Hugo Chávez

Triste que nos quedemos callados para que no me llamen tirapiedras

Siendo seguidores como lo somos de muchos Camaradas que han alzado su voz ante el peligro extremo de seguir la vía por la que transita La Revolución Bolivariana y siendo defensores del pueblo Revolucionario aun por encima de quien fue su máximo líder, cuando los errores en que incurría se hacían más que evidentes por las consecuencias que ahora nos han traído hasta aquí, la realidad esta ahí y vomita la cara de más de un “revolucionario” conformista que pretenden tapar el sol con un dedo, cosa que hasta ahora ha sido imposible y seguirá siéndolo, por las cirscuntancias que seguirán desatándose sin que haya nadie que quiera o pueda evitarlo.

Mucho se ha escrito al respecto, la verdad es que el grupo que gobierna, cuya cabeza responsable y visible desde todo punto de vista, es el Presidente Maduro, quien no solo debe hacer todo lo posible sino hasta lo imposible por cumplirle al pueblo Revolucionario preservando a La Revolución Bolivariana, aquí ya no podemos hablar de que hay que cumplirle a Chávez, ya el lo dijo “el pueblo es Chávez” por sia a alguno del grupo que gobierna se le olvido.

El error infantil de pensar que asumían la “herencia” como si de cualquier cosa se tratara, de que todo estaba hecho, de que todo estaba decidido, y ellos iban a llegar a “mandar” ha sido la más grande equivocación, pero además, imaginarse como predestinados, solo por estar junto al Líder de La Revolución Bolivariana, soñando el sueño de tontos de que un Liderazgo se hereda y se construye en un abrir y cerrar de ojos y el carisma necesario para ser el gobernante de este pueblo aguerrido y zamarro iba a aparecer como por arte de magia a través de la varita mágica de Hugo Chávez Frías.

Banalizar la situación harto peligrosa en que nos encontramos, dice mucho de quienes pretenden liderar a este pueblo y de muchos camaradas con pluma complaciente ante los desastres temerarios de un gobierno que no ha dado pie con bola para seguir avanzando, ha sido todo lo contrario, en su afán de dominar los reductos revolucionarios verdaderos, han ido como una mala enfermedad corroyendo y colocando sus fichas para ir desalojando a la verdadera revolución, que debe mostrarse fuerte, digna y sobre todo unida para afrontar los embates del enemigo verdadero que ya entro en la cueva.

Estamos ante un gobierno débil y con poca visión y menos estrategia para detener al enemigo que se esta alzando victorioso, pues no solo son las guarimbas, escarceos violentos para aterrorizar a la población, sino que la guerra económica que ha dado resultado a hecho caer en la trampa al gobierno y arrodillar al pueblo pues “quien domina los alimentos domina al pueblo”, he allí los “acuerdos” que son los pactos con otro nombre, cuestión de semántica banal mientras el golpe artero y el terrorismo sigue frente a los ojos inertes de quienes no saben que hacer o hacen poco, más no lo suficiente para derrotar esta etapa de violencia.

Nosotros felicitamos a APORREA, por atreverse a publicar las opiniones más aguerridas y objetivas, sin adulancias rastreras y complacientes de la situación real de nuestra Patria, a veces, la verdad es más dura al decirla cuando la realidad la afirma en cada momento, dudar de que estamos ante una coyuntura definitiva para La Revolución Bolivariana y para el pueblo Revolucionario es darle más oportunidad a la contrarrevolución y a los que desde el gobierno están actuando arteramente en contra del pueblo Revolucionario, para manipular y hacer creer que no es tan grave la situación aunque la realidad diga lo contrario.

Como pueblo revolucionario que somos, no solo nos atreveríamos a mandar PAL CARAJO a quien en este momento debe gobernar obedeciendo al pueblo pero que hace una falacia de esta promesa hecha al pueblo una y mil veces por el Comandante Chávez, sino a todo el equipo que lo acompaña, entonces el pueblo revolucionario como un solo hombre, defendería La Revolución Bolivariana con dignidad coraje y valentía, que si el pueblo se equivoca, siempre tiene la oportunidad de rectificar; allá los adulantes, los temerosos, los ladrones, los oportunistas y los vendepatria que están esperando a que caiga La Revolución que tanto esfuerzo le ha costado a este pueblo durante cientos de años.

“Temo más a un ejercito de 100 ovejas conducido por un León que a un ejercito de cien leones conducidos por una oveja”

Confiamos en el Líder


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2424 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor