotidiano hasta nos daba una cierta "felicidad". Hasta ahí hemos llegado por falta de conciencia crítica.

Ahora todo es un caos extremo que no deja ni funcionar normalmente al neoliberalismo salvaje que en el fondo comparten la MUD y el Gobierno. Por eso mismo es que parece sensato y positivo que el Papa que nos nombró a un cura nada pacífico como Cardenal, esta vez nos enviara a su segundo al mando en el Estado del Vaticano para propiciar el encuentro entre las dos derechas y facilitarles el encuentro de una paz común a ellas y a las oligarquías, y que permitan una pacífica explotación capitalista del hombre por el hombre sin tanto sobresalto anticonstitucional. Esta paz no será construida por los venezolanos y venezolanas de forma libre, es diseñada e impuesta por los poderes fácticos y de los cuales las cúpulas del PSUV y de la MUD son apenas sus operadores visibles.

NUESTRA PAZ es la que da tener derecho al trabajo, a la alimentación, a la salud, educación y debe ser construida por hombres y mujeres libres en socialismo, negado éste por el genético fascismo-capitalismo de la MUD y por las prácticas populistas-reformistas de Chávez mas las prácticas social-neoliberales de este gobierno ineficiente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3104 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: