Utopías y alegrías para animar el momento actual

Corrian los tiempos de 1983. Tendria yo unos tiernos 15 ciclos de 365 dias de vida. Leia para ese entonces al Gabo y a Carlos Marx. Tambien leia un poco a Vallejo y rei mucho con Rius y su “Marx para principiantes“. Me la pasaba escuchando a Ali Primera y a Silvio Rodriguez, a Mercedes Sosa y a Victor Jara. Seguia a diario las noticias de Cuba y Nicaragua. En fin, vivia pleno de utopias y me decia a mi mismo que yo empezaria a ser feliz en mi pais cuando a los abuelitos le pagaran una pension justa y digna, cuando PDVSA fuera realmente del pueblo, cuando la faja petrolifera del Orinoco fuera reconocida como tal y no como “bituminosa“, cuando se eliminara la pesca de arrastre, cuando el agua potable fuera un derecho constitucional para todos y todas, y cuando tuviesemos un sistema ferrocarrilero que nos permitiera movernos por todo el pais a precios bajos y muy comodamente.

Eran puras utopias. Yo las comunicaba por todas partes, las anhelaba de viva voz en todas partes. Queria que las entendieran y que las anhelaran otros y otras en todas partes y que se luchara por ello. Muchos me tildaban de loco y por supuesto trataban de ofenderme algunos por ahí diciendome “comunista“, “bicho raro“, “trasnochao“, “hippie“ o “loquito“. Pensaba que una revolucion verdadera debia darnos por lo menos aquellas cosas basicas de mi utopia temprana.

Entonces iba en autobuses destartalados para donde me invitaran otros utopicos o loquitos como yo, comiendo pan con mortadela o casabe con cambur, a cuanto encuentro, asamblea, reunion, campamento, concierto, rumba, marcha o congreso se daba para planificar el futuro, visualizar la fantasia en colectivo, pensar en la concretizacion de las utopias.

El tiempo paso y nos dimos esta revolucion que, en mi modesto programa personal socialista utopico de 1983, supero todas las expectativas. Pude ver y vivir en mi madre y otras personas lo del seguro social digno de nuestros abuelitos, lo de una PDVSA del pueblo y lo de la faja petrolifera del Orinoco, se elimino la pesca de arrastre, el agua es de todos y todas como derecho constitucional y el ferrocarril va ahí, poco a poco pero seguro.

Chavez, liderando una gesta utopica y romantica mas loca y hermosa que mi tierna imaginacion de 1983, supero cualquier programa socialista de arrancada en nuestro pais y, lo mejor de todo, sin la violencia que ha caracterizado a otras revoluciones como en Vietnam, Cuba, Nicaragua y otros paises.

Entonces ahora recuerdo y gozo. Recuerdo y me animo para seguir adelante en las utopias y las alegrias pese al clima enrarecido que pretenfe imponer en el pais nuestra pavosa oposicion y la canalla capitalista interna y transnacional.

La solidaridad ha comenzado a aflorar por todas partes ante el golpeteo diario de la especulacion y el acaparamiento. El amor y la cancion comienzan a reunificarnos a los loquitos y las loquitas para no dejarnos vencer por la fiebre del dolar, por los egoismos y la corrupcion. Otra vez le estamos agarrando el gustico a la jodedera, al trabajo en colectivo, al pan con mortadela y al casabe con cambur. Vamos construyendo nuestras casas, sembrando de a poquito, haciendo disciplinadamente la cola, montando el teatro en la calle, organizandonos para un por si acaso los gringos dejan de pagarnos el petroleo, ahorrando energia electrica y haciendo uso racional del agua.

Vamos otra vez con la utopia alegrando los caminos del futuro y contentos y contentas porque el legado de nuestro amado loco mayor no se perdera.

Hemos vivido y conocido el socialismo de arrancada, la utopia originaria, la lucha elemental. Ahora seria muy bueno mejorar nuestro socialismo y profundizar las utopias con mas trabajo, planificacion y honestidad. Proyectar la vida y las soluciones a los problemas actuales con mas alegria y mas determinacion.

Viva Chavez!!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1610 veces.



Rafael Rodriguez Vergara


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: