Como lo veo lo escribo N° 190

Si el pueblo a quien me refiero reaccionara

Debo ante todo, para los que no me han leído, repetir a cual pueblo me he referido en mis escritos; es indispensable hacerlo ya que muchos utilizan esta designación para manejar a una población ignorante de sus derechos y deberes, políticos y sociales. Lo que la hace manejable para los intereses perversos de los que se desvelan por obtener un cargo público; muchas veces sin sentir el significado, ni el lazo que lo obliga a entregarse a quien lo elige para el mandato.

El Pueblo al que me refiero; es todo aquel que se interese por el destino de la Patria y que hace todo lo posible por serle útil. Un bolivariano o bolivariana que respete y se respete y trate de obedecer las leyes por más injustas que parezcan, pero que no se rinda en su lucha por tratar de mejorarlas, tratando de concientizar a sus compatriotas en cada oportunidad que se le presente.

Lo que acontece actualmente, tiene una sola lectura; una gran mayoría de los venezolanos, ha perdido el amor por la Patria; pertenece a ella como el hijo a la madre, que no se hace presente para defenderla. A la madre Patria le faltan el respeto desde afuera y desde adentro, la mancillan ante el mundo y por muchos pendejos se aprovechan de sus recursos (nuestros recursos) y erosionan nuestra productividad e integridad social, para evitar nuestro desarrollo y evitar que logremos lo que visionó Bolívar, una patria grande y soberana que de ejemplo ante el mundo de las virtudes que anidan en el alma de los venezolanos.

Siempre que me preguntan, ¿cómo veo la situación?, no me queda más que responder; que se está perdiendo otra oportunidad de cumplir el legado que vive en los genes de cada venezolano. Ese gen libertario, creador y humano, que se mantiene dormido o aletargado por las intrigas y engaños. Sin lugar a dudas, la providencia ha generado en nuestro espacio continental todas las condiciones para que evolucione un nuevo ser social, con todas las características para ofrecer al mundo la mayor suma de felicidad posible. Por eso los ataques inclementes, tienen miedo al despertar del venezolano, a que se dé cuenta que se están chupando a la patria y le demos un parao a este desbarajuste.

Los causantes de nuestros pesares son unos pocos, pero con gran poder, ciegos ante la injusticia y la exclusión, el hambre y el amor. Por mantener su estatus, irracionalmente concebido, llega a las más aberrantes decisiones contra aquellos que osen rozar sus intereses. Tal vez no siempre fueron así, quizás vivieron la pobreza pero solo con la esperanza de hacerse rico y en ese camino cayeron en las garras de la codicia, que no tiene vuelta atrás. En su mayoría estos seres son los extremos de la superación, son los que representan al que desde arriba te pisa las manos y al que desde abajo te jala por los pies, para evitar que asciendas”; debemos hacer entender cueste lo que cueste. que el de arriba debe ofrecer su mano al que hace esfuerzos por subir y el de abajo debe impulsarlo por los pies para que ascendiendo más rápido, pueda extenderle también la mano en la búsqueda de la superación.

Cambiar a estos seres después de que el poder se le subió a la cabeza es bastante difícil, para no decir imposible; quizás sea cierto que “árbol que nace torcido jamás su rama endereza”, entonces que hacer. La única salida para mí es designar nuevos administradores de la cosa pública, salir de tanta incapacidad e ineficiencia; después de que se pierde el respeto se desvanece toda oportunidad de liderizar cualquier acción por buena que esta sea. Claro, más de uno se preguntara “con que…. se sienta la cucaracha”. A lo que respondería, ¡y entonces! ¿Dónde está ese pueblo que sufre las imposiciones de los manejadores de gente, es posible que ese pueblo se olvide de los que sacrificaron su vida por enaltecer a la Patria?

Los patriotas, los que aman verdaderamente a Venezuela, somos la mayoría, pero nos encontramos sin un comunicante efectivo; dispersos por las mentiras, las intrigas, las calificaciones y sobre todo por la ignorancia política, que nos hace víctimas y cómplices, de los que se afianzan en el mandato sin merecerlo y sin talento para ejercerlo. Los venezolanos no nos merecemos estas vicisitudes; que no es como dicen por allí que son solo el producto de los ataques del capitalismo y sus lacayos internos, sino que su mayor influencia es producida por la incapacidad de los que dirigen actualmente los destinos de la patria, que no han podido erradicar los vicios que cada día hace a los depredadores de gente más ricos y poderosos.

Debemos lograr cuanto antes llenar ese vacío comunicante, el amor por la patria nos obliga a leernos, debatir y tratar de entendernos. Hay que apartar todo prejuicio que vicie la razón de esa unión tan necesaria, que evite que esta oportunidad de dignificar a la patria se pierda. Personalmente he dado recomendaciones y realizado proposiciones que parecen no haber sido leídas como las del librito rojo que obligaba Chávez leer a su gabinete ministerial; pero como solo soy un pendejo no puedo sino sugerir que los lean porque si logramos hilvanar las ideas y reunimos cientos, miles y millones amantes de la patria, dejaremos de ser pendejos y nos convertiremos en verdaderos ciudadanos. Título que el libertador prefería antes de libertador.

Fíjense, ya eligieron a los representantes del Poder Moral y dicen que no es inconstitucional porque el tribunal dio una interpretación del artículo 279 que faculta la elección por mayoría simple; saltándose las dos terceras partes que no es una simple exigencia y que de no lograr un acuerdo, señala la salida con la alternativa de una consulta popular, que también se saltan descaradamente y que en definitiva es como debería ser y he venido proponiendo a lo largo de estos años, ya que el Poder Moral no puede estar bajo el influjo de los otros poderes del estado.; sobre todo la Defensoría del Pueblo si creemos en que “solo el pueblo salva al pueblo”. Leamos y comuniquemos a todos los venezolanos que le están pasando por encima como siempre. Que el pueblo exija que se haga realidad el dicho de “todo el poder para el pueblo”.

‘Artículo 279. El Consejo Moral Republicano convocará un Comité de Evaluación de Postulaciones del Poder Ciudadano, el cual estará integrado por representantes de diversos sectores de la sociedad; adelantará un proceso público de cuyo resultado se obtendrá una terna por cada órgano del Poder Ciudadano, la cual será sometida a la consideración de la Asamblea Nacional. Esta, mediante el voto favorable de las dos terceras partes de sus integrantes, escogerá en un lapso no mayor de treinta días continuos, al o a la titular del órgano del Poder Ciudadano que esté en consideración. Si concluido este lapso no hay acuerdo en la Asamblea Nacional, el Poder Electoral someterá la terna a consulta popular.

Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza; y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la superstición. La esclavitud es la hija de las tinieblas; un Pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción… Bolivar

No dejemos que esto siga pasando, exijamos que se diga la verdad sobre la productividad en el país. Que se publiquen todas las inversiones y sus resultados. Que los tribunales juzguen con premura a los señalados de causar daño a la patria; deje en libertad al que no se le encuentren pruebas y condene a los que se encuentren probados de delito. Necesitamos que renuncien o buscar la forma de sustituir a todos aquellos que se responsabilizaron en la conducción y administración de las empresas básicas del Estado y todas las misiones implementadas que los adjudicados con divisas preferenciales muestren el uso y la utilidad que produjo para el desarrollo del país.

En vez del uso mediático de la imagen del comandante Chávez, hagámosle el honor haciendo realidad su deseo de rectificar el mayor error por el reconocido en el golpe de timón “no haberle hecho seguimiento a todas las ejecuciones y recursos para la patria y su pueblo.

Sigamos también el legado de bolívar cuando señala lo siguiente:

…a veces son los hombres, no los principios, los que forman los Gobiernos. Los códigos, los sistemas, los estatutos por sabios que sean son obras muertas que poco influyen sobre las sociedades: ¡hombres virtuosos, hombres patriotas, hombres ilustrados constituyen las Repúblicas! (Bolivar).

Esos hombres y mujeres existen a lo largo de la patria convoquémoslos a ser útiles y anotarse en el gran movimiento que rescatará el legado bolivariano, ese que producirá la mayor suma de felicidad posible para todos los venezolanos. No permitamos que regresen los detractores de la patria. Tenemos que salir a reconstruir el sector productivo industrial y social del país, de lo contrario estaremos siendo cómplices de los que quieren acabar con Venezuela. No caigamos de nuevo en las promesas lanzadas al viento, el crecimiento no se decreta, se necesita un gran esfuerzo para lograrlo y de la forma en que se están manejando las políticas económicas y productivas, solo se palpa la entrega, el reformismo y la vuelta al capitalismo inhumano.

A los que me siguieron hasta aquí, les deseo, a pesar de todo, una feliz navidad y que aprovechen este tiempo para reflexionar y trazar estrategias que nos permitan tener un próspero año nuevo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3117 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: