Estafa especulativa al pueblo está en campaña

Medidas de todo orden ha tomado el equipo de gobierno a fin de combatir ola especulativa de una planificada Guerra Económica con fines golpistas y secundados desde el propio despacho-Obama, pignorada por la parasitaria gorrona compuesta por la jauría "política-industrial" de la oligarquía y sus plebeyos actuantes directos que comen de las migajas del capitalismo. Gran lección está dando nuestro pueblo ante esta aberración de unos cuantos empecinados que se dicen "venezolanos" y venden la patria a cambio de un ulterior sombrío gobierno-Estado en manos del FMI, de los Fondos Buitres (holdouts) y cuanta alimaña neo-capitalista-liberal sea posible. 

Campaña silente está siendo dirigida por su amo del norte; su incapacidad provoca que éste se encargue de manejar acciones, preparan para el Día-D bélicas actuaciones sin dejar de acometer su estafa especulativa al pueblo, ese dividendo es parte de las miajas del imperio. Resultados de Argentinas les alegra el ojo, craso error, son dos escenarios distintos, olvidan que estamos hechos de barro indo-afro-caribe, de que somos un excepcional mestizaje e irrepetible, de que las memorias de Guaicaipuro-Bolívar-Chávez, viven hoy.

Dado el avaricioso hecho ultrajante de que para la opositora oligarquía no hay ni existen ningún tipo de valores, salvo el valor de su plusvalía, y, en donde no desperdician su insaciable codicia, vemos crecer este calculador desconcierto social que inocula de su infección a gente de igual ralea, pero de muy baja concepción de la socialización colectivizada, adivinan que su arrestada pobreza pueda conseguir solución en la estafa especulativa. Una clase media sacada de la vorágine de 40 años y una clase pobre en ascenso social-económico, ambas debido a las justas políticas revolucionarias.

Se entrampan aspirando escalar posesiones y posiciones de una inagenciada clase alta-burguesa; boliburguesía, entrenándose para pretenderse codear o ser oligarcas, y esa, es la más decepcionante actitud de ingratitud. La campaña de estafa especuladora también está basada sobre la ignorancia. "Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción". No erró Bolívar visionado tiempos futuros, nuestra desidia educativa, hoy nos cobra con creces sociales, porque después de que han transcurrido 194 años de "independencia" lograda el 24 de Junio de 1821 en el glorioso Campo de Carabobo, seguimos padeciendo del mayor de los males de una nación, su educación sin orientación.

No tiene precio alguno la educación, no hay contingentes pérdidas en su inversión. Se reconocen los esfuerzos que la revolución hace, y de que, no escatima voluntad para alcanzar logros excepcionales; pero no nos basta con eso, debemos profundizar a cambios acordes con la nueva idea socialista, halar esa empolvada alfombra de piso histórico burgués y darle el sacudón, porque de nada y para nada nos ha de servir educar a medias y con grandes rasgos de influencia del colonialismo asaltante; eso sería, como mantenernos idiotamente en misma constante campaña de estafa especulativa auspiciada por nosotros mismo. Estaríamos contribuyendo en financiar nuestra derrota educativa; conviviríamos con factores enemigos-negativos a los que queremos o intentamos erradicar: Mal educados estafadores especulativos siempre en activa campaña contra sí mismo, contra el pueblo, contra el país y contra la independencia soberna

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1287 veces.



Omar Ignacio Pinto


Visite el perfil de Omar Ignacio Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Ignacio Pinto

Omar Ignacio Pinto

Más artículos de este autor


Notas relacionadas