Aféresis Comunal

Los vocablos de la historia se escriben en términos muy desiguales; y es objeto de la disparidad toda vez se encuentran en la encrucijada del criterio, y cuando miden intereses que desnivelan la intencionalidad original. La historia es testigo presencial de muchos desvariantes acontecimientos, ingentes momentos históricos en los cuales referencian Poder por la magnitud de la fuerza bruta; diríase, a lo que la humanidad le calificó Arte de Guerra, y ella tienen en sí, premisas, su brutalidad es disfrazada, puede ser de orden bélico, diplomático, fría, atípica o tipificada como de Guerra de Primera a sucesivas Generaciones Tecnológicas. La tecnología nace una vez la que mano del ser pensante roza dos piedras y producen el mágico fuego, da luz al camino de nuevas ideas, es un medio de defensa contra la fuerza de seres no pensantes, es un accidente que revoluciona la capacidad de imaginar e inventar, es el ascenso a una neo era evolutiva y en la cual la humanidad acensa-destensa de aciertos y desaciertos

Pero a tiempos de hoy, obviando el transcurrir de la historia, mas, tomando su legado, y seguir haciendo historia, nos descubre la fatalidad de su mal uso, pues, a medida que la evolución emerge de los volcánicos del tiempo, nuestra humanidad demuestra su evolutiva autodestrucción; no logra superar su mal uso del fuego, y jamás logra contener lo auto-agresor de su interno; y pese a que se refugia en la fábula de sus ideas teológicas, no sale de la lujuria de acabar con el semejante y para lo cual creó reglas discordantes, orden jurídico-religioso que le conducen a una meta involutiva.

Mas, todo no es del todo negativo y un ala de la humanidad discrepa, lo Comunal incide en rebotar y en el recomponer de una Sociedad intrínseca en lo guerrerístico que le ostenta erróneo poder; hay factores de orden natural que son indispensables para el equilibrio de la humanidad y de su hábitat Pacha mamá como así los originarios le llamaron. Pero factores de imperialismo han conformado su descomposición, un urbe de un modernismo materialista sin medidas, un mercantilismo sin sentido, y un ufano afán de riqueza enferma a la humanidad; la humanidad olvida su mortalidad individual y los llamados "Elegidos" por diferencia de credos, raza y sociedad imaginan poder terrenal y extraterrenal, se hacen de la herramienta signada por el valor monetario para convertir a la humanidad en una feroz fiera en competencia por el poder y valor metálico que le ascienda al control de los de abajo. En el Protocolo de Sion se revela el Plan Mundial. La subdivisión de la humanidad en cuanto a su papel, infiere, y si bien la diversidad constituye el performans, también la radicalidad es instrumento para combatir a poderes absolutos y determinantes impositivos promotores de la guerra.

Resurgen entonces las ideas Comunitarias ensayadas y vividas por humanidades que comprendieron lo menester de la solidaridad, y en el mundo y en sus Continentes esa idea fructifica y viaja a través de la palabra escrita; la imprenta se torna en arma, en primero como vid de la consciencia, del cognitivo y raciocinio, pero se torna en letal no siendo desaprovechada la palabra para contravenir y ser confuso mediante la nigromancia. La palabra se manipula por factores de poder que se aúnan, religión e imperio pactan a solas como poderes, lo religioso acondiciona y siembra timo en la humanidad, mientras el imperio Emporia con controles de la riqueza para sí, y de la pobreza para el común. Y así han transcurrido milenios tras siglos, humano vs humano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 337 veces.



Omar Ignacio Pinto


Visite el perfil de Omar Ignacio Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Ignacio Pinto

Omar Ignacio Pinto

Más artículos de este autor