Merentes y la retórica del desarrollo económico

"No podemos dejar el conocimiento a unos iluminados que nos guíen en la lucha, porque ellos nunca jugarán para nosotros. Hasta que los iluminados seamos nosotros" Martin Kalos.

Leemos y volvemos a leer las últimas declaraciones que ofrece el ministro de finanzas, Nelson Merentes hace pocos más de una semana, y en las cuales −desdeñando las permanentes advertencias de economistas venezolanos, no precisamente vinculados con el sector de la oposición, sobre el fenómeno de la estanflación− anuncia que la economía venezolana  crecerá en el segundo semestre de este año, y que ocurrirá una desaceleración de la inflación.

Lástima que el "filósofo" Pérez Pirela no nos haya enseñado a hacer verdaderos análisis de discurso en su cotidiana programación televisiva, y que en vieja práctica academicista de dominio del conocimiento, pretenda seguir acostumbrando a la población a necesitar de supuestos "expertos" para que nos "expliquen" cómo deben interpretarse los fenómenos político-sociales y económicos del país.

Quizás si el "camarada" Pérez Pirela nos hubiese explicado que el lenguaje intencionado opera desde dos grandes trincheras: las del receptor, quien deduce el significado a partir de las distintas fuentes de las cuales dispone; y las del enunciador, quién se las ingenia para ver de qué forma envía el mensaje para lograr eficaz y eficientemente su intención comunicacional; el ciudadano de a pie, que somos todos los que no formamos parte del poder constituido, los que no disponemos del inmenso poder y alcance de los grandes medios informativos, los que recibimos diariamente tanta información noticiosa intencionada de uno y otro bando electoralmente contendor, valoraríamos más la importancia en aumentar el número de fuentes que nos permitiría tener una visión más integral de cualquier fenómeno que nos afecte.

Pero, ¡claro!, ¿para qué? si "el canal de  todos los venezolanos" así como el gran caudal de medios del sistema nacional bolivariano de medios públicos, nos regala diariamente  una fortalecida programación de explicadores y expertos que nos dicen qué es lo adecuadamente correcto pensar para que podamos dar la respuesta adecuada en la próxima contienda electoral.

De allí también que el lenguaje económico sea uno de nuestros flancos más débiles, de los cuales ahora nuestro ministro de finanzas hace uso para hacer gala de una retórica centrada en conceptos macroeconómicos que "aspiran" a ser confirmados a través del cierre del ejercicio fiscal del segundo semestre del año, justo después de las elecciones municipales. Qué cosas… ¿no?

Este lenguaje económico de la dominación que se fundamenta en la escasez de fuentes de información con las que cuenta el ciudadano común, hace énfasis en determinados temas en desmedro de otros (qué se dice, cuánto se dice, con qué nivel de profundidad se dice y qué se obvia intencionalmente); activa referentes que están al alcance de los colectivos sociales como el del "enemigo externo" expresado en el sabotaje, y la especulación (que si bien existe ciertamente y es importante dentro de la situación de crisis económica que vive nuestro país, no han sido debidamente controladas por el Estado y no constituyen los principales agentes causales del fenómeno del desabastecimiento y la inflación).

En este mismo orden de ideas, el lenguaje colonizado que emplea el discurso del ministro de finanzas hace uso de la ambigüedad y de los eufemismos para ocultar información relevante, al tiempo que disfraza la realidad económica que agobia al ciudadano común venezolano, con aparentes formas de participación democrática. Es así como después de una guerra mediática, acompañada por un discurso incendiario en contra del empresario Lorenzo Mendoza, acusándolo de acaparamiento de los productos básicos, el gobierno anuncia que revisaría la estructura de costos de los productos regulados con una periodicidad de tres a cinco meses, estructura de costos que dicho sea de paso el pueblo sabe que nunca ha sido real en nuestra vida diaria.

Y es así como el ministro, en el colmo de la desfachatez, declara:

"Creo que es oportuno tener un período de tiempo para estar observándolo. Esto quiere decir que tomas una variable, ves cómo se comporta: si se comporta de tal manera de que (sic) puede bajar un precio regulado, se baja; si se comporta de tal manera de que (sic) debes dejarlo estable; si se comporta en función de que (sic) tienes que hacer un incremento, lo puedes hacer. Es un problema de cómo se mueva la dinámica económica", explicó.

¿Y de quién es responsabilidad la «dinámica económica»? se atrevería a preguntar algún "ignorante" en materia económica. Y quizás no falte un flamante funcionario que sostenga: De la «dinámica económica» somos responsables TODOS, para acusar el discurso aquel de la participación protagónica y corresponsable. El TODOS ambiguo e igualitario que actúa como estrategia encubridora de la cultura de la corrupción y la venalidad.

¿Ha variado las formas de comunicar la información económica que tenía la llamada cuarta república con respecto al discurso que esgrime la proclamada quinta república? ¿Hemos logrado descolonizar el lenguaje económico?

Pensamos que lo único claro es la validación en la práctica de un modo de producción fundamentado en una economía extractivista en los que los conceptos de economía para la emancipación alimentaria o economía de autoconsumo, pasaron a formar parte de una excusa discursiva para aprobar proyectos que no hicieron más que desangrar nuestra ya precarizada economía y hacer posible una importación descoordinada de los rubros productivos, ante una flagrante imposibilidad del Estado de asumir una gestión económica eficiente que proporcionara una oferta competitiva alternativa que tuviese el poder de controlar los factores que generan el desabastecimiento y la inflación.

La solución de la actual crisis estructural que vive el proceso bolivariano nos reclama el acercamiento al lenguaje económico, que pasa indiscutiblemente por una lectura entre líneas que recupere todos esos factores discursivos de los que hicimos mención: desde el énfasis discursivo de unas informaciones por sobre otras, hasta el develamiento de la ambigüedad discursiva que puede entrañar aquella frase sobre la "máxima suma de felicidad posible" que proclamara el Libertador en una época en la cual comenzaba apenas a germinar la compleja estructura de la sociedad capitalista.

Instamos, una vez más, a que se abra el debate sobre la situación económica del país e invitamos a todos los colectivos sociales a leer y realizar aportes al documento de construcción colectiva ¿Qué hacer?, bajo la responsabilidad del ex ministro de Planificación Felipe Pérez Martí, que pueden encontrar en el siguiente link: http://laguarura-impresa.blogspot.com/2013/07/que-hacer.html

Miremos sin apasionamientos el camino recorrido y evaluemos con racionalidad los logros y errores cometidos. Ninguno es desdeñable para seguir la marcha, y ambos nos impulsan a aprender la lección inobjetable: No existen soluciones mesiánicas para salir de este inmenso atolladero que pone en riesgo el proceso revolucionario venezolano. Si es verdad aquello de que sólo el pueblo salva al pueblo, el pueblo debe acceder a la información económica descolonizada y construir en forma colectiva y solidaria, los mecanismos que irán venciendo la mentalidad de ciertos "iluminados" que juegan a nuestra ignorancia y nos siguen conduciendo por el camino del capitalismo. No hay tiempo que perder, ni tiempo −como decía Martí− para enseñarnos los puños entre hermanos. Necesitamos marchar en estratégica y auténtica unidad popular.

¡Qué viva el socialismo, único sistema posible para vencer la opresión material y espiritual que nos mantiene en miserias y deteriora nuestro ambiente humano y natural! ¡Qué viva el espíritu libertario del ser humano que siempre renace y se sustenta de las luchas del pueblo! ¡Todo el conocimiento al pueblo! ¡Todo el poder de decisión a las verdaderas organizaciones populares!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2372 veces.



Gladys Emilia Guevara


Visite el perfil de Gladys Emilia Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gladys Emilia Guevara

Gladys Emilia Guevara

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social