Solidaridad con los ex trabajadores del Consorcio Sadeven Vinccler Sodinsa

La Hojilla, Aporrea y Un Grano de Maíz

Los que vimos el programa La Hojilla  de anoche pudimos ser testigos de un “reclamo” que hizo Mario a la página de Aporrea.org  por no haber publicado el artículo de Antonio Aponte “Un Grano de Maíz” del día de ayer, amén que después aclaró que sí fue publicada por la conocida y apreciada página a la que leo a diario, así como también veo La Hojilla y leía desde que Mario la inició, precisamente, en este portal comprometido con el proceso revolucionario.

 A mí, en lo personal, el reclamo me generó ruido, casi me pareció una imposición solapada desde la ventana mediática de Mario. Creo que el equipo de aporrea no tiene problemas en publicar los artículos de un Grano de Maíz, porque esta página ha dado muestras de promover el debate en el campo de la revolución y, hay que decirlo, aporrea es una de las poquísimas ventanas que tiene el movimiento popular, estudiantil y de los trabajadores para denunciar y expresarse.  Mientras que al articulista Antonio Aponte le sobran ventanas impresas y digitales para (con mucho respeto lo expreso) difundir y cabalgar lo “que se dice desde arriba”, pero resguardándose de lo “que se dice desde abajo” que es esencialmente por donde camina y se blinda el actual proceso revolucionario.

Me refiero al burocratismo, el oportunismo, a la corrupción, que aunque nos duela reconocerlo, están tan presentes en la V como en la IV.  Es decir Mario, casi igual que en tu programa, y no se molesten, esto es objetivo: allí  no vemos que se le de la voz a los que no escuchan, así griten. Al contrario de Aporrea.org, que aunque a veces se muestra con algunas debilidades, sobre todo en la parte de noticias que son más de entes gubernamentales que del movimiento popular, sí le abre su espacio comunicacional a los de abajo, a la base, a los trabajadores, a los campesinos, a los estudiantes y sobre todo promueve el debate en todos los niveles.

¿Qué hubiese pasado con el Encuentro de los intelectuales si sólo hubiese habido la ventana mediática tuya o la de Antonio Aponte, por ejemplo? Tu no hiciste referencia al evento y Antonio Aponte dio la critica en su columna de manera irrespetuosa y con una vehemencia que no se justifica porque no sólo descalificó el evento sino que colocó a esos compañeros casi en el campo de la contrarrevolución.  En cambio, la página de aporrea se dio a la tarea, no sólo de publicar las intervenciones de los que asistieron a este evento (lo que nos dio la oportunidad de conocer y juzgar lo que allí se dijo, que en caso contrario habrían quedado como “barbaridades” en contra del proceso y de Chávez), sino de publicar las distintas opiniones de las organizaciones políticas, sociales e individualidades que se pronunciaron sobre el debate, en contra o en su defensa y de quienes se dedicaron a argumentar desde distintas ópticas la necesidad de la crítica, la importancia de la misma dentro del proceso revolucionario y los riesgos que se corren si permitimos que se silencie. Militantes de base que se expresaron a favor del mismo porque consideran que son un reflejo de los mismos debates y  críticas que ellos realizan en las fábricas, en las empresas, en las comunidades, en los liceos, en las universidades… pero que lamentablemente no tienen un programa como el de La Hojilla donde puedan acudir a llevar sus conclusiones ni una columna diaria como la de “Un Grano de Maíz” que sirva como altavoz para darlas a conocer.

¿Qué ha dicho Un Grano de Maíz o La Hojilla acerca de la propaganda de Mc Donald`s que se exhibe en el Diario VEA? ¿Del antiparabolismo de los funcionarios del gobierno a rebajarse los sueldos que no son precisamente de crisis? ¿De la corrupción de algunos funcionarios que están a la pata de Chávez y que no son para nada críticos? ¿De las actuaciones erróneas de un Ministro o Ministra con el pueblo que ha apoyado este proceso, por citar un ejemplo: caso Sadeven Vinccler Sodinsa, que sólo se le publica en aporrea.org sus denuncias y su protesta invisibilizada después de más de dos meses durmiendo ante las puertas del Ministerio de Trabajo, esperando ser atendidos? ¿De los excesos de los cuerpos de seguridad del estado en contra de estos trabajadores? ¿Sobre el debate que se debe abrir sobre los medios de comunicación que queremos y necesitamos, más allá de desmentir a Globovisión?

Mario, una vez que se corona el proceso como lo hizo el pueblo venezolano con Chávez en 1998, viene, seguidamente, uno de los problemas centrales de toda transición revolucionaria: la actuación de los hombres y mujeres en cargos de dirección. Ellos son los ejemplos: por el impacto de sus actuaciones blindamos el proceso o lo desbarrancamos. Detrás de las instituciones, las organizaciones o entes colectivos del proceso están los individuos sometidos a la lógica implacable del capital, que también tiene sus conspiradores de carne y hueso.   La historia de los procesos revolucionarios esta llena de experiencias en ese sentido y que con el tiempo se comprobó, que muchas de ellas, estaban llenas de falsificaciones. Esa historia está llena de un cinismo espeluznante: ve la historia de la URSS y contrástala con sus últimos actores, que eran parte de la nomenclatura del PC y que ahora son parte de los prohombres del capitalismo de cada uno de los países en que se pulverizo ese proceso. ¿A que crees tú que se debió eso? Tenemos un resultado, pero ¿cuáles fueron los antecedentes?

Fíjate que es un debate difícil. Mientras tanto, tomo partido: me quedo por ahora con aporrea.org y con los trabajadores de Sadeven Vinccler Sodinsa porque teniendo menos herramientas que un hombre o mujer de dirección: siguen amando a Chávez, pero al mismo tiempo no dejan de combatir unas contratistas y unos gerentes de PDVSA que han robado a la nación y perjudicado a sus familias. Pareciera una contradicción, pero las realidades son las realidades. Una dirección, con el apellido revolucionaria, nunca permitiría lo que está sucediendo en la Plaza Caracas con esos trabajadores, porque simplemente se orientaría por sus reflejos de clase.         Por eso hay que pararle bolas a Chávez: "El Diablo está en los pequeños detalles"

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 12767 veces.



Florencia Herrera


Visite el perfil de Florencia Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social