Religión y anticomunismo

Las recientes declaración del Cardenal Urosa Sabino, han provocado un revuelo dentro del marco de las izquierdas venezolanas, desde las más socialdemócratas hasta las más radicales e incluyendo a los comunistas; volviendo al celebre cardenal, este ha declarado que Chávez nos lleva al maléfico y terrible mundo del COMUNISMO especie de infernal lugar, el cual  ni siquiera la gloriosa pluma de Dante podría describirnos, si tomáramos en cuenta las palabras del cardenal, el infierno dantesco seria una especia de agradable posada veraniega comparada con el tenebroso COMUNISMO.

Es alarmante darse cuenta, una vez más, lo profundamente reaccionaria y retrograda que es la Iglesia Católica, como innegablemente es también reaccionaria la religión en si misma como forma de aproximación y comprensión del mundo. Esto los comunistas debemos asumirlo con valentía y como una argumentación de principio, no es propugnar una campaña ateísta y de insulto a los creyentes, pero debemos aclarar contundentemente que toda religión es profundamente reaccionaria y que solo la masificación  de la educación, la cultura y del conocimiento científico, solo la apropiación por parte de las masas trabajadoras y populares de los mas elevados principios de la solidaridad humana y de la centralidad del hombre y la mujer en el destino de la sociedad, harán que se superen esas rémoras pre-históricas de la religiosidad; a los creyentes por supuesto no se les debe agredir, el deber en la construcción del socialismo es la formación y el conocimiento para que la gente comprenda y supere, todas esas explicaciones fantásticas y mitologías del mundo.

Marx lo afirmo claramente la religión es el opio de los pueblos y el lamento del alma oprimida, la religión es una concepción del mundo, que a estas alturas del desarrollo de la sociedad, es una postura profundamente reaccionaria y retrograda. La religión nace como un primer esfuerzo por entender la realidad y poco a poco se convierte a su vez como consuelo del ser humano primitivo, en un mundo primitivo, precario y duro ante el cual muchas veces no comprende el por que de tantos fenómenos. La religión como fe y como estructura siempre ha jugado un papel retardatario, tenemos el ejemplo de fundamentalismo islámico que justifica la lapidación de mujeres infieles o por que simplemente se enamoran de un hombre de otra confesión; que justifica la poligamia y el chador como una  la tradición religiosa;  o la iglesia católica que condena el uso del preservativo como mecanismo de prevención de enfermedades venéreas, estigmatiza la planificación familiar y que glorifica la miseria como antesala del paraíso; el Budismo que justifico siglos de atraso feudal en Nepal y su Dalai-Lama flamante agente de la CIA como es públicamente conocido en los Estados Unidos.

La confrontación mas eficiente contra el reaccionario catolicismo venezolano, no es propugnar una especia de cristianismo rojo o decir que Yahvé es el primer bolchevique, hay que atacar la medula reaccionaria de la iglesia católica, su armazón ideológico su concepción metafísica e idealista del mundo, decir que dios creo al mundo y rige su desarrollo; ante esto los comunistas decimos el desarrollo de la materia creo al universo y a nuestro mundo, del profundo cambio dialéctico surge el ser humano en sociedad, este ser humano crea con sus pensamientos las primeras reflexiones para intentar explicárselo de allí, nace dios y la religión. En este mundo, la sociedad humana se transforma solo por la feroz lucha de clases, y del esfuerzos de los dominados por crear sociedades mas justas y desarrolladas, aquí es donde esta la real explicación de las cosas.

Las acciones reaccionarias de la iglesia católica, deben ser combatidas por los comunistas desde el campo de la ciencia y desmontando concienzudamente la “racionalidad ideológica” de la religión y el carácter clasista y retardatario de catolicismo como instrumento de opresión de la clase obrera, que bendijo los crímenes del fascismo mussoliniano, que creo la fantasía de los misterios de Fátima en Portugal como instrumento ideológico contra la revolución bolchevique y la efervescencia revolucionaria del proletariado en esa época, ese catolicismo que asesino en la hoguera a Giordano Bruno y encarcelo a Galileo, de la iglesia católica que aplico la limpieza étnica en el medio oriente durante las cruzadas, y pare de contar cuantos crímenes, cuantos horrores bajo la cruz.

Cuando los trabajadores conquisten por fin una sociedad en donde el autogobierno, la solidaridad, la producción y distribución socializada de lo creado sea un asunto común humano, cuando la cultura y la educación sean un deber y derecho activo de toda la sociedad, dios y la religión quedaran en el basurero de la historia.

(*) Prof:

Comunista.

vladimirabreu@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1766 veces.



Wladimir Abreu (*)

Historiador. Profesor universitario

 vladimirabreu@hotmail.com

Visite el perfil de Wladimir Abreu para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad