Debo estar mal, hubo un “Sacudón” y no me percaté

Soto Rojas dijo “El sacudón debe ser algo más que un simple cambio de ministros”. Como bien se le conoce como hombre demasiado serio y preocupado por el futuro venezolano y sus compromisos con el socialismo, puse grandes esperanzas en los anuncios que el presidente Maduro haría el martes. Imagine, por lo dicho y sus cercanías con el gobierno –supone uno que las tiene – que estaba enterado que vendrían cosas trascendentes que nos moverían el piso y quizás, como en la Cumaná de mis tiempos juveniles, con demasiada frecuencia, nos pondrían a correr, buscando donde guarecernos ante un temblor de relativa intensidad.

Es más esperaba medidas relativas a la problemática que nos afecta directamente, que no parecen abstracciones y como tales ajenas a la sensibilidad cotidiana de la gente, pues por eso desde un principio el presidente habló de un “Sacudón”. Por eso, me puse frente al televisor tenso, como esos buenos bateadores frente un lanzador presto a no dejarme llevar por una recta demasiado afuera o uno de esos cambios que suelen descolgar a quien espera por devolver la pelota a tierra de nadie. Tan tenso estaba que tuve dificultades con algunos de los míos que hacían me perdiera alguna de las palabras iniciales, abundantes por cierto, del presidente, antes de decidirse a abordar el asunto que le llevó anoche a los medios de comunicación.

Es posible, que la reorganización del gabinete, lo que no estuvo ajeno de los habituales enroques, como el de Iturriza, muy criticado según se dijo, en el Congreso del Psuv, por sus funciones como ministro de comunas al sector cultura, constituya un hecho importante. Es más, para no parecer aguafiestas y por habitual conciliador, hasta diría que está bien; era necesario en virtud de lo complejo de manejar un aparato por demás grande y con tendencia a volverse pesado. Pero esos ajustes, parecieren demandas cotidianas y habituales, tanto como para no definirlas con tanta contundencia como llamarle un “Sacudón”. Sobre todo, habiendo de por medio una serie de dificultades que afectan de manera nada abstracta y si muy concreta a las multitudes, de las cuales nada se dijo.

Lo que pudiera parecer un sacudón, así escrito con minúscula y sin usar comillas, fue la salida de Ramírez. Me parece a mí, quien hasta anoche creía al expresidente de PDVSA, jefe de la economía, etc., etc., un hombre sembrado en el más alto gobierno y por tanto inamovible de su coto.

No obstante, horas antes que Maduro hablase, un amigo me habló que Ramírez pasaría a la vicepresidencia, en sustitución de Arreaza, a lo que le respondí que por razones muy hondas y sensibles, no veía ese movimiento posible ni siquiera recomendable. Dije de manera equivocada que el poder de Ramírez, con muchos fundamentos y bases, le aseguraban seguir donde estaba y además porque necesitaba deshacerse de quienes le impedían cumplir sus ofertas en materia cambiaria que cada tiempo anunciaba para un futuro inmediato; pero en caso de salir, admití a mi contertulio, que no sería a la vicepresidencia, sino al servicio exterior; me lo imaginé, perdida su ascendencia, en una embajada. Quizás me equivoqué, pues todavía la Cancillería es un cargo tan importante y lustre que sirve para apaciguar los descontentos.

Por eso lo de su enroque a la Cancillería, si me pareció un sacudón, pero así como está escrito, sin mayúscula ni comillas; como aquellos temblores de poca intensidad que allá en Cumaná soló nos provocaban desconcierto.

Pero el cambio de Jaua, desde la cancillería que deja a Rafael Ramírez, hacia una vicepresidencia que por los ministerios, funciones que se le asignan y los recursos que habrá de manejar, revelan que si no hubo un sacudón como tal, si la intención de resolver una contradicción que pasa por fortalecer una tendencia que “debe impulsar el socialismo”, así he podido entenderlo; pero también desmontar un poder como el de separar a PDVSA, dueña y señora de las divisas, del manejo de la economía. Ahora el presidente de la petrolera es uno y el manejador de las finanzas es otro. Quizás Maduro vio allí, como lo veníamos viendo tantos, un peligro como ese que el “Estado burgués”, del cual habló, suele atrapar a los individuos y les tuerce la Rosa de los vientos.

Eso del Estado burgués, el burocratismo e ineficiencia que le acompañan, del cual habló Maduro, no es cosa mía, revisen el discurso, fue el motivo que lo llevó a hacer esos reajustes. Pero lo malo es que fueron muy pocos los ministros que salieron, a quienes se les tiene reservado nuevos destinos; entonces, hay razones para creer que de aquello no hubo nada y la nave venía bien, según el nivel del sacudón, sólo que quienes más poder sumaron consideraron llegado el momento de reclamar lo suyo.

Por ahora el Estado Burgués, aunque de él mal se hable, puede seguir tranquilo, como tranquilo los burgueses parasitarios que tuvieron temor a medidas que le movieran el piso. El pueblo tendrá que esperar que esas medidas, como uno también lo desea y aspira, de alguna manera le beneficien.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6103 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a194322.htmlCd0NV CAC = Y co = US