Hay que fregar corotos sucios

Hay gran ruma de corotos sucios no sólo en el hondo fregadero de PDVSA; revisemos cocinas aledañas al proceso, revisemos fregaderos repletos de corotos y pailas con grasoso hollín producto del inoloro gas que adormece consciencias, sepamos que por momentos el galardón de corruptela se lo ganó la petrolera, sepamos que hay gran competencia y hay delirantes añores para arrebatar ese distintivo, sepamos que hay quienes apuestan a comandar negocios pseudo legales; y no nos ha de sorprender que haya más añagantes delictivas en otros fregaderos empresa-institucional, porque en la viña de la política de todo hay, y roguemos a la Constitución para que nunca apiade de ellos, roguemos a la justicia para que su balanza no incline y ajuste bien su venda.

Y desde otro punto de vista es menester que apuntalemos cómo desmenuza el influjo jerárquico en los andenes de la política; porque al parecer, ahí radica lo malévolo que sugestiona al hallase inmerso en la duda del honor propio y atreverse a violar valores y principios a cambio de codiciosas remuneraciones e ingente poder, roja manzana en el paraíso político que no destierra al relapso y que permite libertad de praxis sin timos a la justicia restaurativa; el perdón sin medidas o el perdón cortés que amaña.

Guerra avisada nunca mata soldaos; sino que lo diga RR y familia, E del P, MLOD y conyugue, CAC y asociados desde Colombia/USA, y tan solo por mencionar algunos socorridos por erradas o no estrategias políticas que quizás con el pasar de historia se ponga al tapete de la información al desclasificarles y cundo ya no sean noticia caliente ni de importancia impactante para la opinión. Muchos desearían ser eruditos de la política para poder descifrar cómo se da mate y jaque mate en ese su tablero.

Sin ánimo de ser crítico destructivo es bueno permitirse sugerencias que son voz del pueblo llano en cuanto a qué es justicia para él, porque la voz del pueblo, es la voz de la táctica, diríamos que el Poder Judicial debe compenetrarse con sustancias del hijo de la democracia, y que no es otro, que el soberano; diluir con él, da prestancia y da relatividad social, no hay jamás que olvidar que el pueblo, todo lo oye, todo lo sabe y todo lo ve, son de eterna longevidad estos 3 Dones presenciales sólo tazados en él.

Y aunque no hay que poner en tela de juicio al proceso en sí; pero, si hay que exigir más tenacidad en erradicar la corrupción que soslaya tactos y subyace polémicas. Al friego de los corotos sucios hay que caerle en cayapa; gobierno y pueblo, y sin las pretendidas menudencias que secuela de algunos todavía insolentes aprovechadores.

Ojo clínico al detalle de los sucesos corruptivos, que nada pase por debajo de la mesa y que se sustancie la limpieza a todos los niveles; ya es tiempo, justo tomar drásticas decisiones y medidas que desmonten el aparataje obturado para obtener beneficios personales en contra posición a la diana revolucionaria. Eslogan: Necesario es vencer, debe ser estrecha consigna entre Pueblo y Gobierno, Sólo el Pueblo Salva e incluye la estabilidad del Gobierno; Gobierno sin pueblo es motivo sin causa, es pasajero e instantáneo, y una revolución debe perseverar. Moral y Luces para tener Revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 845 veces.



Omar Ignacio Pinto


Visite el perfil de Omar Ignacio Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Ignacio Pinto

Omar Ignacio Pinto

Más artículos de este autor