XVI.-El golpe de Carmona, sus arranques represivos y papel de la gran prensa

Nota: Este trabajo, como vemos arriba, es el capítulo XVI de mi libro, sin título aún, de XVII capítulos y cinco anexos. Para quienes no lo sepan, con anticipación he publicado dos capítulos. Probablemente, es esta mi posición por ahora, no volveré a publicar otro de esos capítulos. Sólo intento interesar a alguien para publicar este libro, pues no tengo vocación de hermano cristiano, de esos que tocan de puerta en puerta y, por mis cavilaciones, necesito andar libre como el viento.  Razón por la cual mis otros libros están ocultos o resguardados en el mismo archivo donde se halla éste. Como he dicho antes, intento mostrar cómo los golpistas triunfantes, en primer término, arremeten contra los gobernantes que derrocan y muchos de sus seguidores para luego volverse incluso contra quienes en un momento le apoyaron.

                      En verdad, tengo dos libros publicados, uno por un medio privado extranjero y otro porque me gané un premio en concurso oficial nacional. Como cosa curiosa y hasta graciosa, me lo publicaron tres años después del veredicto, de tanto reclamar, aunque el premio metálico nunca me lo entregaron. ¡No sé qué destino le dieron a éste!

                  La confesión de Carmona Estanga ya mencionada, según la cual en el “DECRETO” se optó por llamar a elecciones para un año después de su “toma de posesión, por temor bien fundamentado que si de alguna manera las chavistas participaban ganarían, revela de hecho el anuncio de la necesidad de un plan previo para borrar esa amenaza.

                      Uno puede hasta concederle a Carmona un hálito de buena fe y aceptar que pensaba que pasado un año, atemperado los ánimos, el gobierno de “Transición Democrática”, por él presidido, llamaría a nuevas elecciones y hasta que esto se concretase. Pero si vamos al ejemplo de Pérez Jiménez, encontramos que éste hizo aquellos ofrecimientos y en efecto “los cumplió”.

                      Pasado un tiempo usurpando el poder, después de sacar del mismo al presidente legítimo Rómulo Gallegos, Pérez Jiménez por haberlo ofrecido y presentar un rostro “respetable” a la comunidad internacional, convocó unas elecciones, con un Consejo Electoral por él controlado, con los partidos privados de actuar con libertad y pese todo perdió las elecciones y decidió anular los resultados, detener a los opositores, ahora gente de COPEI y URD, que le habían permitido un margen de decencia y hasta le apoyaron a derrocar al autor de Doña “Bárbara” y “Canaima” de la presidencia. Pero este ejemplo no es el único en América Latina, todos los dictadores y golpistas vivieron el mismo proceso, hicieron los mismos ofrecimientos y terminaron haciendo lo mismo.

                      Por eso, el ofrecimiento de Carmona obedece al mismo instinto de conservación y oculto espíritu continuista; además de pasar por alto los planes del Departamento de Estado que, en estos asuntos son determinantes, como lo muestra la historia de América Latina y la infinidad de documentos que ahora se desclasifican en los propios EEUU.

                      Para sus planes, Carmona y la derecha que con él llega al poder, tienen todo el apoyo mediático nacional e internacional. Ya hemos visto antes cómo reaccionó “El País” de España ante el golpe de Estado. También como los más importantes diarios chilenos se acordaron para posicionar en la mente de los chilenos la necesidad de tumbar a Salvador Allende.

                      Para el Comité Church del Congreso de los Estados Unidos:

                                  “El  Mercurio  fue  un  canal  de propaganda mayor durante

                                   1970-1975, así como lo fue durante las elecciones  de  1970

                                   y  en el período previo al cambio”.

                      En ese informe, el mismo comité agrega:

                            “La CIA gastó 1.5 millones de dólares para apoyar a El Mer-

                                    curio,  el  diario  más  grande del país y el canal más impor-

                                    tante en preparar el escenario para el golpe militar del 13 de

                                    septiembre de 1973”.

                       Basta con repasar la primera nota del Comité Church y recordar que el rol de “El Mercurio” fue más allá de apoyar el golpe militar, continuó sirviendo a los designios de la dictadura con posterioridad. Pero queda claro, no es necesario abundar más en esos detalles, que al lado de “El Mercurio”, en el mismo rol estuvieron otros medios de comunicación, sólo que “El Mercurio fue un canal de propaganda mayor durante 1970-75”, según el informe del Comité Church.

                      El periodista francés Maurice Lemoine en un trabajo titulado “De cómo la prensa del odio inició el golpe de Estado contra Chávez”, habla de un asunto del cual los venezolanos conocemos bastante, pero citamos a él, por su condición de extranjero y con una perspectiva lejana:

                              “Tenemos  un  arma   mortífera  que  es  la prensa y ahora yo

                                      tengo  la  oportunidad  de  agradecerles”,   así  habló el Vice-

                                      -almirante   Víctor   Ramírez   Pérez   el 11 de abril del 2002”.

                                    “Después   de  que  Chávez  llegara al poder en 1998, los cinco

                                     Principales   canales   privados –  Venevisión,  Radio Caracas 

                                     Televisión  (RCTV),   Globovisión   y  CMT-   y  nueve de los

                                     diez principales   periódicos  nacionales,  incluyendo  a El Uni-

                                     versal,  Tal Cual ,  El Impulso,  El Nuevo País y El Mundo, ha-

                                     bían asumido  el  papel de los  partidos  políticos  tradicionales.

                                     Su monopolio informativo los había  colocado  en una posición

                                     ventajosa.”    

                      De manera que el papel de la prensa venezolana, como lo fue en Chile, no estaría sujeta sólo a deshacerse de Chávez y rescatar “la institucionalidad democrática”; suena eso como muy infantil para que la gente inteligente trague el anzuelo. La meta de los golpes ha sido siempre asegurarle a los inversionistas extranjeros, en primer término y sus asociados internos, sus inversiones y que sus negocios marchen con la mayor prosperidad. La “institucionalidad” como hemos visto no es más que una palabra como reluciente para agitar ante las multitudes y complacer los oídos de los mismos que la atropellan. Por eso, el plan de la gran prensa, generalmente subsidiada en estas circunstancias por el Departamento de Estado y los inversionistas locales, beneficiada por los grandes anunciantes que suelen ser los mismos, después del golpe tiene otro plan, que la política por venir asegure los negocios de sus patrocinadores y para eso hay que procurar llegar lo más lejos que se pueda. Si es necesario hasta la dictadura; lo primero, en todo caso es ganar tiempo y sondear cómo se desarrollan los acontecimientos. Por eso, Carmona Estanga y sus socios en el Decreto llama a elecciones para un año después del golpe y eso los diarios elogiaron y apoyaron con frenesí. Como de alguna manera dieron sus respaldos a los atropellos que desató la “breve e incipiente dictadura de Carmona”.

                      Basta revisar los diarios de la época, repasar los abundantes videos, para empaparse de las informaciones sobre las atrocidades cometidas en Caracas por las fuerzas policiales de la Alcaldía de Caracas, ésta en manos de un opositor como lo fue Alfredo Peña, razón por la cual éste se encuentra auto exiliado en EEUU y su jefe de policía Iván Somonovis, quien ahora está detenido y con sentencia firme.

                      Aquel proceder policial se ejecutaba mientras en el Palacio de Miraflores Carmona Estanga se auto juramentaba frente a su hoja en blanco y Leopoldo López y Henrique Capriles adelantaban sus tropelías.

                      El ministro Ramón Rodríguez Chacín, de Relaciones Interiores y como tal, el mayor jefe policial del país, fue víctima del allanamiento de su casa mientras se desarrollaba el golpe por una comisión que encabezaban Leopoldo López, entonces Alcalde de Chacao y Henrique Capriles Radonsky, de Baruta. Ninguno de estos ciudadanos estaba facultado por poder o autoridad alguna para realizar aquel procedimiento y menos contra una persona contra la que no había orden legal de captura o   acusación delictual. Tampoco portaban orden alguna de allanamiento y captura, la cual llegó con posterioridad, emitida por una jueza comprometida en los hechos. Los actos de humillación, agresión verbal y física, ofensa, pasando por irrespetar el hogar de un ciudadano, a que fue sometido el ministro en ejercicio, son notorios y de sobra relatados en la prensa y medios audio visuales con posterioridad. Se llegó al disparate de acusar y justificar aquel atropello a un exmilitar, Rodríguez Chacín es oficial en retiro de la Armada venezolana y para más señas Ministro de Relaciones interiores, alegando que portaba ilegalmente un arma.

                      Igualmente se le allanó la residencia e irrespetó en presencia de sus hijos menores al diputado en ejercicio y gozando de inmunidad parlamentaria, por el simple hecho de ser militante del chavismo, William Tarek Saab, mientras se desataba una cacería contra el Vicepresidente en ejercicio, para convertirle en “ausente absoluto” Diosdado Cabello y se lanzaban rumores como la muerte de Freddy Bernal, a quien también buscaban con afán o “medio lucio” como solemos decir los venezolanos, por considerarle capaz de organizar e iniciar la contra ofensiva con el movimiento popular como en efecto sucedió y la de Aristóbulo Istúriz. Era una manera de justificar de antemano la muerte de aquellos, en caso que los llegasen a capturar, ante los ojos de la gente como un hecho natural dentro de las circunstancias.

                      Con el mismo desenfado, Henrique Capriles Radonsky, respaldado por una serie de personajes como sacados de la picaresca, entre ellos viejos militantes de la contra cubana de los años sesenta, procedieron a allanar la embajada de Cuba en Caracas. Este hecho de suma gravedad, que en veces olvidamos o no le hemos dado el valor que tiene en el mundo de la política y la diplomacia, es todo un discurso acerca de la actitud irrespetuosa que los golpistas tenían y todavía tienen de los valores que todo eso envuelve. Sólo en dictaduras, gobiernos irrespetuosos de toda legalidad y derecho ocurren cosas como esta.

                      Voy a decirlo por necesidad, pero bien sé que el lector conoce de sobra el asunto. Una embajada, del país que sea, no importa la calificación que uno tenga sobre sus políticas y gobernantes, es territorio de la nación y pueblo que representa. Como tal, no hay procedimiento legal que avale su allanamiento y eso podría traer graves consecuencias. Sólo por ignorancia u odio extremo puede llegarse a esos límites. Ese acto significa desconocer no sólo la legalidad venezolana sino también todo el orden internacional. Por lo menos que sepa, ni siquiera Pinochet incurrió en excesos como ese. Esto es mucho decir.

                      El allanamiento de la embajada cubana, los actos represivos antes mencionados y la postergación de las elecciones por un año en el DECRETO Carmona, hablan de lo que en el futuro podría incurrir aquel gobierno y sus asociados.

                       Ahora, en el mes de junio del 2014, el gobierno y altos dirigentes del partido Psuv, fundado por Hugo Chávez, han presentado a la opinión pública nacional e internacional y en diversas instancias, los planes de golpe de Estado que, según los denunciantes, elaboran sectores de la oposición.

                      Ese futuro, como lo hemos mostrado a lo largo de este trabajo, podría aguardar muchas sorpresas a muchos de aquellos quienes ayuden al golpe creyendo ingenuamente que sólo se trataba de “rescatar la institucionalidad perdida” y una salida inmediata ante una situación que no les agrade o conviene.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1475 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a194943.htmlCd0NV CAC = Y co = US