Vientos de la sabana

Las fauces del leviatán escondido

Sería Job en sus penurias el último hombre que vio las fauces del leviatán destrozar la humanidad en las oscuras noches bíblicas cerca del mediterráneo. Por lo menos así lo entenderíamos del relato de San Jerónimo en su traducción del siglo cuatro al latín de la Vulgata. Algunos lo pintan de serpiente otros de dragón, lo cierto es que este monstruo del mal no tiene otra intención sino de acabar con la humanidad sin temor ni compasión.

Así podemos ver a muchos opositores que se están empezando a quitar la piel de ovejas, con la que lograron engañar y manipular a algunos incautos, para torcer los resultados a su favor con un aguerra económica sin cuartel, desmedida, brutal, implacable, que postró a gran parte de la población a largas colas en los mercados y abastos para poder conseguir los alimentos y productos de primera, segunda y última necesidad. Creando con esto un acaparamiento, una especulación y delitos como el bachaqueo y contrabando de extracción. Además de una inducción a una espiral inflacionaria que lesionó a gran escala la economía nacional. A esto le inyectaron una guerra al precio de la moneda con su portal dólar today y una omnipresente propaganda para exaltar los odios y la maldad. Ciertamente la rabia y la inconformidad generalizada la derecha la capitalizó con un descontento a su favor.

Lo anterior permeó la conciencia política y revolucionaria y se produjo el revés electoral circunstancial donde motivaron a los ni ni y durmieron a muchos de quienes si creen y están con el proyecto social de transformación.

La culpa no fue del pueblo ni de quienes siguen y apoyan esta revolución bolivariana y chavista, fue el pueblo víctima de una dura y cruel campaña que le alteró la psiquis debido a las políticas bien diseñada desde el imperio para provocar la rabia, una inconformidad, un malestar y perder temporalmente la credibilidad y confianza es esta revolución, en este sueño de patria bonita.

Esto amerita urgente que empecemos la gestión política y gubernamental con una sana y profunda revisión. Esta revolución ha vencido 18 de 20, es el segundo revés y si tenemos conocimiento que de cada adversidad el espíritu chavista se renueva en potencia de amor, fortaleza y madurez política.

Ya por allí, las voces agoreras de la maldad apátrida, andan con un sarao violento y retador, algunas de sus caravanas han mostrado la violencia y algunas afirmaciones de sus dirigentes han arremetido contra trabajadores y contra las mujeres. Son apenas los colmillos asesinos de ese leviatán que llevan dentro, ese monstruo que emerge de las profundidades de la oscuridad que no pueden controlar ni atar ni dominar, en realidad son su esencia y que habían sólo logrado disfrazar con una piel de ovejitas y corderitos inocentes. Fue así como lograron persuadir a algunos desprevenidos que llegaron a pensar que estos traerían algún cambio. Así olvidaron todos los esfuerzos de la gestión social de un gobierno que ha tocado la sensibilidad humana en las comunidades, que les ha dado inclusión social y reivindicaciones sociales de suma importancia. Que hace un esfuerzo pese a la constante guerra de los grandes centros mundiales del capitalismo por asegurar la gratuidad en la salud, en la vivienda, en la educación en la democratización de los medios de información en el acceso a las nuevas tecnologías, entre tantas y tantas obras de amor social.

No permitiremos sus ofensas, no la aceptamos, hay un gran dolor y una gran tristeza pero todo eso lo traduciremos en energía motivadora en la raíz originaria ideológica; haremos una profunda revisión telúrica que nos sacuda el alma… buscaremos en Chávez el qué hacer y cómo hacerlo, para conseguir las nuevas victorias en las nuevas batallas que se nos avecinan.

Los que venimos de años de lucha entendemos que este revés lo convertiremos en lecciones para revisar objetivamente la estrategia para apelar a la autocrítica, a la ofensiva y sana construcción en avanzar a la recomposición y restructuración las fuerzas de avanzadas y revolucionarias; y poder en unidad ejecutar el reimpulso necesario en medio de una gran reunificación en todos los que creemos en la revolución bolivariana y chavista. El chavismo está vivo!, es latente, no está tirado al piso, hemos sufrido grandes etapas adversas y la hemos superado. La partida de Chávez fue dura; pero nos sigue dando fuerzas para seguir adelante, ese es el faro y nos alumbra hacia la victoria.

Seguiremos con la vista en alto, mirando más allá del horizonte donde nos esperan nuevos paisajes halagadores y victoriosos para el pueblo venezolano y para la paz del mundo. Contamos con millones de hombres de alta conciencia que no los mueve una arepa ni un rollo de papel de baño ni ninguna mezquindad u odios. Somos una potencia amorosa y nos asiste la verdad. Reconocemos el trabajo de las Ubch, contamos con una estructura moral de hombres y mujeres de alto compromiso político y social y con una Fuerza Armada Bolivariana que no se resquebraja por espejitos ni falsas ilusiones de leviatanes disfrazados de ovejitas.

A ellos, a esta derecha perversa, les funcionó su recetario maligno, ese golpe continuo del que nos habló Chávez una vez, sus ínfulas y ansias de poder los llevará a un conflicto de poderes, a alterar la gobernabilidad y acá estará un pueblo sabio y consciente, unido, rodilla en tierra, llenos de amor y esperanzas, que son combustibles de muchas batallas para consagrarse en las victorias. Seguiremos venciendo.

Modestamente, advertimos que la Constitución provee elementos para enfrentar sus arremetidas y defender todos los derechos del pueblo y vamos a salir a la calle junto al pueblo a defender las conquistas sociales que nadie puede arrebatar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1390 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor


Notas relacionadas